Málaga 0 – 0 Barcelona: Blaugranas, this is La Rosaleda

Empate final entre el Málaga y el Barcelona que reflejó la igualdad que se vivió en el terreno de juego. A los locales les sabe a pura gloria la igualada, y los catalanes acabaron con sensación de derrota en un partido que estuvieron más cerca de perder que de ganar.

De inicio Luis Enrique salía con toda la pólvora de la que disponía: Messi, Pedro, Neymar, Rakitic, Iniesta… suficiente para hacer volar por los aires cualquier muro. Sin embargo, Gracia no construyó una muralla china para detener a los delanteros blaugranas. Sorprendió a todos con un equipo con muchas novedades respecto al que empató en Cornellá, y que venía repitiendo casi cada domingo.

La titularidad de Amrabat estaba cantada, no así las del veterano Duda y las de los jovencísismos Juanpi y Samu Castillejo, que hasta hace unos meses jugaban en tercera división. Ricardo Horta no estaba ni entre los suplentes, y Santa Cruz no dispuso ni de un minuto, mientras que Juanmi, Luis Alberto y Recio entraron en el segundo tiempo.

A la vista de las alineaciones de los dos conjuntos, parecía que Gracia regalaba el partido, reservando a sus mejores hombres para envites más asequibles. Además, se estrenaba Miguel Torres, ya que Antunes estaba lesionado, Boka “sin papeles” y Casado, como casi siempre, en el dique seco.

Pero nada más lejos de la realidad. Los malagueños jugaban de tú a tú al Barça, no en vano en el minuto 9 Amrabat ponía a prueba a Bravo, sacando un disparo cuando parecía imposible que pudiera definir. El Barcelona creaba poco peligro, solo un par de disparos de Messi, uno de falta directa que se marchó fuera y otro tras rematar con el hombro, con idéntico final. Más tarde controlaría el balón con la mano, pero el colegiado, que señaló la falta, no quiso mostrarle la tarjeta. Cuesta trabajo amonestar a los jugadores del Barça, aunque así lo mande el reglamento.

En la segunda parte no cambió mucho la decoración. El Barça tenía más el balón, pero Kameni no tenía que hacer ninguna parada, tan solo estar atento a los balones colgados que sobrevolaban su área. Mediada esta segunda mitad, Roberto Rosales tuvo en sus botas el gol, pero su remate se marchó cerca de la escuadra, cuando Bravo solo podía rezar para que el cuero se fuera alejando de su meta.

Y solo dos minutos más tarde, concretamente en el setenta, Luis Alberto estuvo a punto de batir la meta blaugrana, remató a puerta, despejó Bravo y el poste ayudó a que el esférico no acabara provocando el éxtasis malaguista. Y mientras, la constelación de estrellas atacantes de Luis Enrique no era capaz de poner en apuros a Kameni, y solo a través de saques de esquina era capaz de provocar zozobra en la hinchada local.

Ni un solo remate a puerta del Barcelona

Sirva este dato para demostrar la superioridad táctica del Málaga: En los 93 minutos de juego los culés no dispararon a puerta en ninguna ocasión, lo que seguramente supondrá un hito negativo en su historia. ¿Alguien recuerda algo igual?

El punto logrado por los locales tiene su valor, pero más aún la sensación de equipo ordenado que dejaron sobre el césped. Sin necesidad de ser duros en defensa, sin tener que encerrarse en su propia área, el Málaga le demostró a los culés que This is La Rosaleda, y aquí el que quiera ganar va a tener que sudar mucho la camiseta.

Ficha técnica:

Málaga: Kameni; Rosales, Sergio Sánchez, Weligton, Miguel Torres; Camacho, Darder; Juanpi (’84 Recio), Duda (’66 Luis Alberto), Samu Castillejo (’76 Juanmi), Amrabat.

Barcelona: Bravo; Piqué, Bartra, Douglas (’72 Adriano), Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Pedro (’63 Sandro), Messi, Neymar (’63 Munir).

Árbitro: Hernández Hernández (Colegio canario). Mostró tarjetas amarillas a Weligton, Piqué y Douglas.

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...