Las dudas de Tino Saqués

Ha pasado más de un año desde el aterrizaje de Tino Saqués en el Lugo, y el máximo accionista y presidente ya ha pegado un volantazo muy importante en su proyecto. Saqués, un empresario relacionado con el mundo del frío industrial, no tuvo una buena entrada en el club albivermello. La batalla por las acciones del Ayuntamiento y la Diputación de Lugo fue dura y estuvo marcada por la polémica. El expresidente José Bouso y el exdirector deportivo Carlos Mouriz abandonaron la entidad lucense cuando se confirmó la compra por parte de Tino Saqués.

Junto a la directiva que había sacado al Lugo de Tercera se fue Quique Setién, el entrenador que lo instaló en Segunda con un fútbol que coleccionó elogios y que se convirtió en el sello de identidad de los amurallados. Saqués tuvo que asumir todas estas marchas. Necesitaba hechos. No tardó en confirmar a un técnico, Luis Milla, y a un director deportivo, Toni Otero.

Toni Otero (izquierda) el día de la presentación de José Durán como técnico del Lugo Foto vía cdlugo.com

Toni Otero (izquierda) el día de la presentación de José Durán como técnico del Lugo
Foto vía cdlugo.com

Pero lo que más le urgía a Saqués era el aspecto social. El Lugo llevó a cabo una campaña de abonados dedicada a captar más aficionados a lo largo de toda la provincia, renovó las instalaciones del Anxo Carro y trató de mejorar las categorías inferiores. Se creó un convenio de colaboración con el Somozas, equipo de 2ºB donde esta temporada han jugado cedidos Mario Barco, Leuko, Dani Pedrosa, Keko, Manu Cedrón y Julio Camba, y se le dio al Polvorín, un modesto club de Lugo que acaba de ascender de Primera Autonómica a Regional Preferente, la categoría de filial. Hasta esta campaña, los albivermellos carecían de un conjunto B que fuese un puente entre la División de Honor juvenil y el fútbol profesional.

El nuevo consejo de administración consiguió que la gente fuese de forma más asidua y en mayor cantidad al Anxo Carro. Según los datos ofrecidos en Twitter por Jorge Quiroga, entrenador nivel I y «hombre dato de Deportes Cope Galicia», el del Lugo ha sido el quinto campo de la Liga Adelante que más ha incrementado de manera porcentual su asistencia con respecto a la temporada anterior, superado sólo por Son Moix (Mallorca), Mendizorroza (Alavés), Carlos Belmonte (Albacete) y La Romareda (Zaragoza).

 

Una figura que genera controversia

Tino Saqués actuó rápido para exterminar las dudas, pero lo cierto es que su figura aún genera mucha división. El buen inicio del curso instaló una calma tensa en el Anxo Carro que se rompió en cuanto aparecieron algunos malos resultados. No sirvió de mucho lograr la mejor primera vuelta en cuanto a puntos (31) de la historia del Lugo en Segunda. Luis Milla no convencía y terminó presentando su dimisión en febrero.

Milla alegó motivos personales para explicar su salida. Se hablaba de una supuesta mala relación con Toni Otero. Para sustituir al turolense, se apostó por José Durán, entrenador del juvenil de División de Honor y hombre de la casa. Mejoró el juego y los resultados en un buen marzo en el que el Lugo parecía presentar su candidatura al playoff. No tuvo problemas para certificar la permanencia, pero se desinfló al final y cerró la Liga con una racha de cinco derrotas en seis partidos. No seguirá en el cargo, aunque Saqués anunció que tendrá un puesto en el organigrama del club.

Luis Milla (izquierda) dimitió la semana posterior a perder en casa contra el Leganés  por 1 - 2 Foto vía laliga.es

Luis Milla (izquierda) dimitió la semana posterior a perder en casa contra el Leganés por 1 – 2
Foto vía laliga.es

El otro que también deja el Lugo es Toni Otero, que sólo ha cumplido una de las cuatro temporadas que había en su contrato. Tres tenía Luis Milla, que no llegó a terminar la primera. Es decir, después de un año como presidente, Tino Saqués ha contratado a dos directores deportivos y va camino de su tercer entrenador. Tras arrancar su etapa renovando a activos como Pita, Seoane, Manu o José Juan, con el fichaje de un futbolista contrastado como Roberto, la configuración de la que seguramente era la plantilla con más potencial de la historia del Lugo y un inicio esperanzador que hacía pensar en algo más que la permanencia, diversos movimientos han enturbiado la gestión.

En verano se rescindió el contrato a Lolo Pavón y a Serantes (portero titular del Leganés, recién ascendido a Primera), los motivos de la dimisión de Milla no parecen estar del todo claros y el despido del central Jon García en invierno levantó muchas ampollas. Luis Milla aseguró en rueda de prensa que la decisión de prescindir del jugador vasco, hoy en el Racing de Santander, había sido del presidente. Jon García acusó a la directiva de echarle por no saludar a Saqués y tachó su despido de improcedente. Según el futbolista bilbaíno, que acababa de salir de una lesión larga, el técnico turolense le comentó minutos antes de que el club le comunicara su marcha que tendría opciones de jugar ese sábado contra la Ponferradina.

 

La era Emilio de Dios

Emilio de Dios es el nuevo director deportivo del Lugo, ya de manera oficial. Fue presentado el pasado lunes. Se trata de un hombre muy ligado al Sporting de Gijón. En la entidad asturiana desarrolló diferentes funciones a lo largo de 18 años: fue técnico en las categorías inferiores, segundo entrenador del filial, coordinador de cantera, director del campus de Mareo y director deportivo del primer equipo durante seis temporadas.

Emilio de Dios, durante su presentación con el Lugo Foto vía cdlugo.com

Emilio de Dios, durante su presentación con el Lugo
Foto vía cdlugo.com

Desde 2006 a 2012 se encargó de configurar la plantilla rojiblanca. De su mano llegó el mítico Manolo Preciado al banquillo de El Molinón. El entrenador cántabro era su gran apoyo en el Sporting. De hecho, De Dios fue destituido poco después del cese del malogrado técnico. Su siguiente etapa fue en un convulso y amenazado Racing de Santander, también como director deportivo, durante el curso 2012/2013, cuando aterriza en El Sardinero a mediados de temporada. Tras consumarse el descenso racinguista a 2ºB, es relegado de sus funciones.

Ahora llega a un Lugo rodeado de incertidumbre e infestado de dudas. Emilio de Dios tendrá la función de elegir al entrenador que capitaneará la nave albivermella la próxima campaña. Mientras, la figura de Tino Saqués sigue levantando suspicacias y creando una división que amenaza a la estabilidad que solía reinar en el Anxo Carro.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...