Real Zaragoza 1 – 2 CD Numancia: Quien perdona, lo paga

El Numancia ha dado la sorpresa en La Romareda clasificandose para la final del playoff de ascenso a Primera División. En una Romareda llena a reventar, los numantinos dominaron la primera parte pero el Zaragoza desperdició 5 ocasiones claras para ponerse por delante en el marcador en la segunda mitad. íñigo Pérez silenció el estadio con un disparo desde fuera del área cuando peor estaba el Numancia. Mikel González puso el empate  que mandaba todo al tiempo extra  hasta que Diamanka desataba el delirio de la afición rojilla desplazada a Zaragoza en una de las últimas jugadas del partido.

El fútbol es el deporte más seguido en todo el mundo por partidos como este. A veces el equipo que merece llevarse la victoria es derrotado por su rival de la forma más cruel. El partido de esta tarde en La Romareda ha sido el mejor ejemplo de ello. Los maños llegaban al encuentro con “cierta” ventaja tras empatar a uno en Los Pajaritos y tener el factor clasificación a su favor pero, sin embargo, el fútbol no entiende ni de favoritismos ni de justicia. El Zaragoza perdonó y perdonó una sentencia de muerte a su rival que vio atisbo de vida en un disparo desde larga distancia mientras que el balón no quería entrar en la portería excelentemente defendida por Aitor. Los dos técnicos modificaron sus planteamientos respecto al partido de ida. Natxo González cambió la pareja de centrales. Mikel entró en lugar de un Verdasca que vio el partido desde la grada mientras que Benito sería el jefe de la banda derecha en sustitución de Delmás. Febas gracias a sus grandes minutos en Soria se ganó la titularidad y Toquero entró por Pombo intentando calcar el partido de la primera vuelta en casa en la que el vitoriano anotó un doblete.  Arrasate también movió fichas. Higinio jugó como 9 titular y Elgezabal se situaba en el eje de la zaga para que Escassi fuera el pivote y tapar las conducciones de Papu.

El choque comenzaba con un ritmo elevado. El Numancia se hacía con el control del balón desde los primeros minutos buscando acercarse a la portería de Cristian Álvarez. Los sorianos bien plantados no dejaban al Zaragoza practicar su juego habitual con el balón y los maños se sintieron muy incómodos durante toda la primera mitad. El plan numantino de partido de Arrasate tuvo que ser modificado cuando antes de llegar al minuto 10 Unai Medina pidió el cambio por molestias en el gemelo. En su lugar entró un incisivo Nacho que creó bastantes problemas a Lasure. La intensidad se iba apoderando del choque ya que las ocasiones llegaban por cuentagotas. Nacho disparó al poste un tiro raso cruzado desde la frontal del área e Higinio cabeceó fuera por poco un centro de Markel. El Numancia avisaba ante un Zaragoza que no le salían las cosas. Borja era un islote que luchaba solo contra los centrales, Toquero no conseguía estar preciso y Papu no tenía espacio para conducir gracias a un fuerte marcaje de Escassi. La ocasión más clara zaragocista llegó en el minuto 45 cuando Toquero centró una bola que Zapater remataría solo a las manos de Aitor. Los maños no lograban estar nada cómodos en su propio estadio a pesar de tener el resultado ” a favor” ante un Numancia que crecía con el paso de los minutos y empezó a creer que todo era posible.

La segunda parte fue completamente distinta a lo visto anteriormente por los espectadores. El Zaragoza saltó al césped con otro aire, un aire de dominador. En las primeras internadas en campo contrario, Borja Iglesias fabricó una jugada de espaldas que dejaba solo frente a Aitor a Zapater, pero el ejeano pensó demasiado en su definición y remato desviado.  Los maños seguían apretando a un Numancia que parecía no haber salido aun del túnel de vestuarios. De nuevo, Borja Iglesias asistió a Papu con un pase en profundidad para que encarase con todo el tiempo del mundo al portero. El georgiano erró en un remate muy centrado que Aitor Fernández despejó a córner gracias a un pie milagroso cuando toda La Romareda ya cantaba el gol. Los de Natxo González comenzaban a acumular ocasiones erradas y no iban a ser las últimas. Poco después, Toquero peinaba un saque de portería de Cristian Álvarez para que Borja Iglesias se aprovechase de una mal medida de Elgezabal para definir ante Aitor con todo a su favor. El gallego definió a un lado que el portero adivinó con otra gran intervención aunque la jugada no terminaría ahí ya que Papu recogía el rechace para mandar el balón fuera. Tres ocasiones más que claras y el marcador seguía en blanco. El vendabal continuó con otra oportunidad perdida cuando Borja mandó fuera su disparo escorado tras recortar a Aitor en el lateral del área.

Papu dispara en una de las ocasiones más claras del partido. Fuente: Heraldo.es

Papu dispara en una de las ocasiones más claras del partido. Fuente: Heraldo.es

El Dios del fútbol volvió a hacerse terrenal para impartir la injusticia que hace a este deporte tan bonito. El Numancia se acercó por primera vez al área zaragocista y se acercó tanto que incluso llegó a ponerse por delante. Íñigo Pérez enganchó un disparo seco desde la frontal que enmudeció a toda La Romareda, nadie se lo creía, el Zaragoza pasaba de poder haber ido ganando por goleada a estar virtualmente eliminado. Quien perdona la paga y así fue.  A partir de aquí, el guión cambió completamente. Los sorianos sabían que un gol del Zaragoza mandaba el partido a la prórroga pero un tanto suyo dejaba todo más que sentenciado así que fueron con toda su caballería a por el segundo. Entretanto, Borja Iglesias no pudo conectar un buen cabezazo a un centro de Lasure. Los maños seguían con la pólvora mojada y Guillermo remató con otro cabezazo pero Cristian Álvarez atajó. Las ocasiones no cesaban, Pombo puso en aprietos a Aitor con un disparo desde dentro del área pero tuvo que ser el central Mikel González quien metiese la bola dentro de la portería. Tras un saque de esquina, Borja remató mordido y Aitor en su intento de despejar el “globo” maño dejó en bandeja el tanto al central vasco. Los maños tiraban de épica a 10 minutos para el final.

El choque se encaminaba a la prórroga y ambos equipos parecía que daban por bueno que el desenlace se jugase en el tiempo extra. Posesiones insulsas y miedo a perder, mucho miedo a perder. Los maños sabían que si mantenían el resultado la eliminatoria era suya y el Numancia tenía que ir al ataque si quería pasar de ronda. Llegaba el minuto 90 y la desilusión llegaba a la capital maña. El omnipresente Íñigo Pérez centraba un balón al corazón del área para que allí Diamanka, exjugador zaragocista, rematase a gol y desatase el delirio visitante. Se había acabado de la forma más cruel con un gol en el último minuto cuando más ilusión había en el estadio, el Zaragoza confirmó su sexta temporada consecutiva en 2º División. El Numancia con más efecitividad que su rival supo aprovechar las pocas ocasiones que tuvo para llevarse el gato al agua y jugará la final ante el vencedor de la otra eliminatoria, la ida se disputará en Los Pajaritos.

Ficha Técnica

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Benito, Grippo, Mikel González, Lasure; Eguaras, Zapater, Febas (Buff, 83), Papunashvili; Toquero (Pombo, 62) y Borja Iglesias.

CD Numancia: Aitor Fernández; Markel Etxebarría, Elguezábal, Carlos Gutiérrez, Saúl; Escassi, Íñigo Pérez, Diamanka; Medina (Nacho, 7), Marc Mateu (Pere Milla, 81); e Higinio (Guillermo, 60).

Árbitro: Cordero Vega (Comité Cántabro). Amonestó a Escassi (37), Elguezábal (40), Mikel González (72), Zapater (82) y Grippo (91).

Goles: 0-1, min. 63: Íñigo Pérez. 1-1, min. 79: Mikel González. 1-2, min. 90: Diamanka.

Incidencias:  34.500 espectadores en La Romareda

 

 

Jesús Chueca

Estudiante de Periodismo de la Universidad de Zaragoza. Actualmente sufriendo con nuestro Real Zaragoza desde Oporto.

También te podría gustar...