Rayo 2 – 4 Atlético: la candidez del Rayo da alas al Atlético

Partido con goles el que se vio en Vallecas, que se resolvió de forma favorable a los intereses del equipo dirigido por Diego Pablo Simeone. Marcaron Villa, Arda(2) y Saúl en propia meta. Para el Rayo lo hicieron Jonathan Viera y Larrivey.

El Atlético salió al Estadio de Vallecas sabiendo que no se podía permitir el lujo de tropezar por segunda vez consecutiva y eso hizo que los «cholitos» buscaran el gol desde el pitido inicial. Diego Costa, el más listo del lugar, se aprovechó de la indolente zaga vallecana para dar el esférico a Villa y, éste, poco a poco recuperando su instinto goleador, batió a Rubén para adelantar a los suyos. Pero el Rayo, siendo fiel a su filosofía de tratar la pelota con mimo, se iría a por el gol sin ningún impedimento y obtuvo su recompensa tres minutos después de que Villa inaugurara el marcador. Manquillo zancadillea «sin querer» a Alberto Bueno y Undiano Mallenco, colegiado del partido, señaló penalti. Tenía el Rayo la oportunidad de empatar el partido pero a Jonathan Viera le temblaron las piernas al ver a Thibaut Courtois. El belga detuvo la pena máxima al canario, demostrando que el Atlético debería hacer un esfuerzo para adquirirle en propiedad.

El Atlético conseguiría el 0-2 tras una gran jugada colectiva. Villa, uno de los más destacados del encuentro, combinaría con Sosa (que no defraudó en su debut como titular en Liga) quien se la dejaría en bandeja de plata a Arda para que el turco marcara a su víctima preferida (lleva tres goles en Liga, los tres al Rayo) y pusiera cuesta abajo el partido para el segundo de la Liga. O eso parecía. El Rayo tal vez sea uno de los equipos que mejor juega al fútbol en Europa. Jugada de tiralíneas entre Trashorras y Jonathan Viera. El ex del Celta ve a Viera y el jugador cedido por el Valencia se toma su particular «vendetta» con Courtois batiéndole con una sutil vaselina que entra llorando con la ayuda de Joao Miranda. Era el 1 – 2 y Vallecas albergaba la esperanza de realizar una gesta empatando al equipo menos goleado de Primera aunque esa utopía se esfumaría rápido.

Finalizaba el primer acto y Gabi puso un balón de esos que están tocados por magos como Copperfield o Tamariz, que peinaría indirectamente Saúl (gran proyecto de jugador, aunque ayer no tuviera su día) y Arda, con el pie, ponía el 1 – 3. En la segunda parte, el esférico solo tuvo un nombre: Rayo Vallecano. Los de Paco Jémez despliegan un fútbol maravilloso, tocado por los ángeles, que no se corresponde con la clasificación. Fueron capaz de encerrar al Atlético con un fútbol alegre, carente de oficio, contrarrestado por su rival, que adolece de vistosidad en la creación pero que presume de pegada e intensidad.

El cuarto gol del Atlético de Madrid llegaría de una contra muy bien pensada y comandada por Filipe Luis, el Correcaminos de los colchoneros, que la puso para que entre Diego Costa y Saúl introdujeran la bola en el arco defendido por Rubén Martínez. Pero a ese gol respondió Larrivey con un cabezazo a centro de Jonathan Viera, propio de los mejores killers, que Courtois poco pudo hacer por evitar. A partir de ahí, relajación del Atlético y posesión total para el Rayo, que buscaba acortar distancias para ponerle un poco de suspense al final del partido. Pero Courtois no quería que sus seguidores sufrieran, y desbarató cualquier oportunidad de los arietes rayistas.

Victoria importante para los de Simeone que siguen en lo más alto de la Liga con 54 puntos. La nota negativa del partido la puso Óliver Torres. El de Navalmoral de la Mata saltó al terreno de juego sustituyendo a José Ernesto Sosa y el infortunio se cebaría con él. El canterano se dislocó el hombro dos minutos después de su ingreso en el partido. Una auténtica lástima.

Ficha técnica:

Rayo: Rubén, Arbilla, Tito, Nacho, Saúl, Trashorras, Baena, Bueno, Larrivey, Lass, Jonathan Viera.

Atlético: Courtois, Manquillo, Godín, Miranda, Filipe, Gabi, Koke, Sosa, Arda, David Villa y Diego Costa.

Estadio de Vallecas, cerca de 11.000 espectadores.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *