Peter Lim: ¿culebrón a la vista?

Cuando parecía más que claro que el millonario singapurense Peter Lim se iba a convertir en el nuevo propietario del Valencia Club de Fútbol, desde la ciudad del Turia se comienza a dar pábulo a los rumores que sugieren que el excéntrico personaje podría dar un golpe de timón y renunciar a la compra del equipo che para fijarse en otro conjunto de la Liga española.

Desde SER Valencia partía la noticia de que Jorge Mendes podría estar aconsejando al magnate asiático no adquirir el cuadro levantino, y que Lim habría comenzado a tener dudas al respecto de la operación.

Parece ser que el jueves por la noche Jorge Mendes, asesor de Peter Lim, detuvo el proceso de cambio de entrenador en el Valencia (Nuno iba a sustituir a Pizzi), y le comentó que no era seguro que la operación de compra se fuera a cerrar. Por su parte, Vicente Casado, le habría entregado el pasado mes de mayo toda la información de la situación contractual del Málaga Club de Fútbol.

Grosso modo, se habría tasado a la entidad blanquiazul en 40 millones de euros, a los que había que sumar una deuda de 26 millones, una minucia, si se compara con la deuda declarada del Valencia: 370 millones de euros. Para estudiar la viabilidad de la compra de la entidad ahora en poder de Al-Thani, el próximo día 20 se desplazará hasta Málaga un equipo de enviados de Mendes para revisar la documentación y conocer sobre el terreno la situación del equipo boquerón.

Y para añadir aún más personajes en la comedia de enredo en la que se ha convertido la compraventa de equipos de fútbol, ZolotayaZvezda, una gran empresa rusa también se ha interesado en la compra del Valencia. Pero hay más lío… también parecen haberse interesado por comprar el Zaragoza, y el Bolonia… ¿acabarán comprando el Málaga? Eso, por no hablar de la posible salida de Abramovich del Vitesse, lo que le haría interesarse por el Málaga, siempre que a Antonio Banderas no le dé ahora por ahogar las penas por su divorcio encauzando todas sus energías a comandar al equipo de su tierra.

¿Ya se han mareado? Reconozco que yo sí, así que, de momento, habrá que poner la pausa, esperar al que los acontecimientos se sucedan y disfrutar del juego de tronos en el que se ha convertido este mercadillo de verano en el que los multimillonarios del planeta juegan, como si de un Monopoly se tratara, con equipos que para ellos solo son un capricho y que para nosotros son el tejido con el que está formado nuestro corazón.

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...