Gimnàstic de Tarragona 0 – 2 CA Osasuna: El Nàstic se dispara en el pie y da esperanzas a Osasuna

Los jugadores de Osasuna celebran el tanto de Xisco.

Osasuna conquista el Nou Estadi, certificando su buen recorrido fuera de El Sadar esta campaña, con una victoria en la que los errores locales decantaron el choque del lado navarro. El Nástic confirma también su mala dinámica en casa, y ve cómo se escapan tres puntos claves para tener un final de temporada más tranquilo.

El Nàstic, consciente de que sus rivales directos habían pinchado y podía tener media salvación en el bolsillo, salió mucho mejor que su rival. Los tarraconenses fueron los primeros que se acercaron al área rival, con un lanzamiento de falta de Matilla envenenado que sacó Sergio Herrera y un gol bien anulado al salir el balón por la línea de fondo antes de besar las mallas.

La intensidad con la que jugaban los locales se fue diluyendo y a los diez minutos de encuentro, se pudieron ver las primeras jugadas en campo rival. Los Diego Martínez despertaron y el juego se volvió tosco y con muchas interrupciones.

Con el paso de los minutos, Osasuna intentaba crear peligro, pero los jugadores se mostraban imprecisos a la hora de conectar con Xisco y Quique. Osasuna intentaba armar posesiones largas y acercarse con cada vez más peligro al área. Al mismo tiempo, el Nàstic, consciente de que los ataques de Osasuna eran más contundentes, intentaba sacudirse el dominio con ataques y jugadas a balón parado que no inquietaban a Sergio Herrera.

De repente, gol

Hacia la media hora de juego, Osasuna se ha adelantado en el marcador con la ayuda inestimable de los defensas del Nàstic. Centro de Quique desde la banda izquierda que no son capaces de despejar ni Cesar Arzo y Javi Jímenez. El balón le llega al segundo palo a Rober Ibáñez, que está solo frente a Dimitrievski. El jugador cedido por el Getafe controla el balón y fusila al meta local, que no puede desviar el balón. Primer tiro de Osasuna, primer gol.

El gol espoleó a Osasuna y los navarros intentaban marcar el segundo con jugadas muy elaboradas, aunque se volvía al problema previo al gol, no se lograba conectar con la punta de ataque. A base de garra, los granas intentaban reaccionar, pero volvían a la dinámica previa.

El juego volvió a calmarse cuando se vió el gol tonto de la jornada. Jugada de Osasuna que el asistente por fuera de juego y todo el mundo se que da parado, aunque el árbitro la valida. Xisco, de espaldas a la portería, tira un taconazo y el balón entra en la portería. Ante la incredulidad de todo el mundo, el gol es válido y Osasuna dobla su ventaja.

La primera parte se acababa con un Osasuna que iba ganando por más demérito del Nástic que por su propio juego y una afición del Nàstic enfadada con el árbitro por la polémica del segundo gol.

Intercambio de golpes

Al arranque del segundo acto, Osasuna volvía a acercarse con peligro al área grana, aunque Quique no llegó por centímetros al centro de Rober Ibáñez. El Nàstic, por su parte, la tuvo con un cabezazo de Omar Perdomo a quemarropa que tira arriba. Los de Tajonar también tuvieron la suya para meter el tercero, aunque el cabezazo de Aridane se marchó ligeramente alto.

Las áreas, sin peligro

Mientras el encuentro llegaba a la hora de juego, el juego se fue diluyendo y Osasuna controlaba el partido, sin crear demasiado peligro, evitando que el Nàstic llegara a la meta de Herrera. Los tarraconenses intentaban tirar en cada aproximación, aunque los tímidos tiros se topaban o con la defensa o se marchaban muy desviados.

Los de Nano Rivas, sabedores de que necesitaban marcar por lo menos un gol para meterse en el partido, comenzaron a tomar la alternativa, aunque todos los tiros eran inofensivos.

Los locales comenzaron a mostrarse más efectivos a partir del último cuarto de hora y tuvieron alguna ocasión buena para acortar distancias, como el tiro de Omar Perdomo que se marchó fuera tras una salida en falso de Sergio Herrera.

El partido fue muriendo y Osasuna se mostraba muy serio en labores defensivas, rechazando cualquier acción ofensiva del Nàstic. Incluso, los rojillos tuvieron el tercero en las botas de Lucas Torró, con un disparo que rebotó en la base del palo.

Así pues, los rojillos mantienen viva una jornada más la esperanza de llegar a disputar los «play-off» de ascenso a Primera. Mientras tanto, los granas se quedan con 43 puntos, perdiendo una oportunidad de oro para sellar media permanencia y le tocará sufrir para seguir en el fútbol profesional.

Ficha técnica:

Nàstic de Tarragona: Dimitrievski; Kakabadze, Xavi Molina, Arzo, Javi Jiménez; Tete Morente (Omar, min. 46), Matilla, Gaztañaga, Abrahám (Maikel Mesa, min. 68); Bareiro y Uche. (Dongou min. 76)

CA Osasuna: Sergio Herrera; Rober (Coris, min. 76), Miguel Flaño, Oier, Aridane, Lillo; Lucas Torró, Roberto Torres (Arzura, min.65), Borja Lasso; Xisco (David, min. 88) y Quique.

Goles: 0-1, Rober Ibáñez (min.30); 0-2, Xisco (min.43).

Árbitro: Guillermo Cuadra Fernández (comité balear). Mostró cartulina amarilla a Javi Jiménez (min.37), César Arzo (min.60), por parte local; y a Lillo (min.19), Sebas Coris (min.81), por parte visitante.

Incidencias: Encuentro de la 38a jornada de la Segunda División, disputado en el Nou Estadi de Tarragona ante 5.678 espectadores.

Jon Larratxea

Estudiante de Periodismo en la UPV/EHU. Contando las horas para volver al quiosco de la Plaza del Castillo. IG: @jon99larratxea

También te podría gustar...