Málaga 2 – 0 Numancia: Leschuk y Koné se cenan al Numancia

Foto vía laliga.es

El encuentro de anoche fue atípico, por muchos motivos.

No es normal que a los treinta segundos ya vayas por delante en el marcador. No es normal que, a partir de ahí, cedas la posesión al otro equipo durante toda la primera mitad. No es normal que tu rival, a pesar de tener el balón, no genere una mínima ocasión de peligro en todo el primer tiempo. No es normal que salgas como un vendaval tras el descanso y en cinco minutos tengas otra tantas ocasiones clarísimas de gol (una de ellas supuso el 2-0). No es normal que un equipo (el Numancia) realice solo dos tiros con intención, uno en el 86, y otro en tiempo añadido. No es normal que un Koné que solo había disputado 25 minutos en la temporada sea, tras Leschuk, la estrella del choque.

En este párrafo está resumido lo que aconteció anoche en La Rosaleda. Medio minuto le bastó al Málaga para sentenciar el choque. Koné se escapó por su banda, puso un balón medido a Leschuk que, de cabeza, no perdonó.

Incomprensiblemente, el Málaga le regaló el balón a los sorianos, pero los que vienen de donde el frío se fabrica, se habían quedado helados en treinta segundos. Si intentaban entrar por la izquierda, Oyarzun, Villalba y Ripa daban un recital de errores y balones perdidos. Si lo intentaban por la derecha, Ricca y Pacheco (mejor en defensa que en ataque), abortaban los intentos de Marc Mateu. Y por el centro, N’Diaye imponía mucho respeto, así que casi ni lo intentaban.

Y así transcurrieron unos soporíferos cuarenta y cinco primeros minutos, con un Málaga que no quería y un Numancia que ni sabía ni podía.

Y si en el arranque el Málaga tardó treinta segundos en romper el muro numantino, en la reanudación, a los cincuenta segundos tuvo el segundo gol, que llegó solo un minuto después. Otra conexión Koné-Leschuk. Festival malagueño, que en cinco minutos pudo haber hecho cuatro goles.

La segunda mitad, gracias a Dios, fue bastante mejor que la primera. Los de Muñiz se soltaron más, al tener un mayor colchón en el marcador. Koné dio un recital, Leschuk otro, y N’Diaye mandaba a su antojo en la medular. No llegó otro gol, probablemente, porque ya no hacía falta.

Los de López Garai dieron bastante mala imagen. Superados en la presión, incapaces de crear, romos en sus bandas, sin disparar a puerta hasta el minuto 86. Notaron demasiado la ausencia del malagueño Escassi, y deben mejorar mucho si quieren engancharse a la ilusión por el ascenso.

El Málaga ganó y dominó cuando quiso. Tuvo la fortuna de tener el encuentro de cara desde el principio, fue inexpugnable en defensa y letal en ataque, con una dupla Koné-Leschuk que sorprendió al rival. Recuperó el liderato, perdido de modo provisional, y sigue con su trayectoria impoluta en casa: 6 de 6.

Ficha técnica:

Málaga C.F.: Munir; Iván Rodríguez, Luis Hernández, Pau, Ricca (C); N’ Diaye, Adrián, Pacheco (Lacen ’85), Juanpi (H. Hernández ’92); Koné (Ontiveros ’67) y Blanco Leschuk.

C.D. Numancia: Juan Carlos; Markel, Atienza, Dani Calvo, Ripa (Yeboah ’56); Sanz (Viguera ’56), Diamanka, F. Villalba, Alain, M. Mateu; y Guillermo (Higinio).

Goles: 1-0 Leschuk (Koné) min. 1; 2-0 Leschuk (Koné) min. 47.

Árbitro: Valentín Pizarro Gómez, del Comité de árbitros de la Comunidad de Madrid, mostró tarjetas amarillas a Leschuk del Málaga y a Juan Carlos, Viguera y Etxeberría del Numancia.

Incidencias: Encuentro disputado en una fría noche ante 14.554 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del bombero fallecido en las labores de rescate tras las recientes inundaciones en la provincia de Málaga.

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...