La cantera del Málaga, en desuso

Foto vía malagacf.com

Buena, bonita y barata. Tiene todas las características que necesita en este momento el equipo. A pesar de ello, ni Míchel, ni José González se han visto seducidos por la idea. En el filial juegan malaguistas con un talento notable que está pasando desapercibido para el primer equipo. A lo largo de este temporada, los dos técnicos y directores deportivos han preferido los fichajes arriesgados.

Una parte de la afición está echando humo por esta política de fichajes. Se quejan de la ausencia de canteranos en el primer equipo. Los aficionados piensan que hay talento y ganas suficientes para echar más leña al fuego de la salvación. Nombres como Deco salen a la palestra cuando se habla de este tema.

Y es que la política de fichajes este año ha sido a todo riesgo. Es cierto que antes de ser cesado, Arnau encajó los fichajes de Jony y Keko, que ilusionaron mucho a la afición. No salieron como se esperaba y se pasó a una dirección sin rumbo. La destitución de Arnau, sustituido por Husillos (que fue cesado anteriormente por su mala gestión), rodeada de fichajes arriesgados ha puesto en boca del aficionado la pregunta clave: ¿y por qué no tiramos de la cantera?

Un cantera en proceso de «malagueñizarse»

Es una medida que ha causado controversia. Es cierto que últimamente se ha intentado proliferar a los jugadores malagueños en la cantera del club, y es algo que ha causado reacciones dispares. Unos piensan que es sano y bonito que haya más malagueños en el Atlético, pero otros piensan que no es necesario mientras haya una cantera de calidad y comprometida.

Casta y compromiso asegurado

Si se sube a jugadores de la plantilla del filial al primer equipo, no se asegura la permanencia, eso está claro. Pero uno de los mayores problemas que ha tenido el Málaga este año ha sido el orgullo; las ganas de competir. Además de la poca calidad que han demostrado los jugadores a lo largo de la campaña, las ganas de triunfar no han acompañado al club.

Los chicos del filial vienen a comerse el mundo: lo necesitan. Están buscando la oportunidad de ganarse su hueco en un equipo profesional, y el Málaga debería aprovecharse de ello. Sería una apuesta no necesariamente ganadora, pero sí segura. Con canteranos en el primer equipo, si se descendiese, se haría con honor y lucha. En cambio, si se mantiene la política actual de rechazo al talento, no habrá salvación ni honor.

David Caravaca

1º de Periodismo. Memoria, Compromiso y Fe.

También te podría gustar...