UD Las Palmas 0 – 3 Atlético de Madrid: Eficacia y monotonía para mantener el liderato

Ocurrió según el guión ya establecido, sin sorpresas ni sobresaltos, pero también sin excesivo espectáculo. Aunque desde la victoria, como acostumbra este Atlético en las últimas jornadas, la calidad futbolística del líder dejó bastante que desear en varias fases de un partido que, muy a pesar de los canarios, volvió a decidir un Antoine Griezmann que aportó el punto de alegría necesario y ausente.

La fiabilidad de este Atlético, discutida por momentos con la estética, se manifestó de nuevo en tierras insulares. Los primeros compases, más vistosos y atrevidos que el resto del encuentro, regalaron al espectador ocasiones en ambas áreas, mostrándo a los de Simeone algo más peligrosos de cara a portería, hasta que pasado el primer cuarto de hora, Filipe Luis se encargó de materializar esta sensación de amenaza con un buen disparo llegando desde segunda línea.

La superioridad era visible. Contrastando la carencia artística apareció el rigor táctico y el orden en el centro del campo, dirigido por un buen Gabi, ante el que terminaría cayendo el conjunto local, intermitente ante un rival superior pero presente en más de una ocasión entorno a los dominios de Jan Oblak, sobresaliente una tarde más.

El discurso se modificó durante el segundo acto, o al menos eso intentó Simeone. En busca de la belleza futbolística, del fútbol de toque y filigranas y de un espectáculo decente, el técnico argentino introdujo a Ferreira Carrasco, en un estado de forma envidiable, con el objetivo de establecer una sociedad triunfadora junto al galo Griezmann.

La intervención técnica volvió a resultar efectiva y beneficiosa, como es de costumbre, y la magia del belga aportó mayor exactitud y precisión al orden colchonero, el cual seguía reflejando una superioridad destacada pero no decisiva, puesto que ciertos detalles de permisividad defensiva autorizaron el peligro canario, el cual pudo hacerse efectivo a manos de Roque Mesa, protagonista de la más clara ocasión amarilla, la cual pudo haber cambiado el rumbo del encuentro.

Lejos de establecer el empate y modificar de forma decisiva el resultado, el disparo de Mesa terminó marchándose fuera tras lamer el poste, manteniendo la victoria rojiblanca, la cual se vería ampliada en la jugada siguiente.

La falta de acierto local aprobó el estoque madrileño. Ajustado y preciso como pocos, Griezmann fue el encargado de engordar la diferencia reflejada por el marcador y su propio casillero personal con dos buenas jugadas de tiralíneas que le dejaron solo ante el meta.

Haciendo alarde de la efecitivad rojiblanca durante todo el curso, el francés resolvió y maquilló un resultado que, aunque justo, no refleja la falta de chispa en el juego visitante. Escudándose en su eficiencia goleadora y el rigor táctico defensivo, el Atlético de Madrid termina una nueva jornada como líder a expensas de lo que haga el Barcelona y a pesar de esconder la mejor de sus versiones.

Lejos de su mejor rendimiento, el conjunto de Simeone sigue dejando ver que lo mejor está por llegar. El respetable espera, paciente, pero comienza a demandar más espectáculo. Es lógico, acostumbrados a lo bueno, no pueden esperar menos.

Ficha técnica:

0 – UD Las Palmas: Javi Varas, David García, Aythami, Garrido, Castellano, Vicente Gómez, Roque, Tana (Araujo, min.80), Viera, Willian José y El Zhar (Mubarak, min.66).

3 – Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis; Gabi, Saúl, Koke, Augusto Fernández (Thomas, min.66), Griezmann y Vietto (Carrasco, min.62).

Goles: 0 – 1, min.17, Filipe Luis; 0 – 2, min.69, Griezmann; 0 – 3, min.89, Griezmann.

Árbitro: Vicandi Garrido (C. Vasco). Amonestó a Augusto Fernández (min.40) y Giménez (min.71) por parte del Atleti.

También te podría gustar...