Eibar 1 – 0 Málaga: Los armeros respiran a costa de un Málaga inofensivo

Cuando un equipo ha perdido sus últimos cinco encuentros como local, ante Atlético, Elche, Athletic, Barcelona y Rayo, no se puede hablar de casualidad. Del mismo modo que cuando un equipo ha caído derrotado consecutivamente ante Levante, Granada y Rayo (con una histórica victoria en el Camp Nou de por medio), tampoco se puede hablar de mala suerte.

Los vascos estaban sumidos en una crisis muy preocupante de resultados, y ya se estaban tostando los dedos de los pies con las llamas que llegan del infierno de segunda división. Por otro lado, los andaluces andaban relamiéndose la nata de la clasificación para competiciones europeas, aunque mirando por el retrovisor a los perseguidores, cada vez más cerca. Desde luego que el encuentro prometía.

Ambos técnicos sufrían bajas importantes. Garitano las de Piovaccari y Raúl Navas; Gracia las de Sergio Sánchez, Samu Castillejo y, sobre todo, la de Camacho. Pero además, el míster blanquiazul decidió revolucionar la formación inicial, dando entrada a los no habituales Javi Guerra, Juanpi y Tissone.

Y si el encuentro prometía, cumplió en su primera mitad, con un Eibar que iba a por todas en cada balón y un Málaga muy distinto del que había cosechado varias derrotas como visitante. Se sucedieron varias ocasiones, en una y otra portería, pero el gol no llegó.

Las tuvieron Arruabarrena y Recio, que no acertaron. Pero el que no acertó, ni de lejos, fue Gil Manzano. Primero no vio un claro penalti a Horta, al que incluso le mostró tarjeta amarilla por simular, sino que después compensó anulando un gol legal a Arruabarrena, señalando un fuera de juego inexistente, aunque en esta ocasión el palo debe llevárselo el asistente.

Y la segunda parte comenzaba como transcurrió la primera, hasta que Arruabarrena se deshizo del marcaje de Angeleri y remató, completamente solo, el cuarto saque de esquina que botaban los locales. El Eibar se adelantaba, y el Málaga estaba ahora obligado a ir a por todas.

Al menos Gil Manzano acertaba en el 59 al anular el gol de Capa, por fuera de juego. Mientras entraban Samuel y Amrabat a intentar arreglar el desaguisado, y Recio a punto estaba de empatar con un potente disparo desde lejos.

Y volvieron a reclamar los malaguistas otro penalti, por empujón al internacional Juanmi cuando se disponía a rematar dentro del área pequeña. Y es que la salida de Amrabat dio alas a los boquerones que se volvaron sobre la meta armera, obligando a Irureta a lucirse en varias ocasiones.

Al Eibar le quemaba el esférico, y lo perdía con suma facilidad, pero al Málaga le falta gol, y no sabía aprovechar las facilidades que le estaban dando los vascos. Aunque Bóveda tuvo el segundo en un remate de cabeza que detuvo Kameni, aunque ya se había equivocado Gil Manzano señalando otro fuera de juego inexistente. Y menos mal para el Málaga que estaba ahí Kameni, porque con un paradón evitó el 2-0 en el minuto noventa. Ni el tercer cambio llegó a utilizar Javi Gracia en el colmo de la falta de soluciones en ataque de su equipo.

Al final, balsámica victoria para un Eibar que vuelve a respirar ante un Málaga preocupantemente inofensivo fuera de su estadio.

Ficha técnica:

SD Eibar: Irureta; Bóveda, Lillo, Añibarro, Dídac; Capa (Boateng min 90), Borja Fernández, Dani García, Saúl Berjón (Manu del Moral min 80); Lara y Arruabarrena (Lekic min 86).

Málaga C.F: Kameni; Rosales, Angeleri, Weligton, Boka; Tissone, Recio; Horta (Amrabat min 59), Juanpi (Samuel min 52); Javi Guerra y Juanmi.

Goles: 1-0 Arruabarrena min. 52

Árbitro: Gil Manzano, Colegio extremeño, amonestó con tarjetas amarillas a los locales Dani García y Saúl Berjón y a los visitantes Juanpi, Horta.

Estadio de Ipurua, martes 7 de abril, 22:00h.

 

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...