El Barça fuerza la suspensión del Nàstic – Barça «B»

El partido que debía enfrentar hoy a las 20:30 entre el Nàstic de Tarragona y al Barcelona «B» ha sido finalmente suspendido. Así lo ha confirmado hace unos minutos el presidente del Nàstic, Josep Maria Andreu. Tras muchos minutos de incertidumbre por saber si se abriría el acceso al público o si el partido se jugaría a puerta cerrada -tal y como ocurrió con el Barcelona – Las Palmas-, finalmente ambos conjuntos han acordado suspender el partido.

La versión oficial es que no había unidades de Mossos d’Esquadra para garantizar la seguridad de los aficionados. Podemos asegurar que esta afirmación es completamente falsa. Minutos antes de la hora de inicio del partido todos los aficionados y periodistas que estábamos allí pudimos ver como al menos 6 unidades móviles de Mossos d’Esquadra abandonaban el estadio. Fuentes cercanas al club grana nos aseguran, off the record, que habría sido el FC Barcelona el que habría forzado la suspensión del encuentro, tal y como habían intentado hacer con el partido del primer equipo. Ante la negativa del Nàstic a suspender el partido, los barceloneses pusieron sobre la mesa la misma fórmula empleada con el Barça – Las Palmas: la celebración del partido a puerta cerrada.

Una llamada del FC Barcelona a un mando de los Mossos precipitó la suspensión

Al parecer la directiva azulgrana habría realizado una llamada a un mando de los Mossos, presumiblemente el delegado en Tarragona de la policía autonómica, para pedirles que no se presentaran en el Nou Estadi y forzar así la suspensión del partido. Minutos después se pudo observar cómo múltiples unidades de la Guàrdia Urbana de Tarragona y de los Mossos d’Esquadra, que ya se encontraban en el Nou Estadiabandonaban el estadio.

Ante esta situación los delegados de Liga informaron a ambos clubes que sin una dotación mínima de Antidisturbios no se podía celebrar el encuentro, al menos a puerta abierta, y que dejaban en las manos de los clubes si se jugaba a puerta cerrada o se suspendía definitivamente el partido. La posición del FC Barcelona fue desde el primer momento la de no jugar. Quedaba pues en manos del Nàstic la decisión de jugar a puerta cerrada o suspender el partido. Finalmente el club grana optó por esta segunda opción.

Miles de aficionados indignados en los alrededores del Nou Estadi

La frustración se hacía patente entre los aficionados del Nàstic. No se anunció la suspensión del partido hasta diez minutos antes de la hora prevista, provocando un colapso absimal en los accesos al Nou Estadi, que ya de por si son conflictivos en los días de partido. Comportamiento ejemplar, eso sí, de la afición tarraconense. A pesar de haber múltiples banderas de España y «esteladas» no se produjo ningún incidente.

El partido queda aplazado de forma indefinida, ya que todavía no se ha planteado una fecha alternativa. Todo indica que no será durante la próxima semana, debido a la situación política en Cataluña en la que se esperan fuertes disturbios de orden público en los próximos días.

También te podría gustar...