Deportivo 0 – 2 Málaga: El Dépor defrauda y se hunde un poco más, mientras que el Málaga cumple y toma aire

Foto vía laliga.es

Parece mentira, pero ya en la jornada duodécima esta Segunda división nos ofrece partidos que, aunque no lo sean, se viven como finales.

Llegaban los dos conjuntos, dos históricos con presencia en Champions, en puestos de descenso a Segunda B. El Málaga con una sequía preocupante de goles: siete en once encuentros. El Dépor con un agujero en la zaga: veinte goles encajados en esas once jornadas.

Por supuesto que esto no era una final, aún quedan treinta partidos más, noventa puntos en juego, pero ambos sabían que una victoria hoy podría suponer un punto de inflexión, y que, por el contrario, salir derrotados iba a ser muy duro. Si no eres capaz de ganarle a uno de los que está ahí abajo, ¿a quién le vas a ganar?

Ambos conjuntos con solo ocho puntos, con solo una victoria. ¿Cómo salieron al campo?

Se esperaba que los locales arrancaran con fuerza ante su público, pero se vieron superados por un Málaga que salió sin complejos a por el partido. Los de Víctor, que volvía a su casa, ponían en aprietos a un Dépor nervioso y sin ideas.

Y así se consumía la primera mitad en la que la mejor noticia para los locales era el marcador, un esperanzador 0-0, pero el mazazo llegó a cuatro minutos del descanso. Antes habían avisado Adrián y Sadiku, pero fue el zaguero venezolano el que remató de primeras un saque de esquina peinado por Antoñín para que el Málaga se fuera con ventaja al intermedio.

Duro golpe para un Dépor que no había inquietado a Munir. Tocaba remar contar corriente. Y, tras el entreacto, otra vez contra todo pronóstico, fue el Málaga el que salió a morder. Dani Giménez se ganó el sueldo con dos paradones a sendos remates del canterano Cristo. Se olía el segundo gol malaguista, pero no llegó.

Renato Santos y Sadiku en dos ocasiones, tuvieron la sentencia en sus botas, pero ahí estaba el meta deportivista para mantener vivo el choque. Mientras, el Dépor lo intentaba, pero sin que Munir tuviera que intervenir, solo cabe reseñar un remate fuera de Longo a diez minutos del final.

Y Dani Giménez, que había sido el mejor de su equipo durante ochenta y siete minutos, falló estrepitosamente al medir mal y realizar un fallido despeje de cabeza que aprovechó Armando Sadiku para mandar mansamente el balón al fondo de las mallas y para sentenciar el encuentro, ante la algarabía de los blanquiazules del sur y para desesperación de los blanquiazules del norte.

Como decíamos al principio, el Dépor sale tocado (aún más) tras esta derrota en un encuentro en el que se habían conjurado para ganar, mientras que los andaluces se cargan de moral y suman tres importantes puntos para intentar seguir escalando mientras que lo institucional siga en vías de solución.

Ficha técnica:

R.C. Deportivo de La Coruña: Dani Giménez; Eneko Bóveda, Peru Nolaskoain, Montero, Salva Ruiz; Bergantiños, Gaku (Jovanivic, min. 71), Mollejo (Cristian Santos, min. 70), Borja, Aketxe, Longo (Koné, min. 84).

Málaga C.F.: Munir; Cifu, Luis Hernández, Lombán, Mikel Villanueva (Diego González, min.71), Cristo; Keidi Bare, Adrián, Renato Santos (Boulahroud, min. 85); Antoñín (Hicham, min. 78) y Sadiku.

Goles: 0-1 Mikel Villanueva (Antoñín) min. 41; 0-2 Sadiku min. 87.

Árbitro: Oliver de la Fuente Ramos (Comité de Castilla y León). El colegiado mostró tarjetas amarillas al local Nolaskoain y al visitante Keidi Bare.

 

Carlos Manuel Jiménez

Trabajando en la Universidad de Málaga. Subdirector del desaparecido Diario de Málaga. Socio del Málaga en 3ª y en Champions.

También te podría gustar...