2016, un año de ensueño para el representativo canario

Con el año 2016 a punto de finalizar, los aficionados de la UD Las Palmas pueden afirmar sin temor a equivocarse que estos 12 meses han sido uno de los mejores futbolísticamente hablando de los últimos 25 años del conjunto grancanario.

El conjunto dirigido Quique Setién termina 2016 en una cómoda décima posición en la tabla, más cerca de puestos que den acceso a competición europea que del descenso y con una atractiva eliminatoria de copa contra el Atlético de Madrid en el horizonte.

Si este 2016 debe tener un nombre propio dentro de la institución insular, ese es el de Quique Setién. El técnico cántabro, que ahora mismo tiene una propuesta de renovación sobre la mesa, ha llevado a los amarillos a la exquisitez futbolística imprimiendo en el juego de sus pupilos un sello de toque y de mimo al balón que le ha servido incluso para sonar como técnico de la selección española.

La UD Las Palmas a día de hoy es, por mérito propio, uno de los conjuntos que mejor juega al fútbol en España. Después de más de 4 meses de competición doméstica sigue invicta en su estadio, habiendo recibido entre otros equipos al Real Madrid. Jugadores como Jonathan Viera, Roque Mesa, Bigas o Vicente Gómez están sonando para ser convocados por España mientras que desde Ghana se empieza a plantear la vuelta de Kevin Prince-Boateng después de su expulsión por temas disciplinarios.

La UD Las Palmas comenzaba 2016 ya bajo las órdenes del técnico cántabro que, después de unas semanas de duda, comenzó a ver reflejado en el juego de sus jugadores el estilo de toque que le ha reportado las alabanzas que acompañan a los futbolistas del conjunto insular. La escuadra grancanaria fue capaz de salvarse con varias jornadas de antelación y sin pasar apuros, algo que parecía imposible después del inicio desastroso que tuvo a las órdenes de Paco Herrera.

Con la llegada del verano sucedió uno de los momentos más importantes del año, Juan Carlos Valerón tomaba la decisión de colgar las botas de forma definitiva y pasar a formar parte del cuerpo técnico. Además esas fechas estuvieron marcadas por el baile de nombres que aparecieron en la prensa. Quique Setién firmó la renovación a pesar de la insistencia del Betis en  llevárselo a Sevilla, Roque Mesa estuvo con un pie y medio en el conjunto de Nervión para finalmente quedarse en Gran Canaria y Boateng rompió con todas las expectativas de los aficionados amarillos al firmar por el equipo presidido por Miguel Ángel Ramírez.

La llegada del internacional ghanés a Gran Canaria supuso una bomba mediática inesperada en el panorama internacional y como afirmaba el presidente grancanario “ha sido el fichaje más importante de la historia de la UD Las Palmas”. Aunque a priori existieron dudas de su rendimiento y de su compromiso, el habilidoso centrocampista ha ido demostrando con el paso de los meses que su profesionalidad está fuera de toda duda y que su fichaje por la UD Las Palmas ha sido para volver a sentirse futbolista y no para retirarse como se apuntaban desde diferentes fuentes.

Boateng cierra el año siendo el máximo goleador del conjunto insular, habiendo dejado dos goles espectaculares en las retinas de los aficionados grancanarios. El primero, el que le metió al Valencia en su debut con un testarazo inapelable desde fuera del área. El segundo, el que anotó en El Madrigal de tijera en el que puede ser uno de los goles de la temporada.

El inicio de la liga fue fulgurante encadenando dos victorias seguidas en las dos primeras jornadas y desplegando un juego que ha maravillado a propios y a extraños. Desde entonces los canariones se han mantenido en una posición cómoda en la tabla clasificatoria, más cerca en todo momento de Europa que de la salvación, que es el objetivo marcado para esta temporada.

Fieles a su filosofía, esa que les ha llevado en un año a estar en boca de todos los amantes del fútbol en este país, la UD Las Palmas de Quique Setién afronta el 2017 con la ambición de seguir desplegando ese juego vistoso y de toque que caracteriza al jugador canario y por qué no, dar un golpe sobre la mesa e intentar hacerse con un puesto que de acceso a competición europea para devolver a sus aficionados esa ilusión que perdieron después de más de 10 años de mediocridad y sufrimiento por las catacumbas del fútbol español.

Lisandro Cabrera

Buscando mi lugar en esta profesión.

También te podría gustar...