CD Lugo 2016: Saqués, Luis César y un cambio de estilo

No fue demasiado estable el 2016 para el CD Lugo. Y es noticia, pues la regularidad parecía marca de la casa hasta hace no tanto. El club albivermello comenzó el año con Luis Milla en el banquillo y Toni Otero como encargado de la confección del plantel. El técnico aragonés abandonó antes de que finalizará la pasada campaña. Presumió de haber sumado, en lo que a puntos se refiere, la mejor primera vuelta de la historia del Lugo en Segunda. No le sirvió para ganarse a la grada y acabó por dimitir.

José Durán, de la casa (actualmente entrena al filial, el Polvorín, en Regional Preferente), fue el sustituto de Milla. El equipo reaccionó bien las primeras jornadas que él estuvo a los mandos, pero finalizó la Liga con malos resultados y derrotas.

El Lugo no fue capaz de aspirar a algo más que la permanencia y el presidente, Tino Saqués, se vio obligado a pegar un volantazo después de la marcha de Toni Otero en verano. En su lugar aterrizó Emilio de Dios. En un año, el nuevo proyecto lucense ya había sufrido dos cambios importantes. Entrenador y director deportivo serían nuevos en el segundo curso de la etapa de un Tino Saqués que no logra despegarse las dudas que le rodean.

 

Luis césar y el símil del cocinero

Luis César Sampedro fue el hombre elegido para dirigir al equipo en el ejercicio actual. Técnico curtido que ha saboreado ascensos y descensos y muy acostumbrado a trabajar en clubes modestos. Le gusta la buena imagen, pero ante todo quiere ganar. El joven entrenador por el que el fallecido Isidro Silveira apostó para preparar al Rácing de Ferrol con las botas recién colgadas se ha vuelto práctico con el paso de los años y en Lugo lo demostró desde su primera rueda de prensa.

Al ser presentado, Luis César comparó el oficio de entrenador con el de cocinero. Anticipó un Lugo capaz de cocinar un arroz con bogavantes o unos huevos fritos en función de las necesidades. Con el paso de las jornadas, el Anxo Carro ha visto una cara nueva. Sigue siendo el Lugo un equipo protagonista y dominador, pero ha encontrado nuevas vías de ataque por medio de la verticalidad.

Joselu, pichichi del Lugo y de Segunda División Foto vía laliga.es

Joselu, pichichi del Lugo y de Segunda División
Foto vía laliga.es

Los números le acompañan por el momento. Luis César Sampedro y los suyos van a comerse las uvas quintos, con 28 puntos. La Navidad se pasa más cómodo y caliente en zona de play off y al resguardo del pichichi de la categoría. Joselu, con 13 goles, es el máximo anotador de un Lugo en el que han brillado en este primer tramo de la temporada el lateral diestro Jordi Calavera (estará en Primera muy pronto salvo sorpresa mayúscula), Alfonso Pedraza, Campillo o Ignasi Miquel.

Un Anxo Carro renovado asiste a un cóctel de veteranía y juventud que desea aspirar a algo más que la salvación. El play off es el gran sueño del Lugo para el 2017. Para ello, debe resolver su gran materia pendiente: las segundas vueltas. Es habitual en la ciudad amurallada que éstas empeoren a las primeras.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...