Sevilla 3 – 2 Rayo Vallecano: Miedo y fútbol en el Pizjuán

El Sevilla consiguió su primera victoria del curso a costa de un Rayo Vallecano combativo para abandonar el puesto de colista y tomarse un respiro. Fue un auténtico partidazo para el aficionado neutro. Hubo de todo: nerviosismo, emoción, intensidad y goles. Bebé dejó los detalles que le catapultaron como una de las  mayores promesas europeas y Konoplyanka, una vez más desde el banquillo, confirmó que es una de las estrellas del momento. Respira el Pizjuán tras la montaña rusa de sentimiento vivida hoy. Miedo y fútbol a partes iguales.

El choque arrancó con el Sevilla saliendo a morder desde el inicio, presionando en campo rayista y mostrándose como un equipo intenso. Los visitantes recurrieron a despejes forzados en los primeros compases y fue ahí donde se impuso la superioridad física de los de Unai Emery. El técnico vasco colocó a Krohn-Dheli acostado en banda izquierda y a Iborra como segundo punta cerca de Gameiro. El danés, asociándose por dentro, dejó el carril zurdo para las subidas de Tremoulinas y por ahí pasaron los dos primeros tantos de la noche. Gameiro hizo el inicial en el minuto 23 tras una buena combinación entre Iborra y Tremoulinas. El segundo fue similar: centro tenso y tocado del lateral para que Reyes regalara un gol a N’Zonzi, que remató a placer en el área pequeña.

Hasta el primer gol el Rayo no se agazapó y supo sobrevivir a la batalla que le propuso el Sevilla. Los locales se imponían en los balones por alto y construían a partir de ahí; los de Paco Jémez encontraron sus mejores ocasiones a la contra y fue Sergio Rico quien desbarató las llegadas de los franjirrojos. La primera parte murió con un Rayo dueño del balón y ordenado; el segundo tanto dibujó una distancia en el electrónico que no se estaba palpando sobre el césped.    

Tras el paso por vestuarios, Bebé marcó de falta directa uno de los goles de la jornada. Un zapatazo inapelable desde 30 metros acortó distancias para el nerviosismo del conjunto local. Las dudas mostradas en la primera mitad volvieron a surgir en la zaga local y el partido se abrió. El Sevilla sufría cerca de su área y creaba peligro cuando jugaba rápido y a la espalda del rival.

Javi Guerra puso las tablas y volvió a marcar por tercera jornada consecutiva; Sergio Rico pudo hacer algo más en el gol, pero hay que reconocer el gran trabajo del ariete recién llegado a Vallecas. Hubo ocasiones para ambos bandos, pero fue el Sevilla quien se llevó el tesoro de los tres puntos. Emery varió su esquema dando entrada a Konoplyanka y el genio ucraniano fue determinante marcando de falta el tercer gol sevillista. En esa falta decisiva, Amaya vio la segunda amarilla y tras su expulsión llegaron los mejores momentos del Pizjuán. Fue ya cercano el final de un encuentro que tuvo absolutamente de todo.

Ficha técnica:

Sevilla: Sergio Rico; Coke (Mariano, 73′), Andreolli, Kolodziejczak, Tremoulinas; N’Zonzi (Cristóforo, 73′), Krychowiak; Reyes, Iborra (Konoplyanka, 63′), Krohn-Dheli y Gameiro.

Rayo Vallecano: Toño; Nacho, Llorente, Amaya, Rat; Trashorras (Dorado, 86′), Baena; Bebé, Jozabed, Embarba (Lass, 64′) y Javi Guerra (Manucho, 80′).

Goles: 1 – 0: Gameiro (23’). 2 – 0: N’Zonzi (45’+1). 2 – 1: Bebé (51′). 2 – 2: Javi Guerra (68′). 3 – 2: Konoplyanka (86′).

Árbitro: Hernández Hernández (Comité de Árbitros de Las Palmas). Amonestó al local Iborra (16’); y a los visitantes Llorente (15’), Amaya (16’ y 83′) y Trashorras (87′).

Iker Baños

Estudiante de Periodismo en la UPV y amante del fútbol. Siente devoción por el fútbol con acento argentino.

También te podría gustar...