Real Betis – Girona FC: Crisis, what crisis?

En los primeros años de la crisis económica, uno de los reporteros del genial y memorable programa ‘Caiga quien caiga’ sorprendió a José Luis Rodríguez Zapatero regalándole un disco de la banda británica Supertramp. Se llamaba ‘Crisis, what crisis?’ y el gesto suponía una sutil crítica al hecho de que el expresidente del Gobierno no reconociera el comienzo de la recesión. Puede que Betis y Girona, a solo unas horas de enfrentarse, estén escuchando este álbum. Unos para convencerse de que pasan solo una mala racha, otros para sacar pecho ante el fantástico momento que viven.

La situación del Girona es de todo menos crítica. Este recién ascendido, debutante en Primera División, está regalando momentos brillantes a los amantes del fútbol humilde. Con un estilo sencillo, pulido desde hace varias temporadas por el técnico Pablo Machín, el cuadro catalán se ha acomodado en la zona media de la clasificación, ha sumado diez de los últimos doce puntos en juego e, incluso, ha sido capaz de doblega a todo un Real Madrid.

El juego del Girona no sorprende a quienes hayan seguido un poco su reciente trayectoria. La defensa con tres centrales es inquebrantable, dos carrileros muy largos, presión y contragolpe. Su verticalidad le hizo rozar dos veces el ascenso. A la tercera fue la vencida. Actualmente, el modesto campo de Montilivi alberga partidos de Primera y un convenio con el Manchester City busca asegurar un futuro prometedor. En el Benito Villamarín, el Girona de Pablo Machín (fútbol de autor) quiere prolongar su racha.

Sentado en el banquillo del Betis se encuentra un viejo conocido del equipo gerundense. Es paradójico que Quique Setién no fuese capaz de ganar nunca al Girona y, sin embargo, forme parte de uno de los episodios más dramáticos del club catalán. El Lugo entrenado por el cántabro aplazó el ascenso del Girona con un gol en el descuento de la última jornada de Liga. Tres temporadas después, Setién trata de imponer su método en un Betis que ilusionó en los primeros encuentros y que en las últimas semanas ha transmitido dudas. El pasado lunes, encajó una sonrojante derrota (5-0) frente al Eibar que le obliga a recuperar buenas sensaciones delante de sus aficionados.

Una derrota del Betis, que es noveno en la tabla, sembraría más incertidumbre. No ganan los verdiblancos desde hace un mes, cuando se impusieron al Alavés. Desde entonces, han cosechado un punto de nueve posibles. Sus tres rivales desde el último triunfo (Espanyol, Getafe y Eibar) hacen apuestas similares, cada uno con sus matices, al Girona: defensas intensas, repliegues, robos y contragolpes veloces. El partido supondrá una nueva y exigente prueba para un Betis que quiere ser abanderado del fútbol de posición y toque.

Está por ver cómo recompone su once Setién tras la goleada encajada en Ipurúa y ante la importante cantidad de bajas. Los dos centrales titulares del Betis, Feddal y Mandi, son baja por lesión y sanción y Campbell tardará en recuperarse. Machín tampoco podrá poner en liza su alineación de gala por culpa de las ausencias de Pere Pons, Bernardo y Alcalá.

Posibles alineaciones:

Real Betis: Adán; Barragán, Jordi Amat, Tosca, Durmisi; Javi García, Boudebouz, Guardado; Joaquín, Tello y Sanabria.

Girona FC: Bono; Juanpe, Ramalho, Muniesa; Maffeo, Timor, Granell, Aday; Borja García, Portu y Stuani.

Árbitro: Del Cerro Grande (Madrid).

Estadio: Benito Villamarín, 18.30 horas.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...