Málaga CF 0 – 3 CF Reus Deportiu: Victoria para la eternidad

Los jugadores rojinegros celebran el segundo gol del partido con caras de circunstancias. El 0-3 final, viendo la situación, es inexplicable. Foto vía www.twitter.com/cfreusdeportiu

El Reus pudo haber disputado su último encuentro tras vivir una vergonzosa odisea de cerca de 5 meses de recorrido, y lo ganó a lo grande en un estadio de La Rosaleda que acabó coreando olés al equipo catalán.

La grada malacitana tuvo un comportamiento exquisito pese al severo correctivo sufrido, algo nunca visto por parte de los rojinegros, que lograron, por primera vez, anotar 3 tantos como visitantes en el fútbol profesional.

Bartolo, en rueda de prensa, cargó durísimamente contra AFE por las «constantes interrupciones» durante la semana que han hecho «imposible» preparar el partido «mínimamente».

 

El patético serial navideño en el que se convirtió el Málaga-Reus de esta tarde, vivió en su último capítulo un desenlace absolutamente apabullante.

Un Reus, ya sin los liberados Badia, Vitor y Fran Carbia, con 12 fichas del primer equipo disponibles -Yoda y Cuenca siguen entrenando, esperando algún milagro- y con Juan Domínguez que lleva un mes sin disputar un solo minuto por cuestiones, deportivamente, poco explicables, se plantó en Málaga con una plantilla esquelética y con el 11 más predecible, seguramente, de toda la historia de la LFP.

El guion en los primeros instantes, evidente, con un Reus a verlas venir y un Málaga buscando las cosquillas a los catalanes para decantar pronto el partido, saltó por los aires tras el primer disparo blanquiazul, de Juanpi. Su chilena, inocente, acabó en las manos de Pol Freixanet en lo que sería un anticipo de todo el encuentro malagueño. Inocencia y castigo.

Pena que comenzó a hacer pagar Borja Herrera. El canario, que disputó de largo su mejor encuentro con la zamarra reusense, finalizó con un cabezazo impecable una gran jugada ensayada(?) visitante a la salida de un córner. El centro de Carbonell, milimétrico, recibió la respuesta precisa para poner un 0-1 que dejaba con la boca abierta a todos (min 10).

Hasta el cuadro andaluz pareció atónito ante lo sucedido. Creó poquísimo peligro el equipo malacitano, como si las vacaciones navideñas todavía continuaran. Pese a todo, Juanpi, Harper y Ricca pusieron en aprietos al guardameta manresano del Reus.

En el 26, N’Diaye tuvo una ocasión clarísima, la más interesante de los de López Muñiz en la 1ª mitad, que volvió a contar con la lucidez del cancerbero visitante, mientras que en la jugada siguiente, Linares, que estuvo a un gran nivel en la primera mitad, cedió a Ricardo Vaz un balón que cerca estuvo de causar otro disgusto en La Rosaleda.

Tras el intercambio, el Málaga continuó asediando el arco catalán, sin crear ocasiones excesivamente claras hasta el descanso, mientras que los catalanes tuvieron una última aproximación por parte de un David Querol que comenzó aquí su espectáculo particular.

El intermedio benefició al cuadro local. Los cambios introducidos -Renato y Hugo por Juanpi y Pacheco-, le dieron más mordiente al equipo boquerón, mientras los visitantes perdían a Linares, uno de sus jugadores más incisivos en el primer acto, por una tarjeta que «no gustó» al técnico de Bellvís.

El primer cuarto de hora de reanudación fue absolutamente dominado por los locales que tuvieron hasta tres ocasiones, mediante Adrián, Harper y Cifu, pero que no llegaron a inquietar demasiado a Freixanet.

Mientras, el Reus, con rápidas salidas, hizo muchísimo daño. Primero fue Querol, que probó un intento de gol olímpico que estuvo cerca de dar diana. Y después, el mismo atacante reusense, con su picardía, aprendida en las calles del Distrito 5º de la ciudad reusense, provocó un penalti -fuera del área-, que, a la postre, significaría el 0-2 de Gus Ledes, no sin suspense, a falta de media hora para el final.

El 2º gol ganxet dejó herido de muerte a un Málaga que, pese a todo, pudo volver al partido con un remate de Blanco Leschuk que sacó bajo palos un Freixanet espléndido.

Desde aquí, quiero y no puedo local, que siguió asediando el área de los de la ciudad de Gaudí con más empeño que acierto, y descaro rojinegro para buscar hacer más daño a la contra.

Y así, en el 82, llegó una obra de arte Made in CF Reus Deportiu. 24 toques. 37 segundos. 9 jugadores. Desde Pol Freixanet hasta el gol de David Querol al primer toque (0-3). Con una asistencia maravillosa de Alfred Planas. Con un desparpajo alucinante, teniendo en cuenta la situación del equipo. Con un derroche de técnica que bien vale la aparición de un comprador que dé con una milagrosa solución a una encrucijada de difícil pronóstico, que no sea la eliminación de la competición.

Señor Oliver. Coja sus cosas, y lárguese.

Ficha técnica

Málaga CF:
Munir; Ricca, Diego González, Pau Torres, Cifu (Héctor, min 68); Pacheco (Hugo Vallejo, min 45), Adrián, N’Diaye, Juanpi (Renato Santos, min 45); Blanco Leschuk, Harper.

CF Reus Deportiu:
Pol Freixanet; Borja Herrera, Olmo, Catena, Bastos; Gus Ledes, Mario Ortiz (Gonzalo Pereira, min 73), Carbonell; Ricardo Vaz (Adri Guerrero, min 66), Linares (Alfred Planas, min 45), Querol.

Goles:
0-1, Borja Herrera, min 11.
0-2, Gus Ledes (p.), min 62.
0-3, Querol, min 82.

Árbitro:
José Antonio López Toca. Colegio cántabro.
Amonestó a:
Málaga CF: N’Diaye, min 30; Harper, min 56; Renato Santos, min 57; Diego González, min 61.
CF Reus Deportiu: Linares, min 37.

Incidencias:
Partido de la 20ª jornada del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División, disputado en el Estadio de La Rosaleda de Málaga ante 16.058 espectadores.

Javier Tomás Cortés

Maestro, aficionado del CF Reus Deportiu y apasionado del periodismo deportivo a partes iguales.

También te podría gustar...