Sólo un paso adelante

vía: laliga.es

Osasuna se impuso con claridad el pasado sábado al Almería. Un triunfo contundente que basó en un ataque continuo sobre la meta almeriense y con muchos jugadores sumándose a la ofensiva. El carácter luchador rojillo y una salida en tromba buscando al rival, ahogándole en su propia área y sin darle tiempo a pensar qué hacer con el esférico era una de las señas de identidad de un partido en El Sadar, cualidad que en los últimos años no se ha dado.

El seguidor rojillo está entusiasmado, el entrenador apuesta por la gente de casa y saca pecho de ser el único equipo sin un extranjero en sus filas. Además, Arrasate parece entender la filosofía del club en cuanto al juego: brega, intensidad  y garra. Esto unido a la fiel y pasional afición rojilla hacían un infierno visitar el feudo navarro. Sin embargo, esto no fue así el año pasado y se perdieron unos puntos que impidieron el ascenso, o por lo menos luchar por él en el playoff.

Este paso adelante que se está dando en los partidos como locales, los dos de momento con buenas sensaciones y con 4 de 6 puntos posibles, no ha sido refrendada fuera de casa. En estos encuentros el equipo pamplonés se ha desdibujado con facilidad. Cierto que los dos equipos (derrota por 1-0 en Mallorca y por 2-0 en Granada) están ahora en puestos de ascenso (2º y 6º respectivamente), pero esto no es justificación, ya que Osasuna aspira a poder luchar por esas posiciones y sueña con volver a Primera.

Presentación de Jagoba Arrasate como técnico de Osasuna, junto con el director deportivo Braulio Vázquez

Presentación de Jagoba Arrasate como técnico de Osasuna, junto con el director deportivo Braulio Vázquez

Hoy, los rojillos se enfrentan al Reus, pero en competición copera, con la intención de ganar y volver a ofrecer una buena imagen y la clasificación a sus aficionados. Arrasate y Oier han insistido en este aspecto en sus ruedas de prensa de la semana: ganar para seguir sumando buenas sensaciones y resultados, ver refrendado el trabajo en Tajonar durante los noventa minutos en El Sadar, y volver a enganchar y conectar a los hinchas rojillos. Es un mensaje que podría salir de boca del mismo Martín Monreal, y es que el técnico vizcaíno tiene muy claro cuál es el mensaje y las formas que quiere y añora la afición.

El mensaje y la ideología de juego parecen estar calando entre la plantilla. Hay jugadores de la casa que tienen ese ADN, y otros que también lo tienen aunque apenas lleven unos meses en la disciplina rojilla. Por eso, aunque hoy se antojen rotaciones, parece que veremos un Osasuna similar al que jugó el sábado. Luego la calidad y el gol serán los que cuenten y ejerzan su dictadura sobre el análisis final del partido, pero Arrasate comienza a dar pasos adelante para encauzar el ritmo y fijar una forma reconocible de juego.

La ilusión se expande temerosa entre la afición rojilla, que aún ve monstruos pasados al soñar con un renovado Osasuna. Y esta cautela es la que tiene que reinar en el ambiente de la platilla, ya que aunque clara y contundente, la última victoria no ha sido más que un pequeño paso adelante. Aún queda mucho trabajo por delante y mucha temporada para luchar en cada partido, empezando por el primero que hay en el horizonte.

David Soria

Graduado en Historia y con un Máster en Historia del Arte. Gran aficionado del futbol en general y de los otros 18 en particular. "El balón es mi despacho. Me siento en él y veo cómo trabaja el equipo".

También te podría gustar...