Dibujando el nuevo ataque malaguista

Javi Gracia tiene un bendito problema: acoplar a todos los jugadores que del centro del campo hacia arriba tiene a su disposición, ya que numéricamente le sobran elementos que por calidad y rendimiento merecen ser titulares en este equipo.

En el dibujo de Gracia, un 4-2-3-1, parece que las cuatro plazas de la defensa están, de momento, fijas para Weligton y Sergio Sánchez en el centro y Antunes y Rosales en las bandas. Por ahora Boka y Torres parecen destinados a tener el rol de relevos en caso de lesión o sanción. Probablemente el dilema llegue cuando Flavio Ferreira se recupere totalmente. Entonces peligrará la titularidad de uno de los dos centrales.

En la medular, Recio demostró ante el Levante (si no lo había hecho ya en el Granada) que está plenamente capacitado para canalizar junto a Camacho el juego malaguista. Lo lógico es que Darder recuperara su plaza como titular, pero ojito, porque a poco que se relaje, el malagueño puede comerle la tostada.

Donde el rompecabezas se complica es en el ataque. Con Santa Cruz fijo, de momento, para Gracia como ariete, son cuatro los futbolistas que se disputan tres plazas. Amrabat, Juanmi, Luis Alberto y Horta. Estos cuatro Beatles deben convertirse en el trío Los Panchos. Y al igual que dicen los padres sobre sus hijos, ¿qué dedo nos cortamos sin que nos duela?

Amrabat: Es, a priori, la estrella de este equipo, por la que se ha luchado para conseguir que finalmente recalara en nuestro equipo tras su gran rendimiento la pasada campaña. Debe ser fijo salvo lesión, otra cosa sería un sinsentido.

Juanmi: De momento es el único jugador que ha sido capaz de anotar en jugada. Dos goles injustamente anulados, que deberían colocarle como pichichi malaguista. Dejarle fuera sería casi como renunciar al poco gol que tiene este equipo.

Luis Alberto: Su rendimiento ha sido bastante bueno en todos los partidos. Anotó el tanto de la victoria ante el Athletic, tras el rechazo de un penalti que él mismo erró, tiene peligro, busca la jugada personal, el disparo, y la asociación. Relegarle al banquillo no sería ni justo, ni práctico, analizando lo que aporta al equipo.

Ricardo Horta: El joven portugués es todo descaro, velocidad y verticalidad. No incluirle entre los titulares sería casi un sacrilegio, dada su proyección y sus buenas maneras.

Por lo tanto será muy difícil para el míster decidir a quién sacar del once inicial, aunque cabe la posibilidad de que pruebe a jugar según el sistema que ahora se denomina como de “falso 9”, lo que relegaría al banco a Roque Santa Cruz, que está peleado con el gol, y dejaría al póquer de magníficos repartiéndose la responsabilidad del gol.

Y todo esto sin tener en cuenta que Portillo está esperando salir del cuarto de los castigados, que Duda siempre está disponible para echar una mano, y que tanto Juanpi como los dos “Samueles”, García y Castillejo, luchan por ser importantes en el primer equipo.

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...