Adiós a la época dorada de Osasuna

Foto vía osasuna.es

Foto vía osasuna.es

Un gol de Miroslav Trzeciak a la salida de un córner ponía el 2-1 frente al Recreativo.  Era el 4 de junio del 2000 y Osasuna ponía rumbo a la máxima categoría. Pocos podrían suponer que los navarros iban a aguantar 14 temporadas consecutivas sin irse de ella, igualando su mejor racha, de 1980 a 1994. Sobre todo, viendo como en el primer año la salvación se consiguió in extremis. Una victoria en Anoeta por 0-1, unida a una derrota del Oviedo, hacía a Osasuna mantenerse en primera. Pero lo que menos esperaban los aficionados era que en esos 14 años iban a vivir los momentos más importantes de la historia del club.

La primera gran hazaña llegó en el año 2005, cuando el 11 de junio los navarros disputaron por primera y única vez la final de la Copa del Rey. El Calderón fue el escenario, y el rival el Real Betis. Los andaluces se adelantaron por medio de Oliveira en el minuto 75. Parecía el tanto definitivo hasta que Aloisi hizo enloquecer a los 25.000 aficionados osasunistas que se dieron cita en el estadio madrileño. Un cabezazo del australiano a centro de Delporte empataba el encuentro en los instantes finales. En la prórroga el sueño se truncó con un gol del bético Dani.

Gol de Aloisi. Final de la Copa del Rey

De la UEFA a la Champions

Aun así,  la clasificación para Champions del Betis le daba derecho a disputar la previa de la UEFA la temporada siguiente. No tuvo una buena participación Osasuna, ya que cayó en esta fase previa frente al Rennes. 3-1 en Francia y 0-0 en la vuelta, disputada en El Sadar. Pero la temporada nos dejó al final un cuarto puesto impresionante. Comenzaron muy bien la campaña los de Javier Aguirre, que hicieron de El Sadar un fortín. Los navarros llegaron incluso a liderar la tabla en algunos momentos de la Liga. Savo Milosevic, Delporte y un joven Raúl García lideraban aquel equipo que se jugó la Champions en el último partido frente al Valencia. Un gol de Milosevic, y otro de David López nada más comenzar la segunda parte, enloquecieron al estadio pamplonés que celebró por todo lo alto la clasificación para la máxima competición continental por primera vez la historia del club.

De Alemania a Sevilla

En el verano de 2006 llegó al banquillo el Cuco Ziganda. Osasuna se jugaba la previa de Champions contra el Hamburgo. La ida en Alemania dejó un resultado para la esperanza, 0-0. En la vuelta, un gol de Cuéllar en la primera mitad hacía soñar a toda Navarra. Pero a falta de un cuarto de hora para el final del partido llegó el gol del Hamburgo  que mandaba a los rojillos a jugar la UEFA.

Osasuna 1 -1 Hamburgo

Fue un palo duro aquella eliminación, aunque lograron reponerse. Osasuna cumplió en la liga y se lo jugó todo a la UEFA. 7.000 rojillos se desplazaron hasta Burdeos para ver cómo su equipo empataba a cero en los dieciseisavos de final. En la vuelta hubo que esperar hasta el último minuto de la prórroga para que Nekounam, de un cabezazo que ya es parte de la historia del club, le diese la clasificación.

Después llegó el Rangers en octavos, y en cuartos el Bayer Leverkusen. En el BayArena, Osasuna, disputó uno de los mejores partidos que se recuerdan. Un 0-3 para la historia, gracias a los goles de Cuéllar, Milosevic y Webó. En semifinales el rival era el Sevilla de Luis Fabiano y Kanouté, por aquel entonces el mejor equipo del mundo. Un 1-0 en El Sadar con un gol de Soldado daba ventaja a los rojos. Pero en la vuelta apareció el mejor Sevilla para llevarse el pase a la final tras vencer 2-0.

Hay también otros encuentros que permanecerán en el recuerdo osasunista, como el 0-3 en el Bernabéu o la remontada al Sevilla tras ir perdiendo 0-2. Tampoco se pueden olvidar las numerosas veces que han caído Madrid y Barça en el feudo pamplonés.

Por último, el descenso

En las últimas campañas Osasuna ha rozado el descenso. Lo iba evitando temporada tras temporada: el gol de Juanfran al Madrid, el gol de Cejudo al Villarreal, el de Puñal al Sevilla, la mano que echó el Mallorca al ganar al Zaragoza…

Gol de Juanfran al Real Madrid

Lo cierto es que los navarros han jugado con fuego y al final se han quemado. Este domingo se certificó la caída al pozo. Esto, unido a la despedida del gran capitán Patxi Puñal, hace que se acabe un ciclo, seguramente el más glorioso de la historia de Osasuna.

Javier Frías

Estudiante de 4º curso de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Natural de Fitero (Navarra), apasionado del fútbol y especialmente de Osasuna.

También te podría gustar...