Real Zaragoza: ¿a la quinta va la vencida?

«El tiempo es muy lento para los que esperan…» pregonaba William Shakespeare, Zaragoza lleva inmerso cinco años en una espiral de la que aún no puede escapar.  Un lustro en Segunda División se hace algo largo para una afición que sufre año tras año para ver la reconstrucción de un histórico en horas bajas.

Las generaciones más jóvenes no recuerdan aquel fatídico día que el Atlético de Madrid certificó el descenso del Real Zaragoza de Primera División o el gol in extremis de Araujo en Gran Canaria, que dejó a los blanquillos a las puertas del cielo y ya son pocos los recónditos recuerdos de Los Magníficos, La Recopa de Nayim o Galletti derrotando a los Galácticos. A partir de ahí, el desacierto y los despropósitos e incluso la mala fortuna se asentaron en la ciudad del cierzo. Una dolorosa derrota en la última jornada hace dos temporadas dejó al Zaragoza sin playoff, hecho que a veces es mejor dejarlo enterrado en la memoria porque del pasado se aprende no se recuerda. Tampoco cabe celebrar la permanencia zaragocista de la temporada pasada después del desacierto de tres técnicos de la casa. La quinta temporada de plata seguro que dará que hablar para una afición que necesita una alegría.

Los años, los entrenadores y los jugadores van cambiando por la capital del Ebro mientras que el objetivo otro año más sigue siendo el mismo: ascender a Primera División ya sea de forma directa o por playoff. La pretemporada no pudo empezar de mejor manera cuando el club y Hacienda llegaron a un acuerdo que garantiza la supervivencia del Real Zaragoza, como mínimo otros tres años. Además, los blanquillos podrán aumentar el techo salarial para la contratación de jugadores, y el presupuesto para confeccionar la plantilla de este año rondará los cinco millones de euros.

Renovación al completo

La incoporación la pasada primavera de Lalo Arantegui y una nueva dirección deportiva, han devuelto la ilusión tras observar de reojo el gran trabajo realizado por la reciente directiva en la vecina Huesca. El cuerpo técnico también ha sido renovado al completo y Natxo González ha cogido las riendas del vestuario gracias a su excelente temporada en Reus. Su estilo de juego basado en la solidez defensiva es una de las pautas a instalar rápidamente en un equipo que destacó negativamente por la sangría de goles recibida el año pasado. Sin embargo, el técnico vasco tendrá un reto aún mayor. Solamente cinco jugadores continúan en el club (Zapater, Valentín, Ros, Pombo y Ratón), el resto son nuevas incorporaciones que el técnico vasco tendrá que reajustar en esta revolución masiva para conseguir un bloque que luche por el ascenso.

Natxo González es el elegido para devolver al Zaragoza a Primera División. Fuente: Real Zaragoza

Natxo González es el elegido para devolver al Zaragoza a Primera División. Fuente: Real Zaragoza

Atrás han quedado los fichajes de renombre, Lalo y compañía han apostado por un perfil característico de Segunda División, y que lleguen a La Romareda con ganas de trabajar.  Junto al técnico vasco han llegado a Zaragoza para cubrir los flancos defensivos Alberto Benito y Ángel Martínez después de una temporada más que regular en la costa mediterránea. Las salidas de Carcelén, Fran, José Enrique y Cabrera dejaron en mínimos la parcela defensiva solo cubierta por los canteranos Lasure y Delmás, que se han ganado un hueco en la primera plantilla tras lograr el ascenso con el filial. Algo similar han sufrido sus compañeros del centro de la zaga, dónde Jesús Valentín y Zalaya se quedaron como únicos referentes en este puesto. Para reforzar la columna defensiva han llegado el italiano Grippo, que ha dado una sensación de contundencia en los primeros amistosos, y el portugués Verdasca. Sin embargo, la directiva maña no descarta la llegada de alguna pieza más en el centro de la defensa.

