Club Gimnàstic de Tarragona 1 – 2 CF Reus Deportiu: El viento de Reus arrasó el Nou Estadi

Jugadores y afición rojinegras celebran el segundo triunfo consecutivo de estos en Tarragona (1-2). Foto vía www.twitter.com/cfreusdeportiu

Jugadores y afición rojinegras celebran el segundo triunfo consecutivo del Reus en Tarragona (1-2). Foto vía www.twitter.com/cfreusdeportiu

El Reus volvió a hacerlo. 5 partidos sin ganar, exactamente igual que el año pasado, y victoria en el Nou Estadi ante, a diferencia del curso anterior, un impotente Nàstic que ha demostrado por qué es el uno de los peores anfitriones de la categoría hasta ahora.
Los grana, que estrenaron una preciosa tercera equipación, con la bandera tarraconense, anduvieron desaparecidos en gran parte del encuentro, en el que prácticamente no tuvieron ocasiones. Seguramente les pesó haber jugado el jueves en Pamplona, porque nunca dio la sensación de que los de la Tarraco Romana tuvieran el control de la situación ni de sus propios nervios.
Durante la práctica totalidad del encuentro, se jugó exactamente a lo que quería el Reus. Y más concretamente a lo que querían Juan Domínguez y Vitor Silva, inconmensurables.
El gallego jugó de largo su mejor partido con la zamarra rojinegra y el Mago de Penafiel… Ejerció.
El derbi comenzó con un conjunto rojinegro -hoy de azul, por primera vez- en plan autoritario, dando una imagen completamente nueva a lo que acostumbraban los de López Garai como visitantes. Monopóleo de la pelota y llegadas, sin excesivo peligro, al área de Dimitrievski. Un centro de Menéndez y un disparo desviado de Juan Domínguez fueron los dos primeros avisos reusenses, que en el minuto 21 recibieron el primer susto. El Nàstic, pese al poco bagaje general, cuando ataca es de los equipos más peligrosos de la categoría y dará que hablar en esta 2ª vuelta. Maikel Mesa, habilitado de forma brillante por Tete Morente tras haber peinado el balón, envió fuera, con un Campins que se enganchó y dejó en posición correcta al mediapunta nastiquero.
El choque siguió con el equipo de la capital del Baix Camp como dominador claro de la pelota y, como novedad, sin ceder la iniciativa cuando el rival intimida. Carbia disparó al muñeco desde lejos y Juan Muñiz por el lado local, en una falta muy bien ejecutada, tuvieron las aproximaciones más destacables hasta la media hora.
Tras ese minuto, el ruido de viento del Nou Estadi comenzó a aparecer y el Nàstic pareció contagiarse del nerviosismo del respetable. Ejemplo de ello fue un disparo lejano del propio Juan Muñiz que se marchó desviadísimo.
Y el Reus fue, vio y machacó. Álex Menéndez, en uno de sus saques de banda-centros al área, plantó el balón en el corazón del área y la defensa tarraconense no acertó a despejar, en un error garrafal que aprovechó Juan Domínguez para hacer estallar a la grada reusense. Segundo gol de la temporada del gallego que estuvo simplemente perfecto.
Esto espoleó, como es evidente, al equipo grana que subió al ataque, pero faltaron las ideas y no consiguieron disparar entre palos hasta el descanso.
Tras el respiro se esperó la reacción de los de Rodri, pero esta llegó a base de centros al área que, en los primeros instantes, no llevaron peligro al arco de Badia. Se notó que los del Nou Estadi estudiaron el problema aéreo de los rojinegros en los últimos meses.
Pese a eso, los 10 primeros minutos de la reanudación volvieron a ser ganxets y Domínguez primero, Carbia -en otro error fatal defensivo de la zaga tarraconense-  y Yoda -brillante en su debut como titular- pusieron algo de miedo en el cuerpo de la parroquia local, que además, poco después, cruzó los dedos en una entrada de Xavi Molina que mereció ser roja, pero fue castigada con amarilla. Previo a esa acción, dos detalles que cambiaron algo el escenario. La entrada de Álvaro Vázquez -Viqueira ha dado en el clavo consiguiendo su cesión- y un disparo desviado de Manu Barreiro, hicieron creer a los grana.
Otro debutante hoy en el Nou Estadi, Dumitru, se ganó también a su afición con 25 minutos de calidad y coraje. Un disparo suyo estuvo a pocos centímetros de valer el empate, los que le faltaron a Álvaro Vázquez para desviar un balón que olía a 1-1.
La salida de Yoda por Haro precedió, precisamente, al gol del Nàstic. Centro al área de Javi Jiménez estratosférico y Álvaro Vázquez, aprovechando el déficit aéreo rojinegro, remachó solo a la escuadra estableciendo el 1-1. Gran jugada que igualó el partido e hizo vibrar a un Nou Estadi muy cabizbajo hasta entonces.
El empate espoleó a la grada tarraconense y calló a la reusense, pero en el césped nada cambió -min 72-. Seguramente el físico no permitió demasiados alardes más a un Nàstic que se aceleró excesivamente en pos de la victoria.
Por su parte, el Reus, con una madurez inédita esta temporada, encajó enterísimo el golpe y no permitió que su eterno rival se le subiera a las barbas. El primer indicio de este dato fue que la primera ocasión tras la igualada fue de Haro, aunque sin excesivo peligro.
Los de Tarragona, siguieron intentando llegar con balones largos a las proximidades de Badia sin éxito y pudieron tener su ocasión en un posible penalti cometido por Haro, pero el trencilla se abstuvo.
El Reus esperó su momento, saliendo con tranquilidad con la pelota controlada, seguramente más con la intención de mantener el empate que buscando el segundo.
Pero si das facilidades, hasta los rojinegros son capaces de marcar.
Recepción de Máyor al borde del área y pase al extremo izquierdo donde estaban Fran y Vitor. Lucha de Carbia, que permite que llegue el balón a Vitor que hizo magia. Golpeó desde el vértice izquierdo del área y la colocó en el vértice derecho de la portería. Golazo tremendo que por culpa del portero del Lugo no podrá ser el gol de la jornada pero será de los mejores. Y la grada rojinegra volvió a creer. 1-2 y faena de última hora para un Nàstic que aún dio un último coletazo, en el 94, pero Édgar Badia aún no había hecho su paradón de cada partido y en ese minuto llegó.
Victoria rojinegra que hace que estos superen a su rival en la tabla y que rompe la racha negativa de 2 puntos sobre 15 de los de Garai. Por parte grana, derrota que corta la dinámica positiva de los del Nou Estadi que, pese a todo, tendrán un nuevo desplazamiento el fin de semana siguiente, en Gijón, para mantener sus enormes registros como visitantes.

