Real Sociedad 2 – 3 Rayo Vallecano: En Vallecas no necesitan psicólogos

Los de Paco Jémez se sobreponen a dos “goles psicológicos” y asaltan Anoeta, algo que solo había hecho el Atlético el 1 de septiembre.

Comenzó el partido loco, con un 1-1 ya antes de los cinco minutos de juego (habían marcado Iñigo Martínez, de cabeza, y Larrivey, de penalty cometido sobre él mismo, para el Rayo) y con Griezmann inexplicablemente en el banquillo de la Real; en lugar del francés (debutante con su selección entre semana), Arrasate alineó al ‘Chori’ Castro, que no era titular desde noviembre.

Desde el empate, el Rayo se hizo con el control del partido gracias a los cuatro zurdos que presentó en el centro del campo. Adrián, Saúl, Rochina y Iago Falqué hicieron correr y presionaron la salida de balón a los locales, que parecían confiarse a su contragolpe.

Pero la efervescencia de los franjirrojos solo duró veinte minutos, y a partir de entonces Xabi Prieto y Pardo cogieron el timón, volcando el juego por la derecha. Rat, como casi todos los laterales izquierdos de la Liga, sufría con la movilidad de Vela, y cuando Álvarez Izquierdo parecía a punto de dar paso al descanso, un zapatazo de Pardo rebotó en un contrario, despistó a Rubén y significó el 2-1.

Un diván en los vestuarios de Anoeta

Todo hacía indicar que el de Pardo iba a ser uno de esos goles que hunde la moral de la tropa de Jémez, pero el técnico cordobés parece que cogió el diván de casa y lo plantó en el vestuario de los suyos, porque los jugadores rayistas no acusaron el tanto y salieron a comerse al rival desde el primer minuto de la segunda parte. Empató pronto Alberto Bueno y en el minuto 67 fue Rochina el que por fin marcó su primer gol de la temporada, un zurdazo limpio ante el que no pudo hacer nada Zubikarai, titular por la lesión de Bravo.

Las internadas de Iago Falqué (que lleva un mes y medio exultante) fueron la tónica habitual en los ataques del Rayo. Como Zaldua apenas tenía ayuda, por ahí insistió una y otra vez el jugador catalán, habilitado desde la mediapunta por Bueno, que a medida que transcurrían los minutos se fue haciendo grande. También Larrivey completó un buen encuentro, y es que el argentino, al no tener la calidad técnica de sus compañeros de ataque, se faja el que más.

La Real Sociedad apenas se enteraba de lo que sucedía a su alrededor, y ni la entrada de Griezmann ni la de Canales (lo primero que hizo Arrasate tras el 2-3, meterlo en el campo por el central Mikel González) sirvieron para inquietar a la defensa rayista. Sí contó Vela con un mano a mano, pero lo malogró por su aprensión (o más bien pavor) a definir con la derecha.

El Rayo Vallecano terminó el encuentro fundido pero con la sensación de tenerlo todo controlado. La victoria por 2-3 hace que por fin saque la cabeza del hoyo y mire de igual a igual al primer equipo fuera del descenso, el Valladolid, al que empata a puntos. Por su parte, la Real Sociedad perdió la oportunidad de colocarse quinto y nota cerca, a dos puntos concretamente, al Sevilla.

Ficha técnica:

Real Sociedad: Zubikarai; Zaldua, Mikel González (Canales, 69’), Iñigo Martínez, José Ángel; Elustondo, Rubén Pardo; Vela, Xabi Prieto, ‘Chori’ Castro (Griezmann, 64’); y Agirretxe.

Rayo: Rubén; Arbilla, Zé Castro, Gálvez, Rat; Adrián, Saúl; Rochina (Jonathan Viera, 81’), Bueno (Nacho, 90’), Iago Falqué (Lass, 73’); y Larrivey.

Goles: 1-0: Íñigo Martínez (1’); 1-1: Larrivey (p.) (4’); 2-1: Pardo (45’); 2-2: Bueno (47’); 2-3: Rochina (67’).

Árbitro: Álvarez Izquierdo (comité catalán). Amonestó a los visitantes Gálvez, Saúl y Arbilla.

También te podría gustar...