Real Sporting de Gijón 1 – 1 CF Reus Deportiu: Empate arbitrariamente agridulce

Instantánea del primer penalti señalado por Varón Aceitón esta tarde en El Molinón. Su arbitraje ha marcado, sin duda, el resultado del partido. Foto vía www.laliga.es

Un penalti muy dudoso en el minuto 93 frustra la victoria rojinegra, en un partido en el que, si bien es cierto que los visitantes no merecieron ganar, tampoco hicieron nada para recibir tanto castigo, por parte de un colegiado que debería ser enviado a la nevera durante una buena temporada.

La primera mitad fue clarísimamente para el equipo gijonés. Carlos Carmona, que estuvo en todas y fue, de largo, el mejor de los locales, lo intentó por activa y por pasiva pese a que el juego asturiano pecaba siempre de falta de ideas ante un Reus que salió a aguantar el chaparrón de forma clara.
La línea de 3 centrales visitante funcionó bastante bien para tapar todos los intentos de centro y evitar segundas jugadas que estaban causando estragos en la portería rojinegra desde hace varios partidos.

En el ecuador del primer tiempo, Badia tuvo que intervenir en dos ocasiones, primero, para evitar un centro envenenado de Álvaro Jiménez y después para evitar la única ocasión clara que tendría el Sporting antes de la media hora, al salvar un remate de cabeza de un negadísimo Djurdjević, que desde el área pequeña no llegó a resolver pese a haberse avanzado a la pobladísima defensa catalana.

Tras el paso por la media hora, las ocasiones escasearon más si cabe en el área visitante -en el arco local, Mariño podría haber ido perfectamente a hacer un café- y todo quedó para los últimos instantes, que acabaron siendo eléctricos.

Primero, en un servicio de falta colgado al área que remató Djurdjević con la mano a gol. Llama la atención que el árbitro no señalase tarjeta ante un intento de engaño.

Pero habría tiempo para más. Y es que en un rebote dentro del área, Adri Guerrero recibiría un balonazo en la cabeza que recordaría a aquel mítico que recibió Romarić, no tanto por las consecuencias para el futbolista, sino por el penalti castigado en contra de su equipo, ante la incredulidad de propios y extraños.

Pero Djurdjević por un lado, y Badia adivinando el mal lanzamiento del serbio por el otro, se encargaron de mantener las tablas en el marcador antes del descanso.

Tras el respiro, el Reus salió algo de la cueva, aunque el Sporting siguió intentándolo, cada vez con menos ideas si cabe ante la ordenada zaga visitante.

Molinero, nada más empezar, lo intentaría con un disparo que fue a las manos del cancerbero catalán, de nuevo uno de los más destacados del duelo.

Pero la prueba de que el partido fue cambiando, es que Pereira tuvo una media ocasión, la primera jugada con cara y ojos ganxeta del partido -minuto 52-.

Llegada la hora de encuentro, el Sporting siguió merodeando el área visitante insistentemente con centros al área, intentos de balones filtrados, pero los dos líneas defensivas, de 5 y 3 más el portero que hoy dispuso Xavi Bartolo en El Molinón, mezclado con la nula pegada rojiblanca, hacían que el 0-0 pareciera inamovible en muchos momentos.

El carrusel de cambios trajo, en un principio, una buena acción de Manzambi que remató fuera Carlos Carmona… Pero fue un espejismo para los locales.

El Sporting, con El Molinón enfrascado en protestas contra su propio equipo, pareció descomponerse por momentos y Alfred Planas dio el primer aviso en el minuto 65 con una buena jugada que acabó en las manos de Mariño.

Pero el Reus, fuera, falla poco. Y Mario Ortiz, que hasta entonces había perdido un número impropio de balones, dio una asistencia de oro para Miguel Linares que, al espacio, hizo el control y batió la portería gijonesa para poner un 0-1 que solo los más optimistas de la capital del Baix Camp veían.

El tanto sentó de fábula a un Reus que continuó hurgando en la herida rojiblanca con posesiones largas de balón que durmieron el encuentro hasta los últimos 10 minutos.

Tras multitud de córners e intentos vanos del cuadro de Rubén Baraja, Canella, desde lejos y Djurdjević, con un control muy dudoso -bajó el balón claramente con el hombro-, pusieron a prueba la portería catalana, sobre todo la segunda, con un disparo a quemarropa que consiguió sacar el barcelonés.

El partido moría, cuando en el minuto 93, un leve contacto de Olmo con Manzambi dentro del área en una jugada que no aparentaba peligro, fue considerado penalti por el colegiado del encuentro. Solo por la propia caída del delantero, es obvio que exageró, pero todo parecía escrito. Carmona redondeó su partido empatando el encuentro y dando justicia en el marcador, pero no en lo deportivo.

Hoy, el vaso de la paciencia reusense, ha colmado.

Ficha técnica

Real Sporting de Gijón:
Mariño; Molinero (Geraldes, min 81), Álex Pérez, Juan Rodríguez, Canella; Carmona, Cofie (Nacho Méndez, min 70), André Sousa; Álvaro Jiménez (Manzambi, min 62), Djurdjević y Álvaro Traver.

CF Reus Deportiu:
Édgar Badia; Ángel Bastos, Catena, Olmo, Gonzalo Pereira, Adri Guerrero; Gus Ledes (Borja Herrera, min 83), Juan Domínguez, Mario Ortiz; Alfred Planas (Shaq Moore, min 77) y Linares (Rubén Enri, min 91).

Goles:
0-1, Linares, min 68.
1-1, Carmona (p.), min 93.

Árbitro:
Santiago Varón Aceitón. Colegio balear.
Amonestó a:
Real Sporting de Gijón: Juan Rodríguez, min 37; Nacho Méndez, min 72.
CF Reus Deportiu: Gus Ledes, min 26; Adri Guerrero, min 41.

Incidencias:
Partido de la 9ª jornada del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División, disputado en el Estadio de El Molinón de Gijón ante 19.026 espectadores.

Javier Tomás Cortés

Maestro, aficionado del CF Reus Deportiu y apasionado del periodismo deportivo a partes iguales.

También te podría gustar...