Setién vuelve a casa como rival

El próximo sábado, a las 21.30, se vivirá un reencuentro en El Sardinero. En lo deportivo, el partido es trascendental para el Racing. Los de Santander ocupan uno de los cuatro puestos de descenso, pero solo tienen la zona de salvación, que marca Osasuna, a un punto. 32 suma el conjunto cántabro, mismos que Recreativo y Sabadell, y 33 el navarro. Muy comprimida la parte baja de la tabla.

El rival del Racing es el Lugo, tranquilo en la undécima posición con 44 puntos. Mirando, aún de lejos, a la promoción de ascenso. Mucho se tendría que torcer la situación para que los gallegos sufrieran para cumplir su meta inicial: la permanencia.

Dirigiendo al equipo visitante estará Quique Setién, un ídolo en la ciudad amurallada y también en Santander, lugar donde nació hace 57 años. El entrenador del Lugo nunca ha ocultado su sentimiento de cariño hacia el Racing. En el club cántabro desenvolvió la mayor parte de su carrera como futbolista.

Quique Setién fue en su día un técnico centrocampista de hábiles recursos y escaso físico, de hecho le apodaban «El flaco», que llegó a ser convocado por España para disputar el Mundial de México en 1986, aunque no disfrutó de ningún minuto. Compitió doce temporadas, repartidas en dos etapas de ocho y cuatro, en el Racing de Santander. 328 partidos en total y 68 goles marcados. Dejó huella en El Sardinero. Jugó también tres campañas en el Atlético de Madrid, del que salió tras una trifulca con Jesús Gil. Además, pasó por el Logroñés y el Levante antes de retirarse en 1996.

Foto vía todocoleccion.net

Foto vía todocoleccion.net

Pero el que ocupa un hueco especial en el corazón de Setién es el Racing. Su equipo. Sus colores. Su escudo. Y eso que el Lugo ha hecho mucha competencia en los años más recientes. Dicha competencia ha sido alimentada, dicho sea de paso, por los dirigentes que la entidad cántabra ha tenido en la última década, los cuales no han contado nunca con el beneplácito de «El flaco».

Uno de los más controvertidos dueños del Racing fue el empresario ucraniano Dmitry Piterman, conocido por sus extravagancias. Entre estas estaban el decidir alineaciones, tácticas y cambios y ordenar su ejecución a las marionetas que tenía por entrenadores, o utilizar acreditaciones de fotógrafo para sentarse cerca del banquillo en vez de en el palco. A su llegada a Santander, en el curso 2002/2003, Piterman echó a Manolo Preciado y a su director deportivo. Este último era un tal Quique Setién, quien un año antes había sido el técnico capaz de devolver al Racing a Primera.

Manolo Preciado y Quique Setién, juntos en el Racing Foto vía cabeceras.eldiariomontanes.es

Manolo Preciado y Quique Setién, juntos en el Racing como entrenador y director deportivo
Foto vía cabeceras.eldiariomontanes.es

Desde entonces, Setién no ha vuelto a la capital de Cantabria para ocupar un cargo, ni en el campo ni en el banquillo ni en los despachos. Tampoco pudo triunfar como entrenador hasta aterrizar en Lugo en 2009, pues sus etapas en el Poli Ejido, el Logroñés y la selección de Guinea Ecuatorial fueron muy breves.

Es por eso que solo se ha podido enfrentar a «su Racing» cuatro veces, una de ellas en el vigente ejercicio y todas con los rojiblancos. Una victoria, dos empates y una derrota es el balance. El sábado, cuando se medirán por quinta vez, Quique Setién puede dejar muy tocado al equipo de sus amores en caso de que el Lugo logre los tres puntos. El Racing vive desde hace años una situación económica muy delicada. La supervivencia de un club histórico se ha visto amenazada debido a una gestión que siempre ha sido muy criticada por uno de sus más míticos ex futbolistas.

Setién: El Racing está en manos de gente sin escrúpulos que no tiene ni idea de lo qué es el fútbol ni el deporte.

Setién realizó estas duras declaraciones a Onda Cero en 2011, acerca de la manera de llevar el club por parte de Francisco Pernía y su gente, que vendieron el Racing al empresario indio Ali Syed, posteriormente buscado por la Interpol por presunta estafa. Los racinguistas pasaron de Primera a 2ºB en dos temporadas, sin pagar a sus futbolistas y con las deudas ahogándoles. Eso sí, los que son culpables de esto para Setién y la inmensa mayoría de aficionados racinguistas ya están fuera del club. El presidente es actualmente «Tuto» Sañudo, ex jugador y antiguo compañero de vestuario de Quique Setién.

El actual preparador del Lugo siempre se ha mostrado interesado en regresar a Santander para entrenar o simplemente ayudar al Racing. Sin importar la categoría en la que se encuentre. Por el momento, la única colaboración es económica, como accionista. Aunque el sábado no habrá afecto ni corazón. Quique Setién vuelve al Sardinero, pero todavía como rival.

 

 

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...