La reconstrucción del Nàstic

Sergi Parés liderará el proyecto de regreso a Segunda. Imagen: gimnasticdetarragona.cat

Pasadas unas semanas del descenso del Nàstic a Segunda B, podemos analizar en frío el futuro más inmediato del Nàstic de Tarragona. Es innegable que el descenso de categoría, además de ser la crónica de una muerte más que anunciada, es un absoluto fracaso para el conjunto presidido por Josep Maria Andreu.

Han rodado todas las cabezas excepto la del principal responsable del conjunto de despropósitos que ha encadenado el Nàstic año tras año tras el frustrado ascenso a Primera en 2016: la del presidente, junto a su Consejo de Administración, quienes se han negado a presentar su dimisión tras la indefendible gestión deportiva que ha frustrado el asalto a Primera en un futuro inmediato.

Arnal Llibert era un fracaso cantado desde que se le presentó. Un equipo profesional que pretende ascender a Primera División no puede ser liderado por un director deportivo sin experiencia en el puesto. Aunque en el Nàstic siempre hubo la mala costumbre de que todas las decisiones de los directores deportivos debían ser ratificadas por el Consejo de Administración. Con Rodri y Viqueira ya hubo problemas, ya que nadie sabía exactamente quien mandaba en la parcela deportiva.

También se cargaron a Enrique Martín, posiblemente el que menos culpa tuvo en esta desastrosa temporada. Cierto es que los números no avalaron su trabajo, pero también lo es que sólo con él en el banquillo se llegó a ver a un Nàstic competitivo, aunque ya con demasiada desventaja en la clasificación. El cese de Gordillo -que jamás debió empezar la temporada- llegó tarde, pero es que además la plantilla que Llibert confeccionó, con el beneplácito de la directiva, no daba ni para llegar con opciones al mercado de invierno, donde se realizaron algunas incorporaciones interesantes pero muy lejos de las necesarias para pelear la permanencia.

Un paso atrás para dar dos hacia adelante

El descenso de categoría se produce, gracias a Dios, con deuda 0, lo que permitirá, si se realiza una buena campaña de abonados y se reajusta el club a la nueva categoría -a todos los niveles-, no pasar excesivos apuros económicos y disponer de uno de los presupuestos más altos de la categoría.

Desde el club se vende que lo que se quiere hacer ahora es construir un proyecto desde 0. Es decir, aprovechar el paso atrás para sentar unas bases y construir un proyecto sólido que tenga continuidad en Segunda A y pelear, a medio plazo, por subir a Primera. Se vende, también, que no matarán el proyecto aunque no se ascienda esta temporada. Suena todo precioso, pero habrá que ver qué hacen cuando -Dios no lo quiera- el Nàstic no esté arriba de la clasificación y el Nou Estadi empiece a exigir explicaciones.

Los elegidos para esta reconstrucción al más puro estilo NBA son Sergi Parés y Xavi Bartolo -una exclusiva, por cierto, de Los Otros 18 hace ya varios meses-. Muy pocos serán los integrantes de la plantilla actual que seguirán el año que viene, fundamentalmente por temas económicos -los salarios que se pagan en Segunda son inasumibles en Segunda B-. Por tanto, dependerá de las ofertas que dispongan los jugadores y/o de la voluntad de rebajar sus emolumentos.

Tampoco Parés es que esté por la labor de contar con muchos de los integrantes de la actual plantilla. Como gran conocedor del fútbol semiprofesional catalán, confeccionará una plantilla basada en jóvenes jugadores locales y la perfilará con veteranos contrastados en la categoría. Especial peso tendrán algunos canteranos del Nàstic que ya han debutado este año -sobretodo en las últimas jornadas- y jugadores rescatados del Reus B -club que, si no hay cambios sustanciales, desaparecerá en los próximos días-.

El capitán Abraham es uno de los que tiene más opciones de seguir -ya se encuentra en negociaciones para renovar su contrato-. También se cuenta con Fali, aunque éste probablemente abonará su cláusula de rescisión para jugar en el Cádiz, club al que se ha ido cedido en esta recta final de liga y que cuenta con él para la próxima temporada. Otro que podría seguir es Becerra, aunque todo dependerá de si le llegan ofertas de Segunda. Barragán desembarcará con total seguridad en algún club de la categoría de plata.

Pol Valentín es uno de los que seguirán, adueñándose, por fin, de la banda derecha grana. Roger Figueras, Salva, De Nova, Viti y Brugui también parece que tendrán hueco en la primera plantilla del Nàstic 2019-20. Palanca, ya en el ocaso de su carrera y sin opciones de aspirar a nada mejor, también renovará. Todos los demás, tanto si están con contrato en vigor como si no, no seguirán.

El tándem Parés-Bartolo

Si Sergi Parés tratará de poner un poco de cordura en los despachos del Nàstic, Xavi Bartolo lo hará desde el césped. El ex-técnico del Reus, que con muy pocos medios iba camino de obrar un auténtico milagro, llega con experiencia tanto en Segunda como en Segunda B, todo un lujo para un equipo de Segunda B. Su apuesta por el fútbol ofensivo y asociativo ilusiona en Tarragona, aunque todavía no se ha visto en una situación de presión y exigencia como la que vivirá en el Nou Estadi.

Pase lo que pase -y digan lo que digan- todo lo que no sea estar en los playoffs de ascenso a Segunda será un fracaso para el Nàstic. La diferencia, respecto a la última vez, es que un fracaso no comprometerá económicamente al Nàstic. Pero tanto la afición como los medios de comunicación exigirán que el equipo sea competitivo. Luego los playoffs son otro mundo, donde una mala tarde o un atraco como el de Llagostera pueden frustrar el trabajo de todo un año. Así de dura es la Segunda B, pero es lo que hay. Y lo sabemos todos. De ahí lo importante de ser campeón de grupo -dispones de dos oportunidades para en los playoffs-.

Los Otros 18 Nàstic, un paréntesis de -esperemos- un año

Los Otros 18 no cubrirá al Nàstic de Tarragona la próxima temporada -al menos de forma exclusiva-. Seguir a un equipo en la división de bronce implica viajar cada 15 días, pues como norma general los partidos no se televisan, y nosotros, que somos un medio humilde -y orgullosos de ello- no nos lo podemos permitir.

Por parte de un servidor, ha sido todo un placer contar durante estos años la andadura del Nàstic en Segunda División. Les mando a todos los lectores de Los Otros 18 un cordial saludo, en especial a los aficionados del Nàstic. ¡Nos vemos en el Nou Estadi! Tornarem!

También te podría gustar...