CD Lugo: calma en el campo, inestabilidad en los despachos

El del Lugo es un caso curioso desde que su propietario es Tino Saqués. Pese a que no coquetea nunca con el descenso y casi siempre está más cerca de la zona alta que de la baja, la inestabilidad está presente. Al actual presidente no le dura un director deportivo más de un año: lleva tres en dos temporadas. El último nombramiento ha sido el de Víctor Moreno, ex del Albacete, que llegó para sustituir a un Emilio de Dios que había tomado el relevo de Toni Otero. No es menos cambiante el inquilino del banquillo. Francisco Rodríguez, oficializado esta semana, es el cuarto entrenador de la ‘era Saqués’, después de Luis Milla, José Durán y Luis César Sampedro.

En lo referente a la continuidad de un proyecto, Saqués sale claramente perdiendo en comparación con sus antecesores. Sin embargo, los resultados le han acompañado. El Lugo de la campaña 2016-17 arrancó de forma magnífica y se ilusionó con acabar entre las seis primeras plazas. La primera derrota liguera, contra el Getafe en el Anxo Carro (0-1), no llegó hasta que se superaron los dos meses de competición.

Joselu, pichichi de la categoría, celebra uno de sus goles al Oviedo Foto vía cdlugo.com

Joselu, pichichi de la categoría, celebra uno de sus goles al Oviedo
Foto vía cdlugo.com

Emilio de Dios conformó en verano un plantel que mezclaba la experiencia de hombres como Pita, Seoane, José Juan, Roberto o Manu con la juventud de Pedraza, Sergio Gil, Calavera o Djaló. En el efímero paso del director deportivo asturiano por la ciudad amurallada se combinan apuestas muy acertadas (entre ellos las de los jugadores antes citados) con errores como los de Enguene, Brayan Perea o Maxi Rolón, el último llegado en enero. La sorprendente salida de Pedraza en el mercado de invierno rumbo al Leeds United dejó cojo al Lugo y debilitó la figura de Emilio de Dios, que falló a la hora de encontrar a un sucesor para el futbolista, propiedad del Villarreal. Saqués le fulminó. Da la impresión de que el presidente y máximo accionista del Lugo es un hombre de sangre caliente a la hora de tomar decisiones, lo cual no deja de ser paradójico, ya que se gana la vida como empresario en el campo del frío industrial.

Mientras los despachos se movían, Luis César, callado, se limitó a sacar rendimiento a los jugadores en el terreno de juego. El Lugo sumó muchos puntos en la primera vuelta y eso le garantizó un colchón que nunca se desinfló. El cuadro albivermello vivió muy lejos de los puestos de descenso toda la campaña, pero la sexta plaza se convirtió en un amor más platónico que real con el paso de las jornadas. Otra vez, el Lugo aterrizó en los últimos compromisos siendo juez de la liga, pero sin mayores objetivos que quedar lo más arriba posible.

Luis César Sampedro será el sucesor de Paco Herrera en el Valladolid Foto vía cdlugo.com

Luis César Sampedro será el sucesor de Paco Herrera en el Valladolid
Foto vía cdlugo.com

Finalizado el campeonato, el club no tardó en anunciar la decisión de Luis César de no renovar su contrato. El nuevo destino del técnico de Vilagarcía de Arousa es Valladolid y su cargo en Galicia lo ocupará Francisco, ex del Almería y el UCAM Murcia. Como en cada mes de junio en el que Tino Saqués ha sido presidente del Lugo, el entrenador y el director deportivo son recién llegados. No da con la tecla el dirigente, que cambia y cambia buscando su modelo ideal protegido por unos resultados que mantienen al equipo holgadamente en Segunda. Saqués también recibió duras críticas de la afición por no haber brindado una mejor despedida a unos de los jugadores más queridos por la grada del Anxo Carro: el portero José Juan, fichado por el Elche tras cinco temporadas en Lugo.

En el apartado individual, la temporada 2016-17 ha sido la de Joselu. El delantero de Cartaya, que jugará en el Granada el próximo curso, hizo presumir de pichichi al Lugo. Sus 23 goles le coronaron y le hicieron embarcarse en un proyecto que buscará recuperar su sitio en Primera. El andaluz aprovechó la lesión de Caballero, punta titular del Lugo las temporadas anteriores, para destaparse como un goleador voraz y oportunista. También explotó Jordi Calavera, lateral diestro que huele a jugador con trayectoria importante en Primera, y jóvenes como el lateral zurdo ucraniano Kravets o el mediocentro Sergio Gil han ido de menos a más, creciendo y apuntándose al futuro más cercano del Lugo.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...