Oviedo 0 – 0 Málaga: El Málaga echa de menos el VAR en el último minuto

Foto vía laliga.es

El Oviedo, en plena meseta central de la tabla, lejos de las zonas alta y baja, recibía a un Málaga que llegaba con buenas sensaciones tras dos victorias consecutivas.

El nombre propio del choque, justo antes del comienzo, era el de Omar Ramos. El canario, que iba a disfrutar de su primera titularidad en el Carlos Tartiere, se lesionó en el calentamiento previo al choque. Anquela tuvo que dar entrada a Viti para que ocupara su lugar.

La primera parte fue, como suele ocurrir en la categoría, de poco fútbol y mucha igualdad. Infumable en lo técnico, e impropia de dos conjuntos que, a priori, deberían ser de los que demostraran más calidad. También es cierto que el pésimo estado del terreno de juego no ayudaba a los artistas.

Precisamente fue Viti el que tuvo la única ocasión clara en la primera mitad. Su disparo a puerta lo desvió Munir lo justo, para que la zaga blanquiazul acabara por abortar el peligro.

La producción ofensiva malagueña fue muy pobre hasta el descanso. Un disparo lejano de Juanpi y poco más. Si acaso, hay que destacar el empuje de Cifu, que suele ser el mejor malaguista en casi todos los encuentros que disputa, ya que siempre es el que más suda la camiseta blanquiazul, y el único que parece darse cuenta de que para aspirar al ascenso hay que ir a ganar tanto en casa como fuera.

Tras la reanudación se repetía el guión. Lacen sufrió un codazo involuntario de Toché, pero aguantó en el terreno de juego, ya que sin el sancionado N’Diaye, la opción era el jugador del filial Keidi Bare.

De todos modos, pareció que los visitantes se estiraron un poco más, aunque sin agobiar a Champagne. Un espejismo que se disipó pronto en una segunda mitad soporífera.

Movían el árbol Anquela y Muñiz, dando entrada a Prieto y Ontiveros respectivamente. Y a quince minutos del final tuvo Viti el 1-0, en un balón que se estrelló contra la base del poste izquierdo de la meta defendida por Munir, que reaccionó rápido despejando el rechace. Mala suerte para los ovetenses.

Arreón final del Oviedo que hizo que las piernas de los blanquiazules (hoy de negro) temblaran. Mientras, Ontiveros, en el poquito tiempo de que dispuso creo más peligro que Juanpi y Pacheco juntos. Increíble que este chico no sea titular, porque juega a otro nivel.

En el 89 hacía Blanco Leschuck el 0-1, que era anulado por el colegiado, por un fuera de juego que no existió, ya que el ariete argentino estaba en línea con el último defensa ovetense.

Empate final que fue justo a tenor del juego desplegado por ambos equipos, aunque el gol anulado a Leschuck debió subir al marcador.

Ficha técnica:

Real Oviedo: Champagne, Diegui, Carlos Hernández, Alanís, Christian Fernández, Javi Hernández, Tejera (Javi Muñoz, min. 91), Folch, Viti Rozada (Boateng, min. 79), Bárcenas y Toché (S. Prieto, min 70).

Málaga C.F.: Munir, Cifu, Diego González, Pau Torres, Ricca, Juanpi (Renato Santos, min 93) Lacen, Adrián, Dani Pacheco, Harper y Blanco Leschuk.

Árbitro: Dámaso Arcediano Monescillo, del Comité de árbitros de Castilla-La Mancha. Mostró tarjeta amarilla a los locales Boateng y Prieto y al visitante Harper.

 

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...