El Rayo se mueve, Paco es el de siempre

Ayer echó a andar la tercera temporada consecutiva de Paco Jémez en el banquillo del Rayo. Por lo general, el plan que desplegó fue el mismo de siempre. Han llegado 14 jugadores nuevos pero su receta del éxito está más que asentada, veremos cuál es el ingrediente secreto de este año. Su sistema 4-2-3-1 con los extremos bien abiertos y su cuidada salida de balón desde atrás es inamovible y con esas debutó ayer ante un hueso duro de roer.

Atrás, la pareja Abdoulaye Ba – Zé Castro sacó matrícula de honor. Una vez superadas las primeras imprecisiones, los centrales vallecanos levantaron un muro que los colchoneros no supieron desbordar. Excelentes por alto y contundentes en el corte, supieron sacar el balón con criterio y acierto evitando perderlo en zonas peligrosas. Mantuvieron a raya al vigente campeón cometiendo solo tres faltas en total y ninguna en los primeros 45 minutos; estadística muy significativa (ninguna del portugués).

El equipo de Simeone esperaba el error para salir rápido, pero sin lo primero la ecuación no era posible. Los de Jémez tampoco acabaron de asentarse en campo contrario, ni por dentro ni por fuera supieron hacer daño. Trashorras repartía la posesión y Baena apretaba sin balón siendo el guardaespaldas del gallego. Este doble rol diferenciado en centro de máquinas siempre ha estado presente en los planteamientos del técnico canario y siempre ha buscado en Trashorras a su socio ideal para mover al resto de piezas.

Fue en la segunda mitad cuando mejor estuvieron los de arriba. La usualmente acertada presión atlética en banda se vio superada por el desequilibrio de Aquino, quien por puro desborde y calidad se merendó a Ansaldi e hizo que los tres puntos estuvieran más cerca de quedarse en casa. El mexicano viene a cubrir el papel que desempeñó con mucho acierto Iago Falqué, desborde y centros para un “nueve” rematador. Llega Manucho por Larrivey para seguir con este tipo de ariete que tan buen resultado dio, Pereira es de un perfil distinto. Además, los destellos de calidad de Alberto Bueno siguen ahí y siempre aparece por las inmediaciones con algún que otro toque de clase.

En la primera prueba de verdad, Paco ha sabido corregir el problema en defensa que tantos quebraderos de cabeza dio en el pasado. Se vio un equipo sólido, bien plantado y con poderío aéreo (el 1,97 de Abdoulaye contribuye a ello). En la faceta goleadora estuvo más acertada la fórmula de delantero finalizador con Manucho que la asociativa de Pereira. La semana que viene podrá jugar Leo Baptistao, que en las quinielas parte como una de las claves de este equipo.

Buen comienzo para el Rayo Vallecano que ha demostrado un equilibrio que el año pasado no llegó hasta el mes de marzo. Aún es pronto para pronunciarse, pero este “rayito” puede ser una de las revelaciones del torneo. Quedan un par de incorporaciones pendientes, el lateral zurdo está algo cojo y la demarcación de Baena también; seguro que Miñambres tiene algo en mente para darle al equipo un nuevo aire. A pesar de todo, los jugadores cambian pero el espíritu del arquitecto hace que la estructura siga siendo la misma.

Iker Baños

Estudiante de Periodismo en la UPV y amante del fútbol. Siente devoción por el fútbol con acento argentino.

También te podría gustar...