Luis César vuelve a Galicia para entrenar al Lugo

Se trataba de un secreto a voces adelantado por la Cadena SER a lo largo de la semana. Anunciado ya de manera oficial, Luis César Sampedro es el nuevo entrenador del CD Lugo. Firma por una temporada. Desde su cese en el Albacete el pasado 12 de marzo era habitual verle observando partidos en la grada del Anxo Carro, por lo que no tardaron en aparecer rumores acerca de su posible aterrizaje en la entidad presidida por Tino Saqués.

A sus cincuenta años, en la carrera del técnico nacido en Vilagarcía de Arousa ha habido un poco de todo: desde una racha de 17 jornadas sin ganar con el Racing de Ferrol hasta un ascenso a Primera con el Nàstic de Tarragona. Ha saboreado las mieles del éxito y vivido experiencias negativas en forma de descensos. Su trayectoria está ligada a clubes modestos en los que siempre ha apostado por fútbol ofensivo y de calidad, de ahí que no resulte extraña la apuesta que hace por él el Lugo, un equipo que se caracteriza por acaparar la posesión de balón.

Luis César pasó de escuchar charlas en el vestuario a darlas en muy poco tiempo. El Racing de Ferrol fue su primer trabajo. Era uno de sus tres porteros en la temporada 1999/2000, cuando el conjunto departamental subió a Segunda División. El verano posterior al ascenso se retiró y el presidente racinguista, Isidro Silveira, se decantó por él para ocupar el banquillo. Una fórmula que en Ferrol se ha visto muchas veces desde entonces. Jugadores como Manolo Sánchez Murias, José Manuel Aira o Miguel Ángel Tena (el caso más reciente) pasaron a dirigir al Racing casi al momento de anunciar su retirada.

Una filosofía arriesgada que el Racing de Ferrol lleva hasta las últimas consecuencias. Un joven e inexperto Luis César Sampedro salvó a los verdes en su primera campaña, lo llevó hasta un notable noveno puesto en la segunda y lo descendió en la tercera. Era el curso 2002/2003. Pese al fracaso y a llegar a acumular 17 jornadas sin conseguir un triunfo (las que van desde el 24 de noviembre al 6 de abril), Luis César fue ratificado y logró el ascenso desde 2ºB al año siguiente.

Luis César Sampedro, durante un partido del Albacete esta temporada Foto vía laliga.es

Luis César Sampedro, durante un partido del Albacete esta temporada
Foto vía laliga.es

No volvería a dirigir más en A Malata. En el verano de 2004 le contrató el Gimnàstic de Tarragona, recién ascendido a la categoría de plata. Dos temporadas completas en el Nàstic. En la primera terminó en séptima posición y en la segunda cosechó el que sigue siendo su mayor logro como entrenador: el ascenso a Primera como segundo clasificado. Luis César Sampedro llevó al modesto cuadro catalán a la élite, pero su aventura no duró mucho al ser destituido tras perder como local ante el Mallorca (2 – 3) en la jornada 12 y sumar sólo cinco puntos.

Desde su experiencia entre los mejores del fútbol español hasta su llegada a Albacete, su carrera se estancó. No pudo completar la campaña 2007/2008 en el ya desaparecido Polideportivo Ejido, que prescindió de sus servicios en enero y acabó bajando a 2ºB como colista. También en la Liga Adelante vivió una segunda y breve etapa en el Nàstic, con el que evitó el descenso en el curso 2009/2010 para ser cesado a mediados del año sucesivo, y entrenó al Alcoyano, club por el que fichó muy avanzado el ejercicio 2011/2012 y al que no pudo salvar. Su siguiente trabajo ya fue en 2ºB a los mandos del Albacete. Los manchegos le llamaron en marzo de 2013 para obtener un ascenso que no vendría hasta la temporada posterior.

Luis César Sampedro devolvió al histórico conjunto albaceteño a Segunda y lo hizo practicando un juego muy vistoso. Se salvó sin apuros y manteniendo su apuesta en su primera temporada con el Albacete en la Liga Adelante. No pudo completar la actual, que terminó con el regreso del otrora denominado «queso mecánico» a la categoría de bronce.

Doce años después, Luis César vuelve a Galicia para intentar ser profeta en su tierra. El Lugo recurre a un entrenador didáctico, con experiencias muy variopintas en su currículum y cuyos equipos suelen tener muy buen manejo de la pelota. Por algo llegó a sonar como sucesor de Paco Jémez en el Rayo Vallecano el verano pasado o de Víctor Sánchez del Amo en el Deportivo de manera mucho más reciente. Finalmente, será el de José Durán en el Anxo Carro.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...