Setién y la UD Las Palmas separan sus caminos

Se terminó. Después de varios meses de negociaciones, de filtraciones de la prensa y de desavenencias en público, Quique Setién y la UD Las Palmas han acordado no continuar con su vinculación cuando termine el contrato del técnico cántabro en junio.

Atrás queda una temporada y media en la que el conjunto amarillo ha brillado con luz propia en la competición doméstica y ha desplegado un juego de toque capaz de rivalizar con los dos grandes privilegiados de la liga española. El legado de Setién incluye además una lista de jugadores que han mejorado sus prestaciones exponencialmente desde la llegada del técnico santanderino. Roque Mesa, Vicente Gómez o Tana han alcanzado un nivel que no ha dejado indiferente a nadie, de hecho los dos primeros han llegado a sonar para ir convocados con la Selección Nacional. Otro como Jonathan Viera, a pesar de ser un jugador de calidad ya contrastada, ha alcanzado la excelencia durante la etapa de Setién.

En su legado queda también haber profesionalizado más al conjunto insular. Desde su llegada, el equipo presidido por Miguel Ángel Ramírez ha cambiado la organización de las pretemporadas, ha mejorado el césped del estadio y ha cortado con mucha más severidad los casos de indisciplina de los jugadores. Este afán por mejorar y cambiar algunas dinámicas del club ha sido el detonante de los desencuentros entre Quique y la Dirección Deportiva de la UD Las Palmas. Por un lado un entrenador estricto, disciplinado y metódico que ha querido implantar una metodología de trabajo concreta y férrea. Por otro lado un club acostumbrado a tener técnicos que se limitaran únicamente a entrenar a los jugadores y alinearlos cada jornada de liga.

Esta combinación ha terminado por explotar y en consecuencia la UD Las Palmas deja ir al mejor entrenador que ha tenido en este joven siglo XXI y Setién abandona el club en el que se ha labrado un nombre a nivel nacional que le ha permitido hasta sonar como recambio de Luis Enrique en el FC Barcelona.

A partir de junio el conjunto insular intentará, en boca de su presidente, encontrar un entrenador continuista con la filosofía que ha absorbido la UD Las Palmas estos meses y que define bien el estilo de juego de un archipiélago acostumbrado a ofrecer al fútbol jugadores excelsos en calidad técnica. Setién por su parte tendrá que decidir dónde empezar un nuevo proyecto y demostrarse a sí mismo que es capaz de construir fuera de Gran Canaria el juego exquisito con el que ha maravillado a un país entero.

Los meses próximos sé aclarará si ambas partes cometieron un error al no conseguir llegar a un acuerdo mutuo o si por el contrario la ruptura ha sido la decisión más inteligente. La realidad es que el fútbol español en general y el canario en particular serán un poquito menos atractivos a partir de verano.

Lisandro Cabrera

Buscando mi lugar en esta profesión.

También te podría gustar...