Zapater sí, Cani no

La mala noticia de la temporada ha sido la despedida del fútbol de Rubén Gracia «Cani». El de Torrero, una de las referencias tanto dentro del vestuario como para la afición, ha decidido colgar las botas este verano. Cani seguirá ligado al club de sus amores gracias a un puesto en la dirección deportiva blanquilla. Por su parte, Zapater, otro de los iconos de la cantera zaragocista, seguirá vistiendo el brazalete de capitán otra temporada más. El ejeano sigue destacando por su regularidad y sacrificio en la medular, tal como lo certifican los 42 partidos disputados el año pasado. Ros y Eguaras se disputarán un puesto en el doble pivote junto a Zapater. El tudelano espera ganarse la confianza del técnico después de un año lleno de altibajos. No obstante, Eguaras llega a La Romareda después de no poder evitar el descenso del Mirandés a Segunda B. El excanterano del Bilbao ya ha adquirido la experiencia y los galones necesarios para llevar el manejo de un conjunto que quiere aspirar a todo. Pisando fuerte desde el filial llega Guti. El mediocentro ha realizado toda la pretemporada con el primer equipo pero tendrá ficha del filial, cabe recordar que el día de su debut anotó un gran gol frente al Tenerife.

Una de las novedades en la parcela atacante ha sido la apuesta por la juventud. Sin contar a los canteranos, el Zaragoza ha sumado a sus filas a Febas, Oyarzun, Papunashvili y Borja Iglesias todo futbolistas sub-23. El ilerdense Febas viene a poner  su elegancia y calidad en los metros finales buscando un último pase. Sin embargo, su buen manejo del balón pueden colocarle también en el doble pivote junto a jugador de contención intentando lograr una salida de balón más limpia.  Oyarzun y Papunashvili mostrarán su descaro y desborde por los extremos. El vasco aún tiene reciente una lesión de larga duración, lo que ha causado su ausencia en algunos entrenamientos de la pretemporada para evitar recaídas musculares. Papu pone la gota exótica al equipo. El georgiano procede del Dinamo Tblisi,  fue observado personalmente por Lalo Arántegui y su mano derecha José María Barba antes de ser firmado por el club. El joven extremo destaca por el desborde y su precisa zurda.

La incógnita del gol

Borja Iglesias ha sido el hombre del verano a las orillas del Ebro (sin olvidar a Gaizka Toquero), tras elegir Zaragoza teniendo quizás otras ofertas deportivas más atractivas; equipos de Primera División estaban interesados en él. El joven delantero procedente del Celta B anotó la friolera de 42 goles la pasada campaña y quiere convertirse en el hombre referencia aragonés. Para ello, el gallego tendrá la difícil papeleta de sustituir a Ángel y que la afición maña olvide a base de goles la infructuosa salida del club del punta tinerfeño. Como complemento de Borja Iglesias, el club ha firmado a un futbolista de renombre: Gaizka Toquero. El «Lehendakari» jugó sus mejores partidos en las filas del Athletic de Bilbao, siempre acompañado de otro punta y llega libre tras acabar contrato con el Alavés. A sus 33 años, el veterano delantero viene a aportar su polivalencia, trabajo y garra a una zona atacante falta de curtirse en batallas.

Gaizka Toquero ilusiona a una grada falta de referentes. Fuente: Real Zaragoza

Gaizka Toquero ilusiona a una grada falta de referentes. Fuente: Real Zaragoza

Además de Toquero y Borja Iglesias, el club ha decidido darle la oportunidad a Rai. Este joven brasileño da el salto al primer equipo después de enamorar a los dos técnicos anteriores. El brasileño tuvo la oportunidad de debutar como titular en La Romareda en la última jornada del año pasado dejando sensaciones positivas tanto al cuerpo técnico como a la grada. Otra posibilidad ya contemplada por Natxo González es la inclusión de Buff como falso 9, desplazando a Toquero a un costado. El suizo destaca por sus cualidades técnicas y puede ser usado por el técnico en todas posiciones de arriba. Los cuatro jugadores citados anteriormente son una incógnita de cara a gol. Borja Iglesias es el hombre en el que el club deposita más confianza en el apartado goleador, si continua con sus cifras personales, el Zaragoza es candidato al ascenso. Por otra parte, los otros tres (Toquero, Buff, Raí) nunca han destacado en la faceta goleadora, así que el club estudia seguir reforzando la parte de arriba en búsqueda de un jugador que asegure 8-10 goles por temporada.

