El difícil 2016 en Vallecas

Se acaba el 2016, un año complicado para el Rayo Vallecano y sus seguidores. En este período, el equipo de Vallecas ha bajado a la categoría de plata y, por ahora, no ha cumplido con sus expectativas en Segunda División.

El conjunto de Paco Jémez empezó el 2016 tal y como terminó el 2015, sin conocer la victoria y cerca de los puestos de descenso. Pero tras las fiestas navideñas, su fútbol ofensivo vistoso de cara al espectador empezó a surtir efecto y le ayudó a obtener resultados positivos.

Esta buena dinámica se acabó con la derrota ante el FC Barcelona y los de la franja se adentraron en una crisis profunda. Pese a su juego bastante interesante dotado de calidad, la inestabilidad defensiva y los numerosos fallos puntuales dificultaban que el equipo saliese de la zona peligrosa de la clasificación.

Después de numerosas jornadas sin conocer la victoria, los franjirrojos volvieron a encarrilar una racha positiva que los convirtió en el conjunto de la parte baja de la tabla con más posibilidades de seguir en Primera División. Aún así, el empate ante el Málaga y la derrota en Anoeta cambiaron radicalmente su situación, puesto que pasaron a jugárselo todo en la última jornada y ya no dependían de sí mismos.

A pesar de ganar a un Levante ya descendido, el triunfo del Sporting de Gijón ante el Villareal condenó al conjunto madrileño y se efectuó la anunciada tragedia en el humilde barrio de la capital.

Vía lfp.es

Vía lfp.es

Tras el descenso a Segunda División, mientras que Paco Jémez decidió abandonar el banquillo de Vallecas, la mayoría de los jugadores se quedaron con el objetivo de devolver al equipo a la máxima categoría de fútbol de España.

Foto vía lfp.es

Foto vía lfp.es

Con la salida del que fuera su técnico durante cuatro temporadas, la entidad rayista confió en José Ramón Sandoval para comandar de nuevo el ascenso. En su anterior etapa al frente del conjunto vallecano, el entrenador madrileño ya logró subir a los de la franja a Primera División. De este modo, el club decidió encomendarse a él para volver a alcanzar dicho objetivo.

El mal arranque del equipo en el ámbito liguero con un balance de 15 puntos en 13 jornadas, la pronta eliminación en la Copa del Rey y los conflictos en el vestuario propiciaron su destitución a los dos meses de competición y fue reemplazado por Rubén Baraja.

Foto vía marca.com

Foto vía marca.com

El entrenador pucelano tenía que solventar una delicada situación. Se puso al frente de un conjunto recién descendido que debería de estar luchando para regresar a Primera División, pero sin embargo se encontraba cerca de las posiciones que condenan al pozo de Segunda División B. Así, tras varios partidos, el nuevo técnico hizo mejorar las sensaciones en torno a la actuación del equipo y consiguió situarlo en la zona media de la tabla. No obstante, las últimas derrotas ante el Levante y el Real Zaragoza volvieron a traer los fantasmas entre la afición rayista.

Por tanto, tras una temporada para olvidar donde ha reinado la irregularidad y la decepción, todos los vallecanos desean que con este nuevo año su equipo deje atrás las carencias en el juego y empiece a demostrar su grandeza consolidando el ansiado retorno a Primera División.

María M. Riera Bauza

Estudiante de periodismo en la UCM con ganas de ofrecer un periodismo diferente.

También te podría gustar...