Las Palmas y su temporada de más a menos

Un inicio prometedor permitió a la UD Las Palmas estar en lo más alto de la clasificación durante las primeras jornadas. Goles, buen juego, solvencia, eficacia en defensa… y más detalles llamaron la atención de cualquier aficionado al fútbol español. El tiempo fue pasando, y la temporada ha quedado marcada por una segunda vuelta con malos resultados. Se logró la permanencia sin sufrir, pero el estar en tierra de nadie gran parte del año ha dejado un pequeño mal sabor de boca en la afición canariona. Aunque quizás, lo peor de todo no es solo esto, sino que desde hace meses se sabe que Quique Setién no va a seguir al frente del conjunto canario la próxima temporada.

Cualquier tiempo pasado fue mejor

Una frase con la que en estos momentos se puede identificar cualquier seguidor de Las Palmas. No por el hecho de dejar de luchar por cosas importantes demasiado pronto, sino por la imagen ofrecida los últimos meses. Después de sufrir mucho el año pasado mientras el equipo no despegaba de la zona de abajo, esta temporada se presentó con mucho optimismo cuando un equipo con caras nuevas como Livaja o Boateng, destacó sobre Mestalla y goleó al conjunto ché. Los nuevos fichajes marcaron, acompañados por el núcleo de jugadores básicos para el equipo que también brillaron (Viera, Vicente Gómez y Roque Mesa).

Lo que faltó en su primer año tras el ascenso, esta temporada llegó con facilidad. El gol. Se estrenaron en casa goleando también al Granada con cinco dianas. En Sevilla marcaron pronto y fueron remontados al final del partido no sin polémica. La primera derrota del año no pesó en unos jugadores completamente motivados y con ganas de llegar lejos.

Jugar fuera de casa, la asignatura pendiente

Sin duda es una de las causas principales por las que la UD Las Palmas se quedó estancada en la zona media. Comenzó jugando la temporada como visitante y venció con todas las de la ley en Mestalla. Y hasta ahí en cuanto a triunfos a domicilio se refiere. Desde entonces nunca más logró volver con tres puntos en el bolsillo de la península. A punto estuvo de hacerlo en el Pizjuán en su segunda salida, pero después de aquello, se inició una larga racha que a día de hoy no ha acabado. No solo fue mala en resultados, sino que desde el primer momento comenzó a notarse una diferencia abismal de cuando el equipo amarillo jugaba fuera o ante su público.

La primera debacle como visitante tuvo lugar en la tercera salida. Cuatro goles cayeron en Anoeta en un horrible partido donde todo salió mal. Se habló de pequeño tropiezo, de un ligero bache… Pero cada vez que Las Palmas jugó de visitante las cosas fueron a peor. Principalmente por sus malos inicios, donde salieron poco enchufados, dando facilidades al rival. Así de complicados se le pusieron partidos como el de Osasuna, Villarreal o Betis. Entre estos partidos hay que resaltar que los hombres de Quique Setién en casa rindieron muy bien, y mantuvieron a la escuadra canariona acechando la zona europea.

La temporada se ha cerrado con siete derrotas consecutivas a domicilio. Estadio que visitaron, territorio donde cometieron errores que impidieron a toda costa sacar algo positivo. El dato es demoledor, y es que en las últimas siete salidas encajaron veintidos goles y solo hicieron seis (ninguno de ellos en las tres últimas salidas). Para la historia quedará el que fuera el mejor partido como visitante del año. Las Palmas visitó el Bernabéu, y supo dominar y meter tres goles al líder de la liga. Se llegó a poner 1-3, y tristemente en el arreón final los blancos lograron rescatar un punto. Un empate a tres goles memorable fue lo último que lograron los canarios jugando lejos de la isla.

Un equipo sólido de local

Hay que destacar el curso realizado por la UD Las Palmas como equipo local. El Estadio de Gran Canaria no fue conquistado hasta la segunda vuelta, donde la Real Sociedad tuvo el honor de ser el primer equipo que lo consiguiera. Hasta entonces incluso el Real Madrid que ya pasó por allí, no se llevó la victoria.

