Málaga: Comienza la temporada con ilusión y dudas

Tenemos “mono” de Málaga C.F. De ponernos la blanquiazul y dirigirnos a La Rosaleda para disfrutar otro año más del comienzo de una nueva temporada. De volver a nuestro asiento, huérfano desde hace meses (¿tendrá ya inscrito nuestro nombre?). De encontrarnos con nuestros compañeros de fatigas a los que machacamos a codazos cada vez que les comentamos una jugada o a los que tapamos la visión cuando nos ponemos en pie en cada “uy” del partido.

¿Qué tal el verano? ¿Qué te parecen los nuevos fichajes? Unos a otros nos cuestionaremos acerca del rendimiento que esperamos del equipo. Y la verdad es que si bien la ilusión está de momento intacta, también lo es que la salida de jugadores importantes y la llegada de muchos futbolistas hasta hora desconocidos para la mayoría, hacen albergar dudas en los corazones boquerones.

Además, esta recta final de la pretemporada con muchos días sin jugar y la debilidad de los dos últimos rivales no ayudan a estar seguros de que hemos cambiado a mejor.

Y contrastando con la poca entidad de los dos equipos cataríes a los que el Málaga venció, los dos primeros asaltos ligueros serán, nada menos, que contra los campeones de Liga Europa y Liga de Campeones, respectivamente.

Para más inri, a las bajas ya definitivas de los “Samus”, Juanmi, Javi Guerra o Sergio Sánchez, se unen las obligadas por sanción de Recio y Weligton, la de Camacho, que aún no está al cien por cien, o la complicada situación de Darder, que ha estado más fuera que dentro durante la mayor parte del verano.

Pero ya hay que dejar de pensar y de hablar de los que se fueron, y empezar a confiar en los que llegaron (o se quedaron). Albentosa, Cop, Espinho, Thigadouini, Charles y Juan Carlos cargarán sobre sus hombros con la responsabilidad de hacer que olvidemos a los ausentes.

Probablemente alguno acabe defraudando, pero con que cuajen más de la mitad y con que acaben de “romper” algunas de las jóvenes promesas del equipo, podremos disfrutar de un bonito año que nos haga luchar por algo más que salvarnos por los pelos. Ya lo logramos la pasada campaña, y casi rozamos la proeza europea. ¿Por qué no este año?

Entremos al templo de Martiricos dejando las dudas aparcadas afuera, con los pulmones henchidos de ilusión para que salga a borbotones por nuestras gargantas, que otro año más gritarán el nombre de nuestro equipo, el nombre de Málaga, para llenar el aire de sueños de gloria pintados en azul y blanco.

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...