31 de enero de 2012: la gesta irrepetible del Mirandés

Foto vía vavel.com

2012. El año de una gesta irrepetible. Se cumplen siete años de uno de los mayores logros vividos sobre un campo de fútbol en los tiempos modernos. Un modesto club que por aquel entonces militaba en Segunda División B, dio a conocer su nombre por los campos de toda España hasta alcanzar unas históricas semifinales: Club Deportivo Mirandés. El 7 de febrero de 2012, tras el pitido final del partido de vuelta, el mundo del fútbol no pudo ocultar su profunda admiración por una gesta increíble.

A principios de la temporada 2011-12 pocos serían los aficionados al fútbol que conocerían el nombre del club de la ciudad burgalesa de Miranda de Ebro. Tal vez hasta desconocerían la división en la que jugaba. Poco a poco este club, a base de proezas, fue metiendo su nombre en la historia de la llamada ‘competición del KO’ español.

El 7 de septiembre de 2011, cinco meses antes de llegar al final, comenzó su particular torneo en los partidos a ronda única de la Copa (ojalá así toda la competición). Su primer rival fue la Balompédica Linense, y tocaba recibirlos en Anduva, por aquel entonces, todavía con las gradas antiguas y donde se veía el fútbol de pie. Un contundente 3-1, con los goleadores Barahona, Lambarri y Pablo Infante daba el pase a la siguiente ronda.

En 1/32 de final, otra vez Anduva fue escenario del encuentro a partido único. Otra vez, resultado favorable de 3-1, con goleadores como Iván Agustín, el capitán, y Alain Arroyo. El CD Mirandés estaría en el bombo para enfrentarse a los Primera. En 1/16 de final, ya con el doble partido, llegó y tocó contra el Villareal CF.

Un Villarreal que venía de estar en plazas europeas se plantó en Anduva en el partido de ida. De aquel equipo amarillo todavía queda, sobre todo la defensa, con Musacchio, Mario Gaspar o Bruno Soriano. Contra todo pronóstico, un gol de Alain Arroyo empató el encuentro a uno, lo que hacía que todo se decidiera, una semana después, en El Madrigal (renombrado hace apenas unas semanas en Estadio de la Cerámica). El nombre y el dorsal 14 rojillo, Pablo Infante, dio la victoria por 0 a 2 gracias a su doblete, y el Mirandés eliminó a un gran equipo como el Villareal, que acabó descendiendo a final de temporada. El club burgalés pasó de ronda, realizando así la sorpresa mayúscula de la ronda copera.

En enero, mes de la Copa por excelencia, evitó un enfrentamiento contra un ‘grande’, pero volvió a deparar un Primera: el Racing de Santander. La eliminatoria de octavos comenzó en Anduva, y el club local se llevó un valioso 2-0. Martins y Pablo Infante fueron los goleadores. Una semana después, un 1-1 fue el resultado final en El Sardinero permitió al Mirandés seguir adelante, dejando en el camino a otro Primera. De nuevo, Pablo Infante fue el goleador. ¡A cuartos!

Los cuartos de final depararon un Espanyol-Mirandes, siendo la ida en Cornellá-El Prat, para que se decidiera todo en Anduva. Mientras Real Madrid y Barcelona se enfrentaban acaparando todos los titulares de los principales diarios deportivos, el club rojillo consiguió un valioso resultado en la ida, a pesar de salir derrotado por 3 a 2, con la anécdota de Pablo Infante saliendo a todo correr de Barcelona para llegar a trabajar al día siguiente a su lugar habitual.

Una semana después, con Anduva a reventar, el Mirandés tenía la difícil misión de remontar la eliminatoria. Se adelantó el Espanyol, obra de Rui Fonte en el minuto 46’. Varios minutos después, el goleador Infante puso el empate en el marcador de un disparo lejano que despistó a Casilla tras pegar en un defensa. Un gol valía al club rojillo para conseguir algo histórico. En el mal denominado ‘Noventayramos’, cuando el partido agonizaba y Nauzet (portero actual de Osasuna) subía a rematar a la desesperada, César Caneda marcó de cabeza el 2 a 1 que valió para pasar a semifinales. ¡El CD Mirandés acababa de hacer historia!

El delirio se apoderó de Anduva, y España entera saltó con el gol de Caneda. Un Segunda B se plantó en semifinales eliminando a tres Primeras y superando cinco eliminatorias. En semifinales el sorteo deparó un Rey de Copas como el Athletic Club de Bilbao. La ida, disputada el 31 de enero de 2012, dejó un resultado favorable para los rojiblancos, con un 1 a 2, doblete de Llorente. En el minuto 91, Lambarri (ahora en el Balmaseda CF de Tercera División) anotó un gol que daba esperanzas a un Mirandés guerrero. Todo quedó para San Mamés.

En el estadio rojiblanco, el Athletic no tuvo rival. El club rojillo murió en la orilla de una forma muy digna. El resultado final de 6 a 2 clasificó a los rojiblancos para una final de Copa tres años después. El CD Mirandés escribió con letras de oro su increíble gesta, que tras pasar cinco años sigue sonando con fuerza por el coqueto Anduva. El equipo se dio a conocer aquella noche del 7 de febrero de 2012. Meses después, siguió rellenando ese libro con el ascenso a Segunda División por primera vez en su historia.

Alejandro Sánchez

Graduado en Periodismo por la UPV/EHU. Estudiante de un Máster en Comunicación y Periodismo Deportivo. Redactor del CD Mirandés y actualmente en el Athletic Club.

También te podría gustar...