Flavio Ferreira, presente y futuro de la defensa malaguista

Llegó en verano sin hacer mucho ruido procedente del Académica de Coimbra portugués donde disputó 43 partidos desde el año 2011 al 2013, llegando a ser el capitán de dicho equipo con solo 21 años.

Muy buenas referencias para un joven jugador desconocido para la mayoría de aficionados de la liga española, pero la suerte no estaba de su lado en sus inicios en el Málaga.

Durante la pretemporada del pasado verano en Alemania el jugador causó baja por unos problemas de espalda, y este contratiempo le privó de una titularidad casi asegurada tras la baja de Martín Demichelis. Así que, de golpe y porrazo, se quedó sin posibilidad de formar junto a sus nuevos compañeros y sin poder entrar en los planes del entrenador, que mientras tanto, respiraba tranquilo al contar con Weligton, Angeleri y Sergio Sánchez.

Nada más lejos de la realidad, ya que Weligton está tenido una de las peores temporadas que se recuerdan debido a sus inumerables lesiones (Annus Horribilis). Incluso, en alguna ocasión, Camacho ha tenido que jugar de central debido a las lesiones y sanciones de sus compañeros.

Con todos estos problemas, se esperaba a Flávio Nunes Ferreira por Málaga como agua de mayo. Finalmente llegó, y confirmó las esperanzas que todos teníamos puestas en él. «Sale muy bien con el balón, si la cosa se pone fea no se complica, es muy rápido al corte y sabe marcar muy bien su terreno».

Viéndole jugar echamos en falta a Weligton con el que puede llegar a formar una gran pareja cuando ambos estén a un buen nivel. Si el Málaga consigue retenerlo durante los tres, más un año, que tiene firmado, no tardará en convertirse en uno de los capitanes de este Málaga C.F., y probablemente en un fijo de las convocarorias de la selección lusa.

También te podría gustar...