El único problema: los descartes

Cinco nombres son el quebradero de cabeza de Lalo Arantegui: Edu Bedía, Manu Lanzarote, Álex Barrera, Jordi Xumetra y Xabi Irureta. El club busca una salida fructífera para estos «descartes» que no cuentan ni en las sesiones tácticas del equipo. El problema llega cuando «Todo está condicionado al asunto de las salidas que tienen que producirse. Tenemos un margen salarial y, ahí, hay que contar todo. Tanto los jugadores que incorporamos como los que salen. Es difícil ahora mismo valorar una nueva incorporación hasta que no sepamos cómo va quedando la plantilla», aseguró Lalo.  

Los descartes no entran en las sesiones tácticas del técnico. Fuente: Real Zaragoza

Los descartes no entran en las sesiones tácticas del técnico. Fuente: Real Zaragoza

Edu Bedia frenó su salida al Reus buscando una oportunidad de continuar en el club sin éxito. Manu Lanzarote fue renovado automaticamente la temporada pasada por cumplir una de las claúsulas de su contrato, el catalán quería quedarse pero el club le abrió la puerta de salida. Quizás sea el primero en abandonar el equipo y su destino podría ser Reus, Mallorca o India. Jordi Xumetra comenzó la pretemporada con el grupo intentando conseguir ganarse un hueco ya que su poca participación en el juego del equipo debido a la lesión arrastrada de la pasada campaña. Pero sus actuaciones no han dado los frutos y saldrá de la entidad. Ni Álex Barrera ni Xabi Irureta cuentan con ofertas de otros clubes, además el guardameta vasco tiene uno de los salarios más altos de la plantilla. El club teme que la situación se alargue hasta final de agosto y la rescisión de contrato sea la única alternativa posible.

Luces y sombras

La pretemporada blanquilla no se podría definir como satisfactoria en cuento a resultados. Los maños solo han conseguido una victoria en los seis partidos disputados, dejando aparte su compromiso con el filial. El único resultado positivo fue aquel 2 a 0 cosechado contra el Levante en Pinilla (Teruel). El resto de compromisos se han saldado con empate o derrota incluyendo un empate contra el Logroñés y una derrota contra el Villareal B y Mirandés, conjuntos de la categoría de bronce del fútbol español. Finalmente, el Eibar se llevó el Trofeo Carlos Lapetra en La Romareda después de un 0 a 2 en el típico partido previo a la liga.

Las sensaciones en cuanto a juego han alternado el positivismo con la incógnita. La portería y la defensa quizás han sido el quebradero de cabeza para Natxo González. Ratón no ha mostrado seguridad en los balones aéreos y sobre todo la zaga, se ha desquebrajado en acciones de peligro mostrando una falta de química entre sus integrantes. Así que el técnico vasco tendrá que meditar si Cristian Álvarez debuta en la meta zaragocista en el primer partido de liga contra el Tenerife, o debe esperar en el banquillo hasta ponerse en forma. Pombo ha sido el jugador más destacado de la pretemporada demostrando un crecimiento más que notable desde que Láinez le diese un hueco en el once.

Los aragoneses abrirán la primera jornada -un viernes- de Segunda División en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife. Los tinerfeños han visto como algunos de sus jugadores han hecho las maletas en búsqueda de nuevos retos. Comenzar la temporada positivamente sería una subida en la moral para los blanquillos que llegan al encuentro inmersos en dudas e incógnitas. La afición zaragocista deberá esperar hasta la segunda jornada para ver a su equipo. Será frente al Granada, recién descendido y con la mente puesta en volver a Primera por la vía rápida.

El Zaragoza no consiguió levantar el Carlos Lapetra ante el Eibar. Fuente: Toni Galán

El Zaragoza no consiguió levantar el Carlos Lapetra ante el Eibar. Fuente: Toni Galán

Jesús Chueca

Estudiante de Periodismo de la Universidad de Zaragoza. Actualmente sufriendo con nuestro Real Zaragoza desde Oporto.

También te podría gustar...