CD Lugo 1 – 0 Rayo Vallecano: Local ilusionado, visitante de bajón

El primer tercio de la temporada ha sido muy diferente para el Lugo y para el Rayo Vallecano. Seguramente podría hablarse de papeles cambiados. Puede que pocos contaran con una clasificación tan pobre del conjunto de Vallecas, que navega cerca de los puestos de descenso y ha cambiado de entrenador. La situación contrasta con la del cuadro gallego, que con menos nombre se acomoda en la cuarta plaza y que otea la zona de ascenso.

El Lugo de Luis César Sampedro ha sido hasta ahora un muy buen equipo de fútbol. El primer tiempo fue totalmente suyo contra el Rayo Vallecano. Los albivermellos combinaron con acierto entre líneas y practicaron un fútbol fluido que solía acabar con una apertura a banda. Avisó Pedraza al poco de comenzar, con un disparo que atrapó Gazzaniga. Las internadas lucenses desde los costados hicieron sufrir a los jugadores que ahora entrena Rubén Baraja. El sucesor de José Ramón Sandoval devolvió al once a Trashorras y trató de poblar el centro del campo, pero en esa batalla salieron vencedores Pita y Seoane.

Mientras, Jordi Calavera hizo en la banda derecha su particular homenaje a Cafú. De una de las subidas del lateral llegó la clara ocasión de Campillo, que remató en dirección a gol y se encontró con el cruce de un defensa rayista. El Anxo Carro cantó entonces el primer tanto, pero este no llegaría hasta que Seoane finalizó desde la frontal una acción que comenzó con un córner sacado por Manu. El centrocapista santiagués remató ajustado a la derecha de Gazzaniga y marcó el que sería el único tanto del encuentro.

Los jugadores del Lugo celebran el gol de Seoane Foto vía laliga.es

Los jugadores del Lugo celebran el gol de Seoane
Foto vía laliga.es

El asunto se le empezaba a complicar demasiado a Baraja. Se lesionó Amaya y tuvo que entrar Quini. Y los cambios en defensa originaban nuevas ofensivas de un Lugo que cada vez estaba más cómodo. Gazzaniga apareció para desviar con la punta de los dedos un lanzamiento de Pedraza desde fuera del área e Ignasi Miquel cabeceó fuera por poco un prodigioso centro de Manu. Al descanso, la mejor noticia para el Rayo era el resultado.

Los visitantes intentaron reactivarse con nuevos cambios. A lo largo de la segunda mitad entraron Piti y Miku y Baraja apostó por dos puntas para tratar de superar a la sólida pareja de centrales del Lugo, formada por Ignasi Miquel y Djaló. Las mejores opciones siguieron siendo lucenses. Los de Luis César Sampedro contaron con dos remates de Miquel, en el segundo se lució Gazzaniga, para hacer el segundo y vivir tranquilos el final de la contienda. Como suele ser habitual en el Anxo Carro, la incertidumbre apareció cercano el desenlace. Cada balón parado del Rayo encogía el corazón de los aficionados locales, que vieron como José Juan tuvo que despejar un disparo a la media vuelta del delantero venezolano Miku.

La justa expulsión de Ignasi Miquel por una entrada desmedida sobre Manucho alimentó las suspicacias. El Lugo acabó pidiendo la hora por no matar a un Rayo Vallecano en el que Rubén Baraja tiene mucho trabajo por hacer. Con el pitido final, gran alegría local. La grada del Anxo Carro se entusiasma ante los numerosos y preocupados aficionados rayistas presentes a orillas del Miño.

Ficha técnica:

CD Lugo: José Juan; Calavera, Ignasi Miquel, Djaló, Manu; Pita, Seoane; Iriome (Caballero, m.79), Campillo (Carlos Hernández, m.89), Pedraza (Igor Martínez, m.82); y Joselu.

Rayo Vallecano: Gazzaniga; Galán, Amaya (Quini, m.32), Zé Castro, Rat; Cristaldo (Miku, m.76), Zuculini; Álex Moreno, Trashorras, Mojica (Piti, m.60); y Manucho.

Goles: 1-0, m.25: Seoane.

Árbitro: Gorostegui Fernández-Ortega (Colegio Vasco). Expulsó con roja directa a Ignasi Miquel, del Lugo. Amonestó a Seoane por parte local; a Zé Castro, Quini y Zuculini por el Rayo.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...