Pablo Fornals: de héroe a villano, y viceversa

Los que hablan la lengua de Shakespeare, dada su parecida grafía y pronunciación, utilizan la expresión “from hero to zero” (de héroe a cero), para denominar a los que pasan de ser admirados a ser odiados. En castellano usamos la expresión “de héroe a villano”.

Pues lo pueden ustedes decir en inglés o en chino, pero el significado es el mismo. Pablo Fornals, ha pasado de ser el máximo ídolo de la afición malaguista a ser considerado el enemigo público número uno de los blanquiazules, y quizás pase de ser uno de los más odiados en el Estadio de la Cerámica, a ser su nuevo ídolo.

Esta mañana el castellonense ha abonado la cláusula de rescisión (12 millones) para enrolarse en el Villarreal.

La operación no es sencilla de analizar. Si tenemos en cuenta los fríos números, ha sido un éxito económico para el Málaga. Llegó gratis desde el Castellón, con solo 16 años, en 2012, y se marcha cinco años después dejando un buen rendimiento deportivo y 12 millones en las arcas malaguistas.

Pero todo no se mide con dinero, y en Málaga esa docena de millones no es capaz de pagar el cariño de una afición que se siente traicionada por el castellonense.

Hace poco, otro emblema del equipo malagueño, como Ignacio Camacho, se marchaba abonando la cláusula, pero las circunstancias eran muy diferentes. El aragonés ya cobraba una ficha alta y el Málaga no podía ofrecerle más, así que su salida era la mejor solución, tanto para él, como para el equipo.

Con la marcha de Camacho, Fornals tomaba su testigo. De hecho, había heredado el dorsal número 6 del maño, y desde la dirección deportiva se estaba construyendo un equipo, prácticamente, en torno a él.

Con solo 21 años aún podía crecer mucho en la Rosaleda. En una ciudad que él había denominado su segunda casa, y había tiempo para que mejorara su contrato y su cláusula de salida, para que, en un futuro, tanto el jugador como el Málaga se vieran beneficiados.

Pero parece que la avaricia ha roto, no el saco, sino los corazones de muchos malaguistas que portaban el nombre del media punta en sus camisetas blanquiazules. Cuando hasta un jugador tan voluble como Griezmann renunciaba a salir del Atlético de Madrid para no causarle un grave perjuicio a su equipo, sorprende la decisión del castellonense, que supone un golpe bajo al que, hasta ahora, era su equipo.

Hace poco, el pasado mes de abril, declaraba “No necesito cambiar de equipo por dinero”. En una entrevista concedida a Carlos Cariño aseguraba que con 21 años no quería ir de un club a otro, y que solo quería jugar muchos minutos con el Málaga, porque aún era muy joven.

A primeros de mayo decía en Canal Sur Radio: “La única realidad es que tengo contrato con el Málaga por dos años más y que yo estoy muy feliz aquí… No puedo estar en una ciudad ni en un club mejor”.

A finales de ese mismo mes, el Málaga iniciaba las negociaciones para su renovación. Arnau declaraba: “Queremos subirle el contrato y el valor de la cláusula, que él se quede tranquilo y nosotros también. Está siendo un hombre muy importante, siempre estamos pendientes de él y hemos iniciado conversaciones para renovarle”. Incluso Míchel declaró: “Estoy emocionado con él”. Incluso el Presidente y propietario del Málaga lo ha confirmado en redes sociales: «Se le han hecho dos ofertas al jugador con un gran salario, pero ni él ni su agente las han aceptado».

Pues, a tenor de lo visto, parece que solo tres meses después, el castellonense ha pasado a no considerarse un jugador joven, a no pensar que Málaga y el Málaga eran la mejor ciudad y el mejor club en los que podía estar, y a olvidarse de su relación con el Villarreal.

C_pQsfWXoAEjby0

 

Nos referimos a los tweets del castellonense y ex del Castellón en los que se refería a Villarreal como “la aldea”. Aunque tras las burradas en las redes sociales de Ceballos esto parecen tonterías, habrá que ver cómo reacciona la afición del submarino si el capitalino falla tres pases seguidos.

En Málaga parece que el jugador se ha cerrado una puerta, ya que, aunque recurra al manido tópico del proyecto deportivo, tener a un míster como Míchel rendido a él, a una afición enamorada, y a un equipo en torno a sí, no justifican un cambio de aires, por mucho que los de Villarreal vayan a jugar Liga Europa.

Si ha acertado deportivamente solo el futuro lo dirá, quizás en Villarreal pase de villano a héroe, pero lo que es cierto es que para una gran mayoría de los aficionados malaguistas Pablo Fornals ha pasado de héroe a cero.

 

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...