El Málaga de la temporada 17/18: el centro del campo (I)

Foto vía malagacf.com

Cuesta destacar a una de las líneas del equipo como la peor. Si la defensa hizo aguas y la delantera no vio apenas portería, las prestaciones de los centrocampistas fueron paupérrimas. En esta primera tanda analizamos el rendimiento de nueve de los nada menos que diecioocho centrocampistas que han defendido la elástica del primer equipo esta temporada.

Rolón: El cinco de la inadaptación

El propietario del club hizo de él su apuesta personal, y tuvo el mismo poco acierto que los  secretarios  técnicos «profesionales». Comenzó jugando, pero no convenció ni a Míchel ni a José González, no disputando ni un minuto en los últimos veintiséis encuentros. Tres millones y medio de euros tirados a la basura, salvo que se le consiga reconducir.

Zdravko Kuzmanovic: Un retorno poco afortunado

El serbio volvió para aportar algo de clase al centro del campo malaguista, pero sus lesiones solo le dejaron participar en ocho encuentros. Para colmo, cuando jugó tampoco lo hizo demasiado bien.

Iturra: Aportó algo de seriedad a la medular

Muchos criticaron su llegada, ya que no salió del club del mejor modo posible, pero en la segunda vuelta, al menos, no desentonó en un centro del campo en el que se notaba la ausencia de Recio.

Adrián: No recordó al del Eibar

Otro chasco. Aguantó muchas críticas (merecidas) de la afición. Ni definió como hacía en el conjunto armero, ni conectó nunca con sus compañeros. Fallón en el pase y en el remate, no estuvo al nivel exigible a un futbolista de la máxima categoría.

Juanpi: Otra decepción

Este debería de haber sido el año de su confirmación en la élite, pero nunca tuvo continuidad. Unas veces por las lesiones, otras por su bajo nivel de juego, participó poco, y cuando lo hizo nunca fue decisivo. Otro jugador del Málaga que tiró un año a la papelera.

Chory Castro: Casta y entrega

Destinado a ser un complemento, dada su veteranía, acabó siendo de los imprescindibles, dado el pésimo nivel de sus compañeros. Disputó veintiséis encuentros, aunque se perdió los cuatro últimos debido a una lesión. Acaba contrato, y su continuidad está aún en el aire.

Recio: Una baja muy sensible

Comenzó la temporada arrastrando problemas en un codo tras una lesión en la pasada campaña. De hecho, jugó siempre pon una protección especial. Como siempre, dio todo lo que llevaba dentro hasta que una lesión de rodilla pudo con él. Podía haber formado una buena pareja con Iturra, pero pudieron coincidir pocas veces en el terreno de juego. Ojalá que el próximo año ambos lideren con acierto la medular malaguista.

Mehdi Lacen: En la cuesta abajo de su carrera

El argelino nunca ha sido un dechado de virtudes técnicas, y a sus 34 años ya solo se le puede pedir entrega. Ahí cumple con creces. Quizás en segunda pueda aportar más de lo que hizo este año en la élite.

Keko: Desaparecido en combate

Otra de las grandes decepciones de esta temporada (y también de la pasada) No ha sido ni la sombra del que deslumbrara en el Eibar y fuera pretendido por muchos equipos de campanillas. En toda la temporada solo completó en un par de ocasiones los noventa minutos. Salvo una buena actuación ante el Real Madrid en el Bernabéu, otra temporada para mandar al museo de los horrores. Sorprendente que en un Málaga tan pobre no contara ni como revulsivo.

Continuará…

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...