Análisis: ¿cómo juega este Málaga?

Resultado de imagen de málaga - deportivo 2018 partido

Ahora, con la cabeza fría, tras el calentón que fue la remontada ante el Dépor, es cuando debemos pensar seriamente: ¿juega el Málaga como debería? ¿es suficiente para la permanencia? Los problemas del equipo son varios, aunque intentaremos llevar a cabo un análisis sesgado.

Portería

Roberto sigue en su línea de buenas actuaciones. Contra el Dépor cometió un grave error en el segundo gol visitante, al dudar cuando salió a por el balón, pero no por un error podemos condenar el estado del guardameta. En ocasiones anteriores ha hecho paradas clave para rescatar los pocos puntos que el Málaga ha conseguido reunir en lo que llevamos de temporada. La portería siempre es menos valorada en relación con otras posiciones, y por ello debemos hacer hincapié en la importancia de que Roberto haya conseguido que no echemos de menos a Kameni.

Defensa

Empiezan los problemas. El dinero conseguido en el mercado con las ventas no se ha invertido del todo bien en traer a centrales que garanticen un bloque sólido. No pararemos a analizar cada uno de los jugadores, pero el resultado es insuficiente: se cometen errores propios de categorías inferiores y aparecen despistes inaceptables de vez en cuando. Tenemos problemas en la salida de balón: contra el Dépor, pudimos ver como el balón pasaba de un central a otro en más de una ocasión. Un pequeño despiste habría sido fatal. Los despejes no suelen ser los mejores y tienden a ocasionar problemas: el rival recupera la pelota pronto por un “patapúm pa’rriba” mal ejecutado y pilla al equipo desprevenido. Hay margen de mejora y esperamos que el bloque defensivo consiga un rendimiento profesional que permita al club jugar con más seguridad.

Mediocampo

Serios problemas: contra el Dépor se pudo ver un gran hueco en el centro del campo. Rolón se vio intimidado por los rivales y hubo balones por los que no luchó: inaceptable para un centrocampista. La ausencia de Recio se notó, pero aun con Recio, el equipo tiene muchas carencias. El malagueño no tiene calidad suficiente para mover la pelota con soltura, y si buscamos esa calidad en otros jugadores no la encontramos: Juanpi pasa por la peor temporada desde que empezó a ser decisivo en la plantilla, busca siempre un recorte, un detalle más que le condena y que no le permite desplegar la calidad que atesora.

En las bandas, el rendimiento de Keko y Jony no ha llegado a alcanzar lo que se esperaba desde que se les fichó, a pesar de que su incorporación fue muy acertada y bien recibida. Tuvo que aparecer en la última Jornada Chory, que no nos está ofreciendo una regularidad óptima, aunque en la última contienda fue crucial para resolver el encuentro. En definitiva, el centro del campo malaguista está falto de todo lo que caracteriza al mediocampo: calidad, orden y elaboración. Juanpi debe trabajar para alcanzar esa calidad que ha mostrado en temporadas anteriores. Recio puede intentar encauzar su ímpetu combativo en el terreno de juego hacia el rival, intentando controlarse y haciendo un trabajo defensivo eficaz, pues últimamente busca demasiado la polémica con el colegiado. Rolón debe adaptarse y perder el miedo y las bandas deben mejorar en todos los aspectos: el Málaga es inofensivo desde los extremos; solo llegan centros si se consigue el espacio suficiente. Hay jugadores de nivel suficiente para Primera División, pero estos deben trabajar para mostrar lo que saben.

Ataque

A pesar de que fue el goleador en el último encuentro con una definición exquisita, Borja Bastón no nos tiene acostumbrados al buen juego. Es un jugador fuerte y no se aprovecha de ello para bajar la pelota. La afición echa en falta que levante la cabeza y busque espacios. Las ocasiones en las que consigue bajar la bola se queda “dormido” y le roban el esférico. Rolán mostró aptitudes contra el Athletic y tiene intención en el juego: es uno de esos jugadores que gusta a la afición por su entrega. Peñaranda debe mejorar su estado de forma, porque ha podido mostrar algunos detalles que invitan al optimismo: tiene buen disparo y si se anima a usarlo, podría ser una de las mejores armas del Málaga, que necesita gol.

En general

La combinación de estos factores hace que el equipo no sea capaz de llevar a cabo un juego elaborado, ni llegar con peligro desde los extremos. Los jugadores se desordenan con facilidad y tienen problemas para sacar el balón jugado. En defensa, tenemos grandes carencias: una de ellas es la falta de presión y tensión; cuando el rival tiene la pelota el Málaga no sale a por él con el ímpetu con el que debería. A la hora de tener el balón en defensa, las dudas se multiplican y más de una vez el equipo se ha visto dando pases entre centrales o laterales sin rebasar la mitad del campo. En ataque faltan ideas y calidad para ejecutarlas, pero lo más grave es el mediocampo: si no hay organización ni capacidad elaborativa, no hay juego.

A pesar de los fallos, que son muchos, también hay que decir que los jugadores tienen calidad para mantener al equipo en la salvación, pero queda mucho trabajo por delante para sacar a relucir ese talento. Una de las claves pasa por hacer de La Rosaleda un fortín con el apoyo de la afición, que ya ha “marcado” más de un gol; no perder en casa daría al Málaga el oxígeno necesario para alcanzar mejor la tranquilidad. A pesar de que hay margen de mejora y se debe luchar con esperanza, tampoco hay que engañarse: jugando así, el Málaga no se salvará.

David Caravaca

1º de Periodismo. Memoria, Compromiso y Fe.

También te podría gustar...