Deportivo Alavés 1 – 0 CD Tenerife: Un golazo lanza al Alavés hacia la promoción

Un golpeo magistral del mejor del partido, Manu Lanzarote, decidió un encuentro de dominio alterno. Al borde del descanso, el atacante catalán disparó desde el pico izquierdo del área a la escuadra de Dani Hernández, anotando y propiciando la tercera victoria consecutiva del Alavés más en forma de la temporada.

Los de Vitoria estuvieron cómodos sobre el césped. Así fue aunque el Tenerife, durante la primera media hora, tuviera la pelota y combinara mejor. Pero los tinerfeños solo fueron capaces de albergar peligro con un cabezazo desviado. El que estuvo más cerca de acabar en la red fue uno de Despotovic en el corazón del área y en el primer minuto de partido, pero se marchó rozando el poste. Desde ahí, el Tenerife, en las botas de Aitor Sanz y Ricardo, mantuvo la pelota sin incordiar a la defensa albiazul más allá de las carreras de Maxi Pérez.

Tras esos primeros 30 minutos, el Alavés quiso el balón. Unai Medina se dejaba notar por su banda driblando a Raúl Cámara y centrando con peligro. En uno de esos, Manu Lanzarote cabeceó al lateral de la red. El mismo delantero atisbó la oportunidad de abrir el marcador desde media distancia. Lo había intentado antes con un disparo manso hacia las manos de Dani Hernández. Esta vez, Lanzarote se dejó caer a la banda de Unai Medina para recoger el balón, enfilar a portería, engañar a Raúl Cámara y armar la pierna para colocarlo en la escuadra derecha del cancerbero tinerfeño. Corría el minuto 44 y de nuevo Lanzarote pasaba a ser el hombre decisivo del Alavés, castigando a un Tenerife conformista. Tras la celebración y sin tiempo añadido, llegó el descanso.

Al regresar al césped, los dos equipos repitieron el guión de la primera mitad. El Tenerife se pasaba el esférico con relatividad comodidad pero sin romper la línea defensiva albiazul. Lo consiguió una vez, cuando Maxi se quedó sólo en el área tras un pase bombeado que fue incapaz de controlar. Lo intentó el Tenerife con un juego más directo que en la primera mitad gracias a la entrada de Juan Carlos. Lo que no cambió en los visitantes fueron las imprecisiones en última línea defensiva propiciadas también por la inteligente movilidad de los atacantes del Alavés.

Con el paso de los minutos en Mendizorroza, el Alavés se hacía más fuerte. Los de Vitoria buscaron sentenciar al contraataque y casi lo hace Manu. El delantero se inventó una jugada en la línea de fondo con la que se marchó de varios defensas tinerfeños para rematar, casi dentro del área pequeña, al cuerpo de Dani Hernández. Tal era su implicación en el partido que fue capaz de cazar ese mismo rechace ante dos defensas visitantes, aunque su posterior disparo acabó en las manos de Dani Hernández.

Cuando más perturbado parecía el Tenerife, Abdón Prats gozó de la oportunidad más clara del encuentro. Un pase en profundidad de media distancia de Aitor Sanz a Maxi acabó en un pase de la muerte del uruguayo a Abdón Prats, a quien le faltó decisión para introducir la pelota en la portería. El mallorquín remató pero Laguardia llegó para sacar el balón bajo palos.

La intentona del Tenerife no se tradujo en más ocasiones; solo llegó al área a balón parado. El Alavés, además, ralentizó lo posible el encuentro para llevarse tres puntos de ensueño; se queda a dos unidades de los puestos de promoción de ascenso.

 

También te podría gustar...