Ficha técnica

Club Gimnàstic de Tarragona:
Dimitrievski; Kakabadze, Xavi Molina, Suzuki, Javi Jiménez; Gaztañaga, Matilla; Juan Muñiz (Dumitru, min 64), Maikel Mesa (Omar Perdomo, min 74), Tete (Álvaro Vázquez, min 55); Manu Barreiro.

CF Reus Deportiu:
Badia; Campins, Olmo, Atienza, Menéndez; Juan Domínguez, Vitor (Íñiguez, min 86), Carbonell (Tito, min 81); Fran Carbia, Yoda (Haro, min 66), Máyor.

Goles:
0-1, Juan Domínguez, min 38.
1-1, Álvaro Vázquez, min 72.
1-2, Vitor Silva, min 84.

Árbitro:
Óliver de la Fuente Ramos. Colegio castellanoleonés.
Amonestó a:
Club Gimnàstic de Tarragona:
Xavi Molina, min 62; Javi Jiménez, min 68.
CF Reus Deportiu:
Atienza, min 28; Carbonell, min 57; Haro, min 68; Máyor, min 84; Olmo, min 89.

Incidencias:
Partido correspondiente a la 23ª jornada de la Liga de Segunda División A, disputado en el Estadio Nou Estadi de Tarragona ante 11.286 espectadores.

Javier Tomás Cortés

Maestro, aficionado del CF Reus Deportiu y apasionado del periodismo deportivo a partes iguales.

También te podría gustar...