Cádiz 1 – 1 Nàstic: Insuficiente reparto de puntos

Cádiz y Nàstic empataron en un disputado encuentro

Cádiz y Nàstic rematan la octava jornada de liga con las mismas dudas y los mismos problemas con los que la iniciaron. El Cádiz sigue sin encontrar la solvencia y el juego colectivo que les llevaron a las puertas del playoff la temporada pasada, mientras que el Nàstic sigue acusando su plaga de lesiones -ayer sumaron diez- en su ya de por sí justa plantilla.

Los locales salieron mejor al césped del Nuevo Carranza. Los gaditanos encontraron huecos por el centro y por las bandas, con Aketxe, Álex y Vallejo que parecían relámpagos. En medio de la tormenta amarilla, el Nàstic, sin tiempo casi ni de colocarse en el campo tras el pitido inicial, achicaba agua como buenamente podía. En medio del empuje local, en el 2′, Luis Suárez estuvo a punto de robarle la cartera al portero del Cádiz en un balón dividido.

A los cinco minutos el árbitro anuló por fuera de juego un golazo estratosférico de Lekic, que le había clavado a Becerra una preciosa vaselina desde más de treinta metros. Siete después, en el 12′, Ais Reig anuló por el mismo motivo un gol legal a Luis Suárez, que se había quedado solo y definió con maestría -¡ay el VAR!-.

Apenas pasaron dos minutos, con el Nàstic tocado por el gol anulado, cuando otra decisión arbitral propinaría a los tarraconenses una puñalada casi mortal. Esta vez fue en área contraria, donde Djetei cometió un penalti tan absurdo como dudoso, que Álex se encargó de transformar para los locales. El Carranza enloquecía y el Nàstic veía como el juez de la contienda parecía tenerla tomada con él, otra vez.

El Cádiz, que por intensidad y ocasiones merecía ir ganando, dio un paso atrás tras el gol, seguramente provocado por la ansiedad y la inseguridad que la clasificación impone a los de abajo. El Nàstic, acostumbrado ya a jugar en estas situaciones, dio un paso adelante y, poco a poco, comenzó a tener más posesión de balón. Uche trataba de trenzar jugadas entre líneas, conectando con Rocha -una vez más, el encargado de la construcción- y buscando la velocidad de Luis Suárez.

El colombiano, que pelea y presiona como nadie, encontró premio en el 33′, cuando le metieron un buen balón dentro del área que el cafetero resolvió a lo Diego Tristán. Con una clase inaudita, Suárez recortó dentro del área, sentó a su marcador en una baldosa y cruzó el balón a la salida de Cifuentes para empatar el partido.

No es que el Nàstic hubiese merecido el empate, pero el gol hacía justicia a las dos decisiones arbitrales que le hacían ir por detrás en el marcador. El gol del empate le sentó como una patada en el estómago al Cádiz. El Carranza comenzaba con el run-run y se empezaban a escuchar los primeros silbidos. El Nàstic, por su parte, se hizo dueño y señor del balón y apretó durante los últimos minutos de la primera parte buscando el segundo.

Pero fue el Cádiz el que a punto estuvo de irse al descanso ganando. Álex -junto a Aketxe, el mejor de su equipo- se internó dentro del área en un contragolpe y, cuando se disponía a batir a Becerra, mandó el balón inexplicablemente fuera. Así se llegó al descanso, en un primer tiempo en el que pasó lo más importante del partido.

Segunda parte grana

El Nàstic fue el claro dominador del partido en la segunda parte. Si bien es cierto que los granas no dispusieron de demasiadas ocasiones de gol, los de Gordillo mantuvieron en su haber la posesión del balón y desarbolaron a un Cádiz que sin balón le cuesta mucho.

La primera de la segunda parte fue para Sebas Coris, que en el 48′ disparó muy blando a las manos de Cifuentes. Cuatro minutos más tarde lo intentaría Tete Morente desde la otra banda, con un buen desborde que finalizó desde la frontal del área con un disparo alto. Cinco minutos después lo intentaría Luis Suárez, con un remate acrobático que se marchó también alto.

Tras el aluvión inicial, los granas se vieron con opciones de llevarse los tres puntos. Cervera lo vio claro e introdujo a Salvi y a Jairo, en un doble cambio en el 58′ que no gustó nada en el Carranza -posiblemente por la retirada de Vallejo, que no había hecho mal partido-. Uno de los hombres de refresco del Cádiz, Jairo, tuvo la primera gran ocasión de la segunda parte para los suyos al minuto de entrar, con un disparo desde el flanco izquierdo que obligó a Becerra a realizar una buena intervención.

El partido entró en el habitual carrusel de cambios que cortó totalmente el ritmo a los visitantes. En el 68′ tuvo que retirarse Luis Suárez, el mejor de su equipo con diferencia, acalambrado por el esfuerzo. Le sustituyó el capitán Manu Barreiro. En el 86′ debutó el canterano Salva, que sustituyó a su compañero del filial Roger Figueras, que fue titular en el lateral derecho por la ausencia de Iván López.

Pero a pesar de llegar ambos equipos muy cansados al final, Uche tendría una de las más claras del partido en la última jugada, en el 93′. El nigeriano se encontró con un balón interior y, tras dejar atrás a su defensor y encarando ya a Cifuentes, cruzó demasiado el balón perdonando una de las que él no suele perdonar.

Acabó, pues, el partido con un justo empate en el marcador. El Cádiz fue superior en el primer tiempo y el Nàstic en el segundo, pero el reparto de puntos no contenta a nadie. Los locales suman siete puntos, a tan sólo uno de la zona de descenso, mientras que los visitantes suman seis y seguirán en el fondo de la tabla, aunque esta jornada no como colistas -adelantan a Córdoba y Extremadura-.

El Nàstic, por aquello de jugar fuera de casa y por reducir en un punto la distancia respecto a la permanencia, es tal vez el que puede irse más contento a casa, pero con la amarga sensación de haber dejado escapar dos puntos.

Los granas deberán hacerse fuertes en el Nou Estadi si quieren tener opciones de salvarse, mientras que en Cádiz peligra Álvaro Cervera, que tras cuatro años siendo el ídolo local vive sus momentos más complicados en el banquillo del Carranza.

Ficha técnica

Cádiz: Cifuentes, Rober, Ramos, Kecojevic, Matos, Álex, José Mari, Agra (Salvi, 58′), Aketxe (Barco, 67′), Vallejo (Jairo, 58′) y Lekic.

Nàstic: Becerra, Roger (Salva, 86′), Djetei, Cadamuro, Abraham, Fali, Rocha, Coris (Omar, 79′), Tete, Uche y Luis Suárez (Barreiro, 68′).

Goles: 1-0 Álex (p.) (14′), 1-1 Luis Suárez (33′).

Árbitro: Ais Reig (Colegio Valenciano). Amonestó a Salvi (68′) y Álex (89′) por parte local y a Djetei (15′), Roger (22′), Uche (41′) y Omar (90+1′) por parte visitante. Gol mal anulado al Nàstic en el 12′ y penalti dudoso en el 14′, mala acuación.

Incidencias: Media entrada en el Carranza, que terminó silbando a sus jugadores sin incidencias mayores.

También te podría gustar...