Reus 1 – 1 Nàstic: Empate entre mediocres

Jugadores de Reus y Nàstic se enzarzan tras una polémica jugada

Reus y Nàstic empataron 1-1 en el esperado derbi que se disputó esta tarde, un encuentro feo y embarullado que sólo el Reus, a ratos, supo desatascar y cuyo único atractivo era la rivalidad entre clubes.

El Reus hace lo que puede, con lo que tiene, mientras que el Nàstic desperdicia una buena plantilla -con sus limitaciones- con un entrenador muy conservador que prioriza no perder a ir a buscar las victorias.

Como es lógico, comenzó dominando el Reus, aupado por su afición -que no logró llenar el Municipal-. El dominio, pero, era insulso. Los locales practicaban el «juego parabrisas» mientras el Nàstic esperaba en su campo para salir al contragolpe.

Los primeros instantes fueron probablemente los mejores de todo el encuentro. En el 4′ Luis Suárez a punto estuvo de robarle la cartera a Edgar Badia y un minuto después Uche dispuso de la primera oportunidad clara del partido, mandando el balón fuera cuando encaraba -medio trastabillado, eso sí- a Edgar Badia.

La réplica del Reus no tardó en llegar. Fue en el 7′, cuando Moore remató a bocajarro de cabeza y Isaac Becerra demostró por qué le ha ganado la titularidad a Bernabé Barragán con un paradón espectacular.

A pesar de que el balón lo tenía el Reus, el Nàstic estaba muy cómodo en el césped. Las transiciones defensa-ataque tras robo de balón eran rápidas y tanto Coris como Morente creaban peligro por las bandas.

Entre los habituales insultos de la hinchada local hacia su eterno rival -que tuvieron que ser repelidas en numerosas ocasiones por la megafonía- llegó el primer gol del derbi. El Nàstic se adelantó en el marcador con un soberbio cabezazo de Albentosa a la salida de un córner perfectamente botado por Javi Márquez. El valenciano le ganó la partida a su par y colocó el balón en el segundo palo, lejos del alcance de Badia.

El partido se ponía muy favorable para los intereses del Nàstic. El Reus, con una plantilla con muy poco arsenal, apenas creaba peligro y con el gol en contra debía arriesgar todavía más, con lo que los granas podían sentenciar a la contra en cualquier momento.

El gol noqueó al Reus, que incluso perdió la posesión del balón. Vimos, entonces, los mejores minutos del Nàstic desde la primera parte ante el Tenerife, con un equipo bien situado en el césped, moviendo bien y rápido el balón y presionando muy arriba sin balón.

En pleno huracán grana, Tete Morente -que hizo una buena primera mitad- estuvo a punto de anotar el 0-2 en el 38′ con un disparo desde la frontal del área que Badia se sacó de encima como pudo.

El Reus, absolutamente desquiciado, aprovechaba cualquier falta en el centro del campo para colgar un balón a la olla -era la única manera que veían de acercarse a la portería del Nàstic-. Y en una de ellas casi suena la campana. Fue en el 41′, cuando un balón colgado desde Cambrils se enredó entre una multitud de jugadores y tuvo que salir Becerra a blocar, en otra extraordinaria intervención del portero del Nàstic.

Precisamente en esa acción se produjo la jugada más polémica del partido, cuando Becerra, con el balón en las manos, sufrió una agresión de libro de Linares, que le propinó una patada sin el balón en juego y que debió ser expulsado. El árbitro, sin embargo, no se atrevió a mostrarle la roja al delantero del Reus y le mostró amarilla, y de paso otra a Fali, por protestar.

Esos últimos cinco minutos del primer tiempo fueron muy calientes, con la afición local encendida fruto de la frustración. Protestas, entradas a destiempo… El Reus intentó jugar «al otro fútbol»: calentar al partido para sacar a un ordenado Nàstic del partido.

Con el partido al rojo vivo el árbitró señaló el túnel de los vestuarios. Gordillo le estaba ganando a Bartolo el «partido táctico» de forma clara.

Poca ambición grana

Al Nàstic de Gordillo le vale el 1-0 (o en el caso de hoy, el 0-1). Y el precio que se suele pagar la nula ambición cuando vas ganando es que te empatan. Y eso es exactamente lo que sucedió en el segundo tiempo.

A los cinco minutos de juego, un extraordinario pase de Planas dejó solo a Linares, en un error de marcaje clamoroso de Albentosa y Cadamuro, y anotó el gol del empate para los suyos.

En cinco minutos, el Nàstic había pasado de tener el partido totalmente controlado a temer incluso caer de nuevo ante el Reus. Pero esta vez el Nàstic sí reaccionó ante el gol en contra, con más corazón que juego, eso sí.

En el 57′ Uche tuvo un mano a mano con Badia que desbarató Villanueva al cruce, cometiendo un posible penalti que el árbitro, en cualquier caso, no pitó. Tres minutos después, Luis Suárez lo intentó desde muy lejos mediante un fuerte disparo que se fue muy alto.

A partir de entonces el partido se embarcó en un carrusel de cambios entre ambos conjuntos que privaron a ambas aficiones de 15 minutos de fútbol.

Los últimos minutos fueron para el Reus, que ante la pasividad y el conformismo del Nàstic se fue a por la victoria. Pero se fue como aquel que va a cruzar el desierto con un botellín de agua: con muchas ganas pero con pocos recursos.

Aún así Linares pudo anotar el 2-1 en el 77′ en una ocasión clarísima que el delantero maño mandó a las nubes cuando se había quedado solo ante Becerra. En el 82′ Moore dispuso de una similar -aunque no tan clara- ocasión.

Pero más allá de estos dos arreones, los últimos minutos del partido se limitaron a un Nàstic que firmaba el empate y a un Reus que dominaba el balón, pero que carecía de talento ofensivo para llevarse el partido. La afición local, desesperada con la situación, la pagó con los jugadores y la afición del Nàstic con nuevos descalificativos que tuvieron que ser apaciguados por la megafonía y que podrían acarrear alguna sanción para el Reus.

El empate deja al Reus en decimoprimera posición con 8 puntos y al Nàstic en decimoctava con 5, un punto que le permite salir, al menos esta jornada, de los puestos de descenso.

Ambos equipos disputarán la séptima jornada el próximo domingo 30 de septiembre. El Reus lo hará a partir de las 18:00h en Almería, mientras que el Nàstic recibirá en el Nou Estadi al Deportivo de la Coruña a partir de las 20:30h.

Ficha técnica

Reus: Badia, Moore, Herrera, Villanueva, Catena, Herrera, Planas (Arjona, 67′), Ledes, Juan Domínguez (Bastos, 79′), Ortiz, Carbia (Enri, 85′) y Linares.

Nàstic: Becerra, Iván López, Albentosa, Cadamuro, Abraham, Fali, Javi Márquez (Rocha, 62′), Sebas Coris (Omar Perdomo, 82′), Tete Morente, Luis Suárez (Barreiro, 65′) y Uche.

Goles: 0-1 Albentosa (19′), 1-1 Linares (50′).

Árbitro: De La Fuente Ramos (Colegio Castellano-Leonés). Amonestó a Linares (42′) y Villanueva (54′) por parte local y a Tete Morente (39′), Fali (41′), Barreiro (84′) y Cadamuro (90+1) por parte visitante.

Incidencias: Unos 4.000 espectadores en el Municipal de Reus. Sin altercados graves entre aficiones.

También te podría gustar...