Real Valladolid 2 – 2 CD Lugo: Arcediano robó protagonismo a Juan Carlos

Estaba Juan Carlos, portero del Lugo, siendo el hombre del partido en el Nuevo José Zorrilla. Sus paradas frenaban hasta a Mata, pichichi de la categoría, en una tarde que pudo dejar al conjunto lucense como único inquilino de la primera plaza, sin compañero con el que compartir liderato. Un penalti cerca del minuto noventa rescató un punto para un Valladolid que gozó de más oportunidades, pero que mostró debilidades atrás.

Entre ofensivas pucelanas, intervenciones espectaculares de Juan Carlos y golpes duros del Lugo se movió la primera parte. Un minúsculo espacio de tiempo, el que transita entre los minutos ocho y diez, fue el perfecto resumen. Toni Villa desbordó a Luis Ruiz y pisó área para disparar potente con su pierna diestra. La mano derecha del meta visitante evitó el tanto. Unos segundos después, el Lugo de Francisco, cuya mejor característica esta campaña es la efectividad, se adelantó: centro raso desde la banda derecha, Campillo no remata ni Antoñito despeja en el primer turno y Cristian Herrera se anticipó a Masip para estrenarse como goleador esta temporada.

Así es el nuevo Lugo. Muy diferente al que dejó Luis César Sampedro, que hoy afronta el reto de devolver a Primera al histórico Valladolid. No es el equipo más vistoso ni el que marca los goles más bonitos, pero se ha convertido en una máquina de puntuar que saca rentabilidad de cada jugada de ataque. Los blanquivioletas lo sufrieron mientras estrellaban cada ataque en Juan Carlos. Primero Óscar Plano y luego Mata, cuyo cabezazo a la salida de un córner precedió a la estirada más espectacular de la tarde por parte del guardameta.

Entre ambas acciones, el Lugo asestó otro derechazo contundente a las mandíbulas vallisoletanas. Ibán Salvador atropelló a Campabadal en el área y Fydriszewski, el delantero de apellido impronunciable, transformó el consiguiente penalti. El marcador dejaba a los gallegos como líderes en solitario de Segunda al descanso.

Luis César removió su cóctel junto a las duchas. Fuera Borja, dentro Míchel Herrero. Cambio ofensivo que contribuyó a que el segundo tiempo fuese un monólogo. El propio Míchel redujo distancias con la segunda pena máxima de la tarde, cometida sobre Ángel. Su ejecución entró rasa y ajustada al lado derecho de la portería, haciendo imposible otro milagro de Juan Carlos.

El actor principal cambió desde ahí. Arcediano Monescillo, árbitro del choque, seguramente estará pidiendo a gritos el VAR en este mismo instante. Con más vehemencia lo pedirá Mata, que reclamó gol tras un testarazo suyo. El balón volvió al rectángulo rebotado por Juan Carlos, sin estar claro si había logrado traspasar o no la frontera más difícil del planeta fútbol. El debate de la tecnología, finiquitado en otros países, sigue muy vigente en España y este fin de semana celebró una sesión en Zorrilla.

Como llevado por la furia, el Valladolid cercó a un Lugo que terminó muy descontento con los colegiados. Primero por la rigurosa expulsión de Bernardo y, principalmente, por el penalti que propició el empate. Cayó Míchel en el área en una jugada a balón parada y Arcediano Monescillo señaló el punto fatídico. Mata no perdonó y los positivos se repartieron. Uno para Galicia, otro se quedó en Pucela.

 Ficha técnica:

Real Valladolid: Masip; Antoñito, Deivid, Kiko Olivas, Ángel; Anuar (Villalibre, m.76), Borja (Míchel Herrero, m.45); Toni Villa, Óscar Plano (Gianniotas, m.70), Iban Salvador; y Mata.

CD Lugo: Juan Carlos; Campabadal (Luis Muñoz, m.50), Bernardo, Ignasi Miquel, Luis Ruiz; Seoane, Azeez; Fede Vico (Albarracín, m.67), Cristian Herrera, Campillo y Fydriszewski (Josete, m.72).

Goles: 0-1, m.9: Cristian Herrera. 0-2, m.29: Fydriszewski, de penalti. 1-2, m.59: Míchel, de penalti. 2-2, m.88: Mata, de penalti.

Árbitro: Arcediano Monescillo.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...