Numancia 3 – 0 Nàstic: Suicidio grana en Los Pajaritos

Las espectativas de llegar vivos al mercado de invierno comienzan a desvanecerse en Tarragona. Ya ni siquiera Enrique Martín, que llegó con un buen cargamento de optimismo e ilusión, parece creer en la causa. El Nàstic está muerto, la plantilla no da para ganarle a ningún equipo, y esto lo saben tanto en el club, como en el banquillo y en la grada.

El Numancia, por su parte, aprovechó la visita del rival más débil de la categoría para darse un festín, acabar con la mala racha que cuestionaba la continuidad de López-Garai y dar un buen salto en la clasificación poniendo tierra de por medio con el descenso -cinco puntos ya de ventaja frente al Zaragoza, el primer equipo en zona de descenso-.

El Numancia fue superior a su rival de principio a fin, algo que a priori no incomodó al Nàstic, que se encuentra más a gusto sin balón y jugando al pelotazo que tratando de llevar la iniciativa en el juego. Pero el problema del Nàstic es que no sabe hacer ninguna de las dos cosas. No tiene jugadores con la calidad suficiente para dominar los partidos, pero tampoco tiene jugadores con nivel atrás para amarrar resultados.

Los de Enrique Martín aguantaron el tipo durante el primer tiempo, teniendo incluso alguna oportunidad para adelantarse en el marcador. Brugui, en dos ocasiones, dispuso de la oportunidad de adelantar a su equipo en la última jugada de la primera parte, pero la inexperiencia y, quizás, la ansiedad típica de un jugador de su edad le jugó sendas malas pasadas.

Los sorianos, a pesar de dominar el encuentro, no pusieron en excesivos problemas a Becerra, que únicamente tuvo que intervenir en el tramo final de la primera parte tras un gran disparo de Higinio, que aprovechó el enésimo error defensivo de Djetei.

Pero a los diez minutos de la reanudación comenzaría el harakiri grana y pondría en bandeja el triunfo local. En el 56′, Higinio adelantó al Numancia tras un tremendo error de marcaje de Djetei, que permitió al delantero soriano cabecear a placer a bocajarro ante Becerra.

Siete minutos después, Albentosa se marcaría el segundo en propia puerta al hacer caso omiso a la salida de su portero y estrellarse contra él, con la mala suerte de ver cómo el balón se colaba en su portería. Un ejemplo de lo que es este Nàstic: inaptitud y una inadmisible falta de concentración.

La guinda la puso Nacho Sánchez en el 77′ en otro pavoroso error defensivo, esta vez del debutante Salva Ferrer, que despejó horrible y el rechace lo cazó Sánchez en el punto de penalti para volear, más solo que la una, y anotar el definitivo 3-0.

No dio para mucho más el partido. El Numancia dominó el balón y el Nàstic se arrastró por el césped de Los Pajaritos como un caminante más de ‘The Walking Dead’. Los Reyes Magos adelantaron su visita a Soria y, vestidos con la señera tarraconense, dejaron tres goles y tres puntos muy valiosos para el cuadro local.

Aritz López-Garai y su Numancia toman aire con este resultado, dejando al Nàstic hundido en el pozo de la clasifiación, con 10 puntos, a seis de la salvación y sin la más mínima opción de reacción.

También te podría gustar...