Real Zaragoza 0 – 0 CF Reus Deportiu: Ni Borja, ni Febas, ni el Cierzo, ni Natxo pueden con la pared rojinegra

Alberto Zapater y Édgar Hernández pugnan por un balón que fue zaragocista en buena parte del duelo, pero que no besó las mallas de ninguna de las dos porterías. Foto vía www.twitter.com/RealZaragoza

Alberto Zapater y Édgar Hernández pugnan por un balón que fue zaragocista en buena parte del duelo, pero que no besó las mallas de ninguna de las dos porterías. Foto vía www.twitter.com/RealZaragoza

Zaragoza y Reus empataron a 0 en un duelo en el que los visitantes estuvieron muy cerca de aprovechar los nervios de un conjunto blanquillo que empieza a pagar su titubeante arranque de campaña.

En la clasificación, la situación variará poco, ya que ambos conjuntos mantendrán los mismos puntos de diferencia con la parte baja, con 19 y 21 puntos respectivamente, cosa que contenta a la parroquia visitante, pero que, sin lugar a dudas, deja muy mosqueada a una afición zaragocista que ha pitado a su equipo en los instantes finales.

Por lo que afecta al encuentro, dominio alterno en los primeros minutos, con los de La Romareda al ataque por la necesidad de vencer y convencer a los suyos, pero con un Reus que, esta vez, no se dedicó únicamente a defender -al menos al principio-.
En el primer cuarto de hora, aun así, una única ocasión clara. Aleix Febas, el mejor jugador local de la primera mitad, fue protagonista al realizar un disparo raso que pudo despejar Badia. El rechace golpeó en Papu que, casi sin querer, remató al palo en la oportunidad más clara del choque.
Tras el arranque, los aragoneses fueron comiendo terreno y encontrando espacios en la zona de tres cuartos, aunque prácticamente nunca llegaron a poder realizar el último pase. Fue el Reus, pese a todo, quien tuvo la siguiente aproximación, con un fuerte tiro de David Haro que se fue fuera por poco.
A partir de ahí, monólogo zaragocista durante 25 minutos hasta el descanso.
Ya avisó en una jugada invalidada por fuera de juego, en la que Édgar Badia, guardián rojinegro, realizó un paradón descomunal.
La jugada siguiente, doble ocasión blanquilla. Primero Borja Iglesias y luego Febas volvían a poner a prueba al portero catalán, pero Édgar estuvo inconmensurable.
A la media hora de juego, se vio a López Garai cambiar el esquema de los suyos del 4-3-3 inicial a un 4-2-3-1 que contuvo mejor a los locales, pese a que aún tuvieron dos llegadas más, de la mano del ex-jugador del Celta, especialmente clara la segunda en la que cabeceó a las manos del cancerbero. La mala noticia la puso Mikel, que tuvo que ser sustituido por Grippo a causa de una lesión muscular.

El respiro le vino bien al cuadro visitante, pese a que la primera acción de la reanudación fue un cabezazo defectuoso del 9 maño, que estaba en todas.
Antes de la hora de partido, otra vez el santiagués y otra vez la mano de Édgar Badia dejó el 0-0 inicial en el marcador.
Pero cuando van mal dadas para la Avellana Mecánica, la entrada del mago de Penafiel, Vitor Silva, dio otro aire al conjunto visitante. Tras su entrada, el Reus empezó a creer y el Zaragoza a sufrir.
Antes de la reacción, pese a todo, Papu tuvo una buena opción desde fuera del área, pero el disparo del georgiano se marchó fuera por poco.
Los de la ciudad de Gaudí, con mucho más balón y ya con Lekić en el verde por un inoperante Juan Cámara, comenzaron a merodear el área maña, pero sin disparar. De hecho, la mejor ocasión rojinegra acabó sin disparo, por un error descomunal del juez de línea, ya que Lekić y otros dos jugadores del equipo de López Garai se plantaron solos delante del portero, pero se señaló un inexistente fuera de juego -probablemente de más de 1 metro- que frustró un gol prácticamente seguro.
Natxo González reaccionó, viendo que se mascaba el desastre y dio entrada a Buff y a Toquero, que cambiaron el signo del encuentro y volvieron a darle algo de control a un Zaragoza que, con más corazón que cabeza, volvió a encerrar a su rival atrás. Primero el vasco y luego el suizo se encontraron con el muro barcelonés del Reus y, para acabar, en una falta cometida por Tito, que había reemplazado a Haro dos minutos antes, Grippo, de remate de cabeza, estuvo a escasos milímetros de darle el triunfo a los suyos.

De esta forma, el marcador inicial no se movería ya y los maños se irían entre pitos de los suyos, con el vértigo del descenso a 3 unidades y viendo como su próximo desplazamiento es a otro campo grande como es El Molinón. Los de López Garai, por su parte, vuelven a Reus en zona tranquila y en buena disposición para recibir al filial azulgrana el próximo fin de semana.

Ficha técnica

Real Zaragoza: Álvarez; Ángel, Mikel (Grippo, min 41), Verdasca, Delmás; Eguaras, Zapater; Papu (Buff, min 76), Vinicius (Toquero, min 76), Febas; Borja Iglesias.

CF Reus Deportiu: Badia; Miramón, Olmo, Atienza, Migue García; Gus Ledes, Borja Fernández (Vitor Silva, min 60), Àlex Carbonell; David Haro (Tito, min 86), Édgar Hernández, Cámara (Lekić, min 66).

Goles: No hubo.

Árbitro: Dámaso Arcediano Monescillo (colegio castellano-manchego).
Amonestó a:
Real Zaragoza: Borja Iglesias, min 30.
CF Reus Deportiu: Atienza, min 32; Àlex Carbonell, min 61; Tito, min 88.

Incidencias: Partido de la 16ª jornada de la Liga de Segunda División A disputado en el Estadio La Romareda, ante 14.943 espectadores.

Javier Tomás Cortés

Maestro, aficionado del CF Reus Deportiu y apasionado del periodismo deportivo a partes iguales.

También te podría gustar...