Sergio Egea ya es historia en el Real Oviedo

El oviedismo despidió esta mañana al entrenador que devolvió la ilusión a la capital del Principado tras más de una década de zozobra. El técnico argentino presentó en la tarde de ayer, por sorpresa, su dimisión y esta misma mañana daba una rueda de prensa en la que, siguiendo la línea que le ha caracterizado en sus 20 meses como entrenador carbayón, se mostró como un hombre de club, minimizando las razones que le llevaron a tomar una decisión inesperada escasas horas después de que una discusión con varios jugadores de la plantilla, recogida por la cámaras de TPA, fuese el detonante que precipitó la ruptura irrevocable entre club y entrenador.

El entrenamiento del pasado lunes en El Requexón no fue una sesión más para el Real Oviedo. Sirvió para sacar a la luz unas desavenencias entre el técnico Sergio Egea y sus ya exjugadores, que pocas personas se podrían imaginar a tenor de la marcha en la Liga del conjunto carbayón. La derrota ante el Real Valladolid del pasado sábado, segunda consecutiva de los azules, hizo aflorar en el primer entrenamiento de la semana unas rencillas que, hasta ese momento, se habían quedado de puertas para dentro. Una acalorada discusión entre Sergio Egea y el lateral José Fernández, en la que Miguel Linares y Dani Bautista también se llevaron su dosis de reprimenda, sirvió para colmar el vaso en el que el argentino había ido acumulando, gota a gota, su paciencia ante una situación que se estaba volviendo insostenible para él. Los hechos se precipitaron y, tras una posterior reunión en la que los integrantes de la plantilla demostraron su falta de apoyo al míster, el de Buenos Aires decidió comunicar su decisión de abandonar el club.

Fue entonces cuando, rápidamente, el máximo accionista de la entidad carbayona, Arturo Elías, decidió comparecer por Periscope ante la afición para aclarar la postura del club ante la salida de Sergio Egea. El empresario mexicano, amigo personal del ya exentrenador del Real Oviedo, aseguró que la renuncia de Egea le causaba «mucha tristeza». Una decisión que había sido tomada «100% por el entrenador» pero que, a su vez, era compartida por los jugadores carbayones que, en una charla con el mandatario mexicano a través de internet, le habían trasladado que era «lo mejor» para el equipo. El máximo accionista del Real Oviedo pidió unión entre afición y jugadores, siendo consciente de que el oviedismo respalda mayoritariamente al técnico argentino y hace responsables del problema a los jugadores y al director deportivo Carmelo del Pozo, que no compartían la forma de entrenar de Sergio Egea.

En la mañana de hoy fue el propio Sergio Egea el que compareció en rueda de prensa para explicar los motivos de su renuncia. Visiblemente emocionado y, a la vez, agradecido tanto al Grupo Carso como la afición del Real Oviedo por lo vivido en sus 20 meses como técnico carbayón, el argentino quiso minimizar al máximo el problema que le llevó a tomar una decisión tan radical como la de dejar el banquillo de un equipo que tiene intactas son opciones de ascender a Primera: «Me voy por desavenencias con algunos chicos en el vestuario» señaló como razón de su marcha para, posteriormente, asegurar que «quizás me excedí ayer con José (Fernández) y Dani (Bautista). Fue una situación embarazosa», en referencia a su discusión al termino de su último entreno como técnico carbayón.

En su trayectoria como entrenador del Real Oviedo, Sergio Egea se ha caracterizado, entre otras cosas, por absorber todo lo que pudiera perjudicar a los jugadores y al club. A pesar de su renuncia motivada por desavenencias con los propios jugadores, el técnico argentino siguió la misma línea en sus palabras de despedida: «Quiero el bien de todos. Si tengo que ser el último de la fila, lo soy. Pensamos que el cuerpo técnico iba a restar. Damos un paso atrás porque creemos que es positivo», recalcó antes de afirmar que: «Del Olmo (el director deportivo) y yo somos gente de códigos y no vamos a decir cosas que perjudiquen al Oviedo», dejando a las claras que prefiere no entrar en el fondo del asunto en beneficio de la estabilidad del club.

El ya exentrenador del Real Oviedo quiso tener un recuerdo para la afición: «Ser del Oviedo es sentir los colores como los sienten ellos. Ellos son la fuerza del club, se lo merecen todo», dijo con la voz entrecortada y al borde de las lágrimas antes de finalizar su intervención. Tras su comparecencia, le esperaba una sorpresa, el club abrió el acceso al estadio para que más de 300 aficionados se pudieran despedir del míster que hizo posible lo que ya parecía imposible, devolver al Real Oviedo al fútbol profesional. Hoy el oviedismo lamenta la salida del club de su mejor entrenador del siglo XXI, como demuestran sus números y su mayor éxito, el ascenso a Segunda. Pero también lamenta la salida del club de una gran persona, que supo ganarse, con su humildad y su saber estar, el cariño de una grada poco habituada a identificarse con sus entrenadores.

https://www.youtube.com/watch?v=v1QWPyN-jEg

A la espera del recambio de Egea

El Real Oviedo espera cerrar en las próximas horas la llegada de un entrenador que, en palabras de Arturo Elías, vendrá con el objetivo ineludible de «ascender». El club ha asegurado que han sido más de 50 los ofrecimientos y que, de ellos, la lista ha quedado reducida a tres entrenadores, sin que haya trascendido ningún nombre. La intención de la entidad carbayona es la de que el nuevo técnico pueda sentarse el próximo sábado en el banquillo en el partido que los azules jugarán ante el Alcorcón. El nuevo inquilino del banquillo carbayón no llegará a tiempo para dirigir mañana el primer entrenamiento de la era post-Egea ya que la plantilla hoy tuvo jornada de descanso, como es habitual los martes. Se encargará de la sesión, a puerta cerrada, David Generelo.

 

También te podría gustar...