Real Oviedo 3 – 2 CD Lugo: El Lugo perdonó y el Oviedo reaccionó

Foto vía cdlugo.com

Foto vía cdlugo.com

Preciosa mañana de fútbol la que regalaron el Oviedo y el Lugo en el Carlos Tartiere. Los muchos años que asturianos y gallegos coincidieron en Segunda B convirtieron este enfrentamiento en un clásico colorido y la cercanía geográfica de ambas ciudades permite desplazamientos masivos de la afición visitante. Una parte del Anxo Carro se tiñe de azul cada vez que el Oviedo juega a orillas del Miño. Más de 500 lucenses devolvieron la visita ocupando una de las gradas del precioso estadio ovetense.

El Lugo pareció sentirse como en casa en un primer tiempo que dominó cómodamente. El equipo entrenado por Francisco Rodríguez gozó de mayor posesión, realizó mejores transiciones, llegó más a portería rival y tuvo más oportunidades. Al descanso, el 0-1 que reflejaba el luminoso era hasta corto.

En una primera parte de tiranía futbolística albivermella, Fede Vico voló por cada uno de los dos costados. En sus botas nació la jugada del primer gol. El extremo cordobés recogió un balón pegado a la línea de cal y fue ganando metros hacia el interior del campo. Desde el vértice del área envió un centro raso con el empeine exterior de su pie izquierdo que Cristian Herrera remató en el segundo palo. La afición foránea explotó de alegría.

El tanto supuso un mazazo duro para un Oviedo incapaz de reaccionar antes del descanso. El Lugo se gustó en ese tramo, saboreando su posición de líder y provocando más de una oleada de silbidos de la afición local hacia los suyos. Solo le faltó sentenciar y contó con dos ocasiones muy claras para hacerlo. Fydriszewski estrelló la primera en el palo y la segunda la despejó un defensa rival cuando su finalización había superado a Juan Carlos. Fueron dos mano a mano que el delantero argentino no pudo transformar y que el Lugo echó de menos al final del encuentro.

El Oviedo pidió el descanso a gritos. No pasa un buen momento el cuadro preparado por el curtido Juan Antonio Anquela, que se vio obligado a obtener el triunfo por la vía del carácter y el oficio. A los diez minutos de la reanudación ya había remontado el partido. Primero, Saúl Berjón convirtió en gol un penalti muy dudoso de Ignasi Miquel sobre Linares. Luego, gracias a un cabezazo del citado Linares después de un saque de esquina.

La alegría asturiana duró lo poco que le llevó al Lugo empatar. Centró Albarracín, al que más de uno en la ciudad amurallada reclama para el once titular,  y el cuero le cayó a Azeez. El centrocampista nigeriano chutó resbalando en el mojado césped del Tartiere, pero acertó con la portería contraria. El duelo había entrado en una fase de locura. Casi la misma que un tiempo cambiante, que lo mismo traía un diluvio que agradables rayos de sol. Quedaba media hora para confirmar al Lugo en lo más alto de la clasificación de Segunda o aliviar la difícil situación de un Oviedo diseñado para aspirar al ascenso.

Cada balón dividido se disputaba hasta que no había opción, se reclamó hasta el último milímetro para sacar cualquier falta y todos los saques de esquina eran una batalla aérea. Oviedo y Lugo compitieron duro por los tres puntos, que terminaron por quedarse en Asturias. Aarón Ñíguez entró en el área por la autopista construida por la zaga del Lugo en la banda derecha. El hermano de Saúl (Atlético de Madrid) tuvo tiempo para dejar que la pelota botase dos veces, se acomodó para disparar y la puso en la escuadra. Fue la acción que otorgó una victoria que supo muy bien a Anquela, casi tanto como la sidra bien escanciada en los bares de la capital de Asturias. El Lugo volvió sin puntos, pero con buenas sensaciones y la ovación de una hinchada más ilusionada que nunca.

Ficha técnica:

Real Oviedo: Juan Carlos; Johannesson, Carlos Hernández, Christian Fernández, Mossa; Forlín, Folch, Mariga; Aarón, Saúl Berjón y Linares (Owusu, m.87).

CD Lugo: Juan Carlos; Leuko, Bernardo, Ignasi Miquel, Luis Ruiz (Mario Barco, m.84); Seoane, Azeez; Fede Vico, Cristian Herrera, Campillo (Albarracín, m.56); y Fydriszewski (Sergio Díaz, m.77).

Goles: 0-1, m.11: Cristian Herrera. 1-1, m.51: Saúl Berjón, de penalti. 2-1, m.54: Linares. 2-2, m.61: Azeez. 3-2, m.71: Aarón.

Árbitro: Sagués Oscoz (País Vasco). Amonestó por parte local a Mariga, Aarón, Mossa y Juan Carlos; por parte visitante a Leuko, Roberto y Luis Ruiz.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...