El annus horribilis de Weligton

Ayer se daba a conocer por parte de los servicios médicos del Club la noticia de una nueva lesión sufrida por el central brasileño Weligton Robson de Oliveira.

El aguerrido central brasileño de Fernandópolis está viviendo su peor año como malaguista. De hecho, los problemas comenzaron ya en la pretemporada. En el encuentro de preparación que medía al Málaga con el Aston Villa, en una jugada que posteriormente acabaría en gol, Weligton chocó con el fornido delantero villano Benteke, y en la caída se fracturó la clavícula, lo que le tuvo dos meses en el dique seco.

En el mes de octubre volvía a reincorporarse poco a poco a la rutina competitiva del equipo, y lo celebraba renovando por otro año más, con la opción de alargar aún más su relación contractual con el Club.

Pero a mediados de enero, una rotura del bíceps femoral de la pierna derecha volvía a dar con los huesos del Mariscal de la defensa blanquiazul en la enfermería. En principio, parecía que en un par de semanas podría estar recuperado, pero tuvieron que transcurrir dos meses y medio para que el carioca volviera a defender la elástica malaguista. A finales de marzo disputaba cinco minutos ante el Celta, en un partido que ya estaba decidido a favor de los de Schuster.

En la siguiente cita, las lesiones y sanciones de la zaga malaguista obligaron a que formara de inicio en el once que cayó derrotado ante el Espanyol, y en el que demostró que se encontraba lejos de su nivel de forma óptimo. De hecho, fue sustituido mediada la segunda parte por Eliseu.

En el posterior choque, ante el Real Betis, presenció la importante victoria malaguista desde el banquillo, ya que Schuster confió en Sergio Sánchez y Flavio Ferreira como pareja de centrales ante los sevillanos.

Se esperaba que Weligton fuera uno de los mejores refuerzos del equipo de cara a la recta final de la temporada, y si su actuación ante el Espanyol ya dejó bastantes dudas de lo que se podía esperar del él de cara a los últimos encuentros de este complicado año, ayer las noticias de una nueva lesión nos hacen ser muy pesimistas.

Otra vez se trata de una lesión muscular, concretamente en el sóleo de su pierna derecha, y aunque de momento no se ha dado a conocer el tiempo estimado de recuperación, todo nos hace pensar que este año ya no veremos al Weligton imperial de pasadas temporadas. Y no es eso lo peor, ya que el central cumplirá próximamente los 35 años, y su sucesión de lesiones nos trae a la mente la situación vivida el pasado año por su compatriota Julio Baptista, que le condenó a una temporada casi en blanco.

Pero no queremos ser tachados de agoreros o pesimistas, y por ello confiamos en que al “annus horribilis” (año horrible) vivido por Weligton, le suceda la próxima temporada un “annus mirabilis” (año de los milagros) en el que el central brasileño renazca de sus cenizas y se vuelva a convertir otro año más en el principal bastión de la defensa malaguista.

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...