Se cerró la primera vuelta con un balance de cinco victorias y cinco empates. La segunda fue más complicada, y tras el conjunto vasco llegaron equipos como el Sevilla, Atlético de Madrid o Barcelona que lograron llevarse los tres puntos. En total son cuatro derrotas como local, lo que le sitúa como uno de los mejores equipos en casa.

Dudas en la portería

Javi Varas ocupó la portería gran parte de la temporada. Pero varios errores, empezando por la primera derrota en casa, le trasladaron al banquillo, siendo el momento de Raúl Lizoaín. Ninguno de los dos ha terminado de convencer a la afición. Solo se quedó la puerta a cero en cinco ocasiones, por lo que será un aspecto a mejorar de cara al año que viene.

Errores en defensa

Claves, sobretodo en el tramo final de la temporada. Malas cesiones, despejes fallidos, pases imprecisos… muchos goles han llegado por este motivo. El capitán David García ha tenido menos protagonismo este año en el eje de la zaga. Bigas y Lemos han sido más decisivos con sus goles que con su aportación defensiva. Los que más han cumplido son los laterales titulares Míchel Macedo y Dani Castellano, siempre fueron una referencia en ataque. Este último podría no continuar en las filas canarias.

El centro del campo donde todo ocurre

Bien es sabido que prácticamente todo el juego ofensivo de los canarios pasa previamente por las botas de Roque Mesa o Vicente Gómez. La ausencia de este último durante la parte final de la temporada ha sido clave. Recientemente ha sido operado de una hernia y hasta Agosto no tendrá el alta. Mención también para Hernán Santana. Sin apenas minutos el curso pasado por culpa de las lesiones, este año se le ha ido viendo un poco más y ha llegado a ser titular en varias ocasiones.

Calidad en ataque, pero se buscan delanteros puros

No será por nombres, pero la falta de un delantero goleador se ha notado este año en Gran Canaria. Al final han sido hombres como Viera o Boateng los goleadores del equipo. Livaja comenzó bien el año pero se fue desconectando hasta no aportar nada en el campo. Llegó Jesé en el mercado invernal para reforzar la línea de ataque y todo siguió igual. Araujo finalmente abandonó las filas del club sin sitio en el once. Aprueban con nota los mencionados Viera y Boateng. El primero por destacar en cada partido con acciones de calidad, su visión de juego, y su acierto de cara al gol. El segundo por adaptarse al cien por cien y ganarse la titularidad cuando fue una verdadera sorpresa su fichaje por Las Palmas. Es tal su compromiso que recientemente ha renovado por tres años más con la entidad canaria.

Una marcha anunciada

Entre jornada y jornada siempre hubo algo que preguntarse. ¿Renovará Quique Setién? Desde el principio se especuló con la falta de entendimiento entre directiva y técnico, y después de muchos meses se anunció lo que todos sabían. Quique Setién cierra su etapa como entrenador de Las Palmas habiendo hecho un lavado de cara absoluto. Cogió un equipo hundido en la tabla y sin pólvora, y en pocos meses logró la permanencia a base de ganar partidos fuera de casa y jugando bien. La filosofía fue la misma este año, pero nadie puede saber qué ocurre dentro del vestuario, y desde el anuncio de la marcha del entrenador cántabro, el equipo se desmoronó en la tabla pidiendo a gritos el final de la temporada.

Las Palmas acaba el año con cinco derrotas consecutivas en una temporada irregular. Toca reforzar el equipo y buscar un entrenador que sepa dirigir a un grupo de futbolistas con calidad de sobra. La tercera campaña seguida en Primera dará comienzo en unos meses, con un equipo renovado, descansado y lleno de ilusión por ir mejorando año a año.

Javier Martín

Periodista. La UCM lo confirma. Apasionado del fútbol, especialmente de los equipos de los que apenas se habla a no ser que jueguen contra quienes vosotros sabéis. Seguidor constante del Calcio y la Premier League. Ahora mismo, currando en Globomedia y escribiendo en amarillo (que no amarillismo) sobre el Cádiz y Las Palmas para "Los otros 18" y lo que surja.

También te podría gustar...