Rayo Vallecano 2-1 Real Zaragoza: El Rayo mete la directa camino de Primera

El Rayo Vallecano se ha adjudicado los tres puntos en el partidazo de la jornada y que lo convierte en un firme candidato al ascenso directo. Los vallecanos, gracias a los goles de Raúl de Tomás y Trejo, logran una victoria que les mete de lleno en el ascenso directo y pone tierra de por medio respecto al resto de sus perseguidores. El Zaragoza corta su buena racha en un partido en el que los de Natxo González no estuvieron cómodos en ningún momento.

Con un ambiente de Primera División, los dos equipos saltaron al estadio de Vallecas con un respeto más que palpable y con un rigor táctico que evitaba grandes ocasiones de juego.

El Zaragoza, bien plantado en el campo, esperaba su oportunidad moviendo el balón de lado a lado e intentando buscar un hueco en un equipo madrileño encerrado en su campo.

Los maños no encontraban la fórmula para penetrar en la defensa rojilla y el Rayo creaba peligro cada vez que robaba el balón en campo zaragocista. La falta de oportunidades y pegada mañas fueron las principales claves de por qué el encuentro se fue decantando poco a poco del lado vallecano.

Borja y Pombo no tuvieron su mejor día en la zona de ataque y sólo lograron crear peligro con dos jugadas aisladas que Alberto solventó sin muchas dificultades. Antes de llegar al ecuador de la primera mitad, Grippo y Bah dieron el susto a todo el mundo a la salida de un córner. El senegalés remató la cabeza de Grippo, quedando el suizo grogui sobre el césped. A pesar de aguantar durante unos minutos sobre el verde, Grippo tuvo que ser sustituido en lugar de Mikel, siendo ésta la inédita pareja de centrales maña.

El electrónico sobrepasaba el ecuador del primer tiempo de  un partido muy estudiado por parte de los dos técnicos. Sin embargo, el Rayo comenzó a dar un paso adelante con Álex Moreno desbordando por banda izquierda creaba peligro a la portería defendida por Cristian Álvarez.

De Tomás voleó un centro al segundo palo que se fue fuera por poco, mientras que Comesaña remataba de cabeza desviado otro balón lateral.

Los maños, sin precisión en el centro del campo, no podían más que defenderse ante un Rayo que tampoco lograba imponer su juego habitual. La tónica del choque antes del descanso era de aburrimiento y se esperaba que el intervalo agitara algo a ambos conjuntos.

Grippo se tuvo que retirar después de un choque con Bah. Fuente: Heraldo

Grippo se tuvo que retirar después de un choque con Bah. Fuente: Heraldo

El respeto o el miedo a perder seguía estando presente durante los primeros compases del segundo tiempo. El banquillo se antojaba como clave para intentar modificar un empate que hasta el momento parecía que dejaba contento a todos.

Míchel movió ficha primero dando entrada al siempre revulsivo Bebé y pronto obtuvo resultados. En una indecisión en la defensa maña entre Benito y Mikel, De Tomás encontró el hueco que llevaba buscando durante todo el partido para encañonar un latigazo que se colaba por la escuadra de Cristian Álvarez.

El Rayo había golpeado primero y cambiaba completamente la dinámica del encuentro, ya que los madrileños, con los tres puntos, ganaban un plaza de ascenso directo dejaban a su rival a nueve puntos de distancia.

El Zaragoza tenía que reaccionar y no lo hizo. Nadie estaba enchufado, el cansancio hacía mella en algunos jugadores y Natxo González se vio obligado a modificar algo el centro del campo.

Sin tiempo para reaccionar, el Rayo había marcado el segundo y había dejado el partido muy encarrilado. Mikel González regaló el balón en bandeja en un pase incomprensible a Trejo que el argentino no perdonó ante Cristian Álvarez.  Dos goles sin hacer mucho ruido dejaban el partido casi decantado para los madrileños.

Natxo metía a Papu en un intentó de echar el equipo hacia delante y Febas entraba por Ros buscando la posesión de balón. El Rayo se hizo con la pelota convirtiéndose en el amo y señor del partido sin apenas sufrimiento.

Moviendo el balón de lado a lado e imposibilitando los ataques maños, los vallecanos hacían que el tiempo pasara demasiado rápido para los zaragocistas. Los maños, sin reacción alguna, seguían sin conseguir dar más de tres pases seguidos y buscar crear algo de peligro en el área de Alberto.

Pero el fútbol contiua siendo fútbol y le dio la oportunidad de buscar el empate a los maños. Papu, en uno de los pocos disparos a puerta del equipo blanquillo, hizo un estraño y se coló dentro de la portería de Alberto que veía como los aragoneses podían gozar de una oportunidad de rascar un punto, ya que el crono marcaba el minuto 88.

No fue así. El Rayo supo jugar al “otro fútbol” ante un Zaragoza que intentó el juego directo sin resultado, ya que Toquero no entró en las sustituciones y Borja no tenía su día a pesar de su lucha.

Con esta victoria, el Rayo Vallecano se distancia a cinco puntos del otro equipo aragonés que pelea por el ascenso, el Huesca, que juega su partido mañana frente al filial azulgrana.

Los madrileños fueron muy superiores a su rival en todas las facetas del juego y son un claro candidato al ascenso directo. Por su parte, el Zaragoza disputó uno de los peores partidos que se le recuerdan esta temporada frente a un rival de esta entidad. Los maños no lograron causar peligro alguno y, tras la victoria del Oviedo frente al Nàstic, salen fuera de la zona de playoff de ascenso.

Ficha técnica

Rayo Vallecano: Alberto; Baiano (Velázquez, 72), Abdoulaye Ba, Dorado, Alex Moreno; Beltrán, Comesaña (Bebé, 59), Unai López (Cerro, 81); Embarba, Trejo; y De Tomás.

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Benito, Grippo (Perone, 24), Mikel González, Lasure; Eguaras (Papunashvili, 69), Javi Ros (Febas, 76), Zapater, Raúl Guti; Pombo y Borja Iglesias.

Árbitro: Figueroa Vázquez (Comité Andaluz). Amonestó a Trejo (28) y Abdoulaye Ba (36).

Goles: 1-0, min. 61: De Tomás. 2-0, min, 68: Trejo. 2-1, min. 88: Papunashvili.

Incidencias: 12.500 espectadores en Vallecas

Jesús Chueca

Estudiante de Periodismo de la Universidad de Zaragoza. Actualmente sufriendo con nuestro Real Zaragoza desde Oporto.

También te podría